Translate

sábado, 16 de marzo de 2013

sabbat

Me encantan los sábados! Vaya sorpresa, y a quien no? quien es el listo que se atreve a decir que no le gustan los sábados?

Pasar el día comprando, limpiando lavando ropa y atendiendo a más responsabilidades en casa es genial, o no? Los sábados antiguamente era sagrado para los judios, sabbat, era el día del Señor, los hebreos no podían hacer nada, no podían trabajar, ni cocinar; estaban obligados a descansar, literalmente. ¿A quien no le gustaría que le obligasen a descansar? Pues a mi desde luego que no. Recuerdo cuando estaba de baja el último mes de embarazo, mi obligación a parte de asistir día sí día no a la visita médica, era descansar. Me fastidia que me obliguen a hacer algo. Me levantaba y hacía faenas del hogar, salía a caminar hasta que los pies me dolieran, hacía muchas cosas que no podía hacer. Ahora pienso en lo tonta que fuí, pudiendo estar todo el día estirada en el sofá cuidándome y haciendo nada sin que nadie me critique. Ahora entiendo que cuando Dios apartó un día para el descanso absoluto del cuerpo y del alma solo lo hacía por el bien y la salud de su pueblo. Ese tipo de cuidado me encanta!