Translate

jueves, 29 de diciembre de 2016

Adiós al ayer, hola al mañana. Bienvenido 2017!

Llevo días esperando a que llegue la inspiración para escribir el último post del año, pero no llega,  así que decidí buscarla.

Podría iniciar como esa canción de Marco Antonio Solis, navidad sin ti, "otro año ya se ha ido, y muchas cosas han pasado, algo hemos aprendido y algo hemos olvidado". Cuanta razón.

Hace un mes o así,  publiqué un post en Facebook tachando este año como uno de los peores que recuerdo, y creo que fui muy injusta con él,  y no lo digo porque esté a punto de morir,  sino porque uno de los pilares que me mantiene en pie es ser una persona agradecida,  he aprendido a dar gracias a Dios por todas las cosas,  aunque no me parezcan buenas, aunque no me parezcan justas,  pero todo en la vida sucede por algo,  y si no lo ves ahora,  lo verás luego.

Mi año fue así: en enero me quedé sin pareja y empecé mi formación como coach,  en febrero fuimos a la nieve, regalo de mi ex novio para mi hija,   en marzo gran viaje a Roma,  para celebrar nuestros cumpleaños (el de la cuca y mío) donde conocimos a personas fantásticas, en abril por fin empezó a hacer menos frío y lo veía todo más cálido,  en mayo las cosas empezaron a ir mejor,  en junio llegó el verano,  y conocí a un grupo fantástico de personas en amigosbarcelona(Carol, Mos, Alan, Luthor, Dan, Jou, Marisa, Lemur y demás), también conocí a mis chicos del clan, son geniales y somos un verdadero clan, en julio fui al conciertazo de Mark Anthony,  en agosto estuve en el hospital haciendo pruebas (que por cierto, salieron muy bien), luego nos fuimos de vacaciones a Enveig y Andorra,  y una semana después a Madrid,  al campamento de jóvenes de la iglesia, simplemente genial,  septiembre y la vuelta al cole,  tardé un mes en hacerme de nuevo con la rutina y así pasó octubre,  en noviembre tuve un bajón importante y cambié la interpretación de los acontecimientos, pude cambiar el chip y verlo todo desde otro prisma, y eso que ya había terminado mis estudios como coach, y llegó diciembre.  Así de rápido. Así de simple.

Me han pasado cosas maravillosas,  y cosas muy duras,  pero he disfrutado de lo bueno y he sufrido y superado lo malo.
Y lo mejor es que acabo este año feliz,  con ganas de empezar el que quiero que sea el mejor año de mi vida, el año que recordaré por siempre.

Se abre un nuevo horizonte ante nosotros,  llénalo de ilusión y de colores,  reparte felicidad y sé feliz. 

Os deseo a vosotros lo mismo. Y eso es todo por este año,  y como me aconsejó un amigo,  que come san jacobos a las 1.34h,  entradas más cortas y más seguidas.
Gracias a todos por formar parte de este fantástico año, y gracias a los que se han ido de mi vida,  y espero que los que estén en la puerta se decidan,  o entran o salen.

Que sea un año de paz, alegría y buenas noticias,  y que todo lo que surja lo podamos solucionar. Amén.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Historias de amor jamás contadas n*4

Era un viernes de madrugada,  habían ido a cenar como casi todos los viernes desde que estaban juntos en aquella relación todavía por definir. Esa noche a ella le había apetecido tapeo y vino tinto,  estuvo todo el día de buen humor, como casi todos los viernes desde que se habían conocido seis meses atrás.

Habían hecho el amor como cada vez que se encontraban, de manera consciente y apasionada,  y ahora,  exhaustos después de la segunda vez de la noche,  descansaban abrazados. 

Ella para dormir siempre le daba la espalda,  él la abrazaba cálidamente, y siempre se dormía antes,  excepto esa noche.

Él estaba pensativo,  y ella percibía cierta intranquilidad,  era extraño,  porque cuando estaban en la cama,  no existía nada más.  De repente, cuando ella estaba a punto de quedarse dormida,  él se acerca a su oído y le dice: estoy enamorado de ti y te quiero...

Esas palabras inundaron toda la habitación,  se hicieron densas y se colorearon por sí misma,  cambiantes de luz a oscuridad y nuevamente a luz.

Ella se volteó y le dijo- no,  no estás enamorado de mi y no es verdad que me quieras.

Entonces por qué no puedo sacarte ni un minuto de mi cabeza? -respondió, mirándola a los ojos.

Eso es porque te gusto mucho,  soy un encanto - dijo sonriendo- pero eso no significa que estás enamorado cariño. Y mucho menos que me quieras.

Ah no? Entonces porqué me siento desgraciadamente solo cuando pienso en que esto que tenemos algún día se puede acabar? - dijo él.

Ella sintió una ternura profunda hacia él,  era la primera vez que exponía sus sentimientos en seis meses,  la primera vez que hablaba de amor.  Ella cuando se conocieron estaba ilusionada y feliz,  sintió crecer en su corazón ese sentimiento hermoso,  pero al ver su actitud,  se disfrazó de frialdad,  cada vez que un "te quiero" asomaba a sus labios,  se lo tragaba con amargura,  tenía miedo de ser rechazada otra vez,  sentía miedo de que él confundiese  esas muestras de amor con debilidad, no podía soportarlo nuevamente.  Al ver que él abría su corazón,  sintió aún más miedo.

- Te sientes solo porque empiezas a imaginar cosas!  Y empiezas a llorar antes de que te den el palo. Además estoy segura que en cuanto nos dejemos de ver tardarás una semana en sustituirme por otra.

Él puso una expresión seria,  casi como de enfado,  aunque se contuvo bastante.

- cuando te beso el tiempo se detiene,  necesito tu risa para llenarme de energía.  Eres lo último que pienso por la noche y lo primero de la mañana, dormir a tu lado me tranquiliza.  Todo está bien cuando estamos juntos. Quiero estar siempre contigo.

- Ya deja de decir tonterías,  tienes fiebre o algo? - dijo ella de manera teatral.

Por qué cuando escucho tu risa es como el más perfecto de los amaneceres,  como esa luz del sol dentro de mi,  no puedo evitar reír,  ahogándome en esa felicidad,  sería capaz de convertirme en payaso para escuchar esa risa. -siguió él- cuando te veo quiero correr a abrazarte como si me fuera la vida,  y cuenta las horas para volver a verte como un tonto,  y te llamo con cualquier excusa,  solo para oír tu voz.

Insisto, no estamos enamorados- dijo ella con voz muy floja.

Ella ya no podía resistir todas esas expresiones de amor,  nunca imaginó que él sintiera todo eso.  Empezó a atar cabos.  Cada vez que le llevaba el desayuno a la cama,  la acompañaba a casa,  escuchaba pacientemente sus quejas de trabajo y la abrazaba muy fuerte, cuando la llamaba por tercera vez para confirmar si habían quedado o no,  en vez de enviar un mensaje,  esas charlas de madrugada sobre sus sueños e inquietudes,  cómo le acariciaba el pelo por la noche mientras dormía,  y la primera sonrisa al despertar,  esa que indicaba la satisfacción de los estar a su lado.  En aquel momento lo supo.

Hubo un silencio de unos diez segundos que pareció una eternidad.

Entonces no quieres pasar el resto de tu vida conmigo? -preguntó él con voz muy suave y tierna.

Por supuesto que sí -Dijo sonriente ella,  acercándose más a él,  sintiendo su calor, y la paz que solo hallaba en sus brazos, se fundieron en un abrazo, acompasando los latidos de sus corazones como si fueran uno solo. 

miércoles, 26 de octubre de 2016

Cambia la interpretación

El sábado cuando me levanté para ir a clases,  llovía y llovía.  Estaba muy cansada y sólo quería dormir,  aunque había dormido bastante bien,  sobretodo después de recibir un mensaje de buenas noches cuando ya estaba durmiendo,  el mensaje en sí era muy simple, pero venía de una persona especial,  normalmente esos mensajes no me despiertan,  ya que por la noche me pongo en "modo avión" algo que aprendí de una persona muy sabia;  el caso es que me dormí tan repentinamente que no me acordé del móvil ni de nada,  de hecho,  cuando oí la vibración del mensaje seguida del tono,  pensé que era el despertador,  inmediatamente me dije: no puede ser,  acabo de acostarme ahora mismo (sólo había pasado una hora) al ver el mensaje y la hora,  me alegré en el alma,  tenía toda la noche para dormir,  estaba tan contenta que respondí el mensaje medio dormida, con beso de buenas noches y todo,  sólo eran las 00.34h.

Por la mañana me metí en la ducha para despejarme,  y mientras ponía azúcar en el vaso-termo supercuco que tengo,  empecé a tararear "con un poco de azúcar esas píldoras que os dan, píldoras que os dan,  pasarán mejor...", empecé a reír sola, como suele hacer muchas veces,  y como estoy haciendo en este momento. Vino a mi mente una frase poderosa que aprendí en clases de coaching: Cambia la interpretación.

Debía salir de casa el sábado por la mañana,  no tenía opción,  además me levanté para ello,  y todo lo que iba haciendo era en esa dirección.  Con qué actitud debía afrontarlo?  Si no puedo cambiar la situación actual,  tiene sentido estar triste o enfadada?  En qué medida depende de mi que llueva o no?  El hecho de que llueva y no quiera salir de la cama quiere decir que vaya a tener un mal día?

De ninguna manera.

Me acordé de mi sobrino cantando la canción: oye,  abre tus ojos,  mira hacia arriba,  disfruta las cosas buenas que tiene la vida!

Tenía preparado el café,  salí de casa a toda prisa,  en una bolsa de esas monas de plástico duro llevaba la carpeta,  unos zapatos de recambio por si acaso,  y mi precioso bolso verde dentro;  había olvidado las galletas para desayunar,  y fue entonces cuando se me ocurrió comprar un cruasán de chocolate,  tuve que caminar diez minutos hasta el bus, pero estaba contenta.  Fui consciente de que podía elegir la interpretación que daba a esa situación,  y elegí tener un buen día,  lleno de pensamientos positivos y con una sonrisa. 

Tenía un paraguas,  café,  cruasán de chocolate,  cosas que hacer,  salud y alegría y, encima,  caía una preciosa lluvia que venía desde el cielo para limpiar el aire de la ciudad.  La  vida es bella.

Si no te gusta la situación,  cambia tu interpretación sobre ella,  y verás como todo cambia.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Historias de amor jamás contadas n* 3

A medida que se acercaba la hora de partir,  ella iba sintiendo como su corazón se desgarraba hasta romperse en dos partes,  una se la llevaría él con su partida, la otra sólo podría subsistir con la esperanza de volver a unirse con la mitad que le faltaba.

Iban en un taxi camino al aeropuerto, ella miraba de reojo por la ventana,  no quería que él viera sus ojos aguados, y no quería mantener contacto visual, porque se iba a perder otra vez en el bosque de sus ojos,  cuando de repente él le dijo: -No se vale estar triste.- la conocía tan bien que podía sentir exactamente lo mismo que ella,  ese dolor inexplicable.

En ese momento se le escaparon dos lágrimas tibias y saladas,  las cuales apresuró en secar y sonreír,  entonces sí vio su mirada,  luminosa,  y pensó que por qué no podía vivir en esos ojos. Recordó esa canción de Amaral, "si pienso en ti siento que esta vida no es justa,  si pienso en ti y en la luz de esa mirada tuya".

Se le escapó un suspiro profundo, como si su corazón necesitara aire  para aliviar su dolor. -No vale suspirar princesa.

Sonrió, y al hacerlo ella, lo hizo él también.  - Necesito tu sonrisa como un sediento en el desierto.  Eres mi agua princesa.

Al llegar al aeropuerto se despidieron durante una hora,  besos tiernos,  pausados, apasionados y también tranquilos.  Sinceramente se amaban, si era verdad que existían las almas gemelas,  ellos se habían encontrado, pero ella sabía que era el tiempo equivocado,  la manera equivocada y la distancia equivocada.  Así que en su corazón, la mitad que aún le pertenecía,  le dijo un adiós para siempre, aunque sus últimas palabras mirándole a los ojos fueron,  adiós mi amor, te quiero.

Todos los recuerdos
Al llegar a casa lloró toda la tarde,  lloró por la noche hasta quedarse dormida y a la mañana siguiente lloró más aún.  Tenía el teléfono en modo avión,  por lo que no vio las 20 llamadas perdidas ni los mensajes de quien fuera el amor de su vida.  Se levantó,  débil,  le faltaba energía y tenía el corazón roto en mil pedazos.  Era el momento de decirle la decisión que había tomado,  después de haber pasado el mejor fin de semana de sus vidas,  y después de meses y meses de vivir borracha de amor,  literalmente.

El dolor de la última separación había sido determinante,  no podía seguir viviendo así,  pasaban de la euforia de la espera, el subidón de estar juntos a la muerte de la separación.

Cuando por fin contestó al teléfono,  su voz se entrecortaba por el dolor. - Mi amor,  no podemos continuar y no tengo valor para decírtelo a la cara,  no podría, lo sabes - lágrimas empezaron a inundar su cara y sus palabras parecían incoherencias- no podemos seguir,  lo sabíamos desde el principio.  Y te quiero con toda mi alma.

-y yo a ti, eres mi mundo. No me dejes solo.

Ella sintió que se moría,  pero no había marcha atrás.  La decisión estaba tomada.

En su silencio él pudo entender que ya no había nada que hacer, ella en su corazón ya lo había dejado marchar.

- Está bien mi amor- le dijo con voz muy suave- todo va a estar bien.  Pero nunca olvides que te amo con todo,  con todo lo que soy,  no lo olvides,  y tampoco olvides que conocí el amor gracias a ti.  Eres maravillosa,  simplemente maravillosa.

Dicho todo esto,  colgaron. 

Jamás se han vuelto a ver, ambos han seguido subsistiendo.  A veces ríen con otras personas,  han seguido adelante como han podido.  Pero nadie nunca sabrá jamás,  ese amor tan grande y tan profundo que llevan dentro,  que tan sólo con un roce se despertaría el volcán que vive dormido dentro de ellos. 

Nadie sabe como acabará la historia. Ella a veces se queda en silencio mirando al infinito,  recordando y, en el fondo,  esperando a que regrese,  como esa canción de La oreja de van gogh,  mil rosas para mi...

Él,  tras superar una depresión, rehizo su vida con una persona afín, pero algunas noches, bueno, todas las noches,  cuando está en la cama a punto de dormir,  no puede evitar susurrar de manera imperceptible "Buenas noches princesa", llevando en su pecho el recuerdo de ese amor,  que no morirá nunca.  A veces se acuerda de ese bolero que dice: si tú me dices ven, lo dejo todo.

Y al escribir esta historia yo recuerdo esa canción que dice: y así pasarás la vida entre risas y alegría... ay, la vida.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Estafa romántica.

La historia que os quiero compartir hoy no me la ha explicado nadie,  me ha pasado a mi. 
El lunes me empezó a hablar un hombre vía Facebook,  atractivo podría decirse,  me dijo que estaba buscando a un amigo en la red social,  vio mi foto y se quedó impactado por mi belleza,  normal -pensé. 
Me contó que era un general de la marina americana y que estaba destinado en misión de paz en Afganistán,  desgraciadamente su amada esposa y su hija habían muerto en un accidente de tráfico,  menos mal que su hijo Mark no iba en el coche,  no tenía padres,  y su única familia era su hijo,  quien vivía en un internado en el sur de África. 
Todo esto muy bien explicado,  yo sentí una pena terrible por el accidente y por su hijo.  Entonces empezó a preguntarme cual era mi color favorito,  si estaba casada,  si tenía hijos,  a que me dedicaba y tal.  Yo respondí. Al día siguiente seguimos hablando un poco más,  me preguntó cuales eran mis sueños en la vida,  y me dijo que su sueño se había cumplido al conocerme,  qué romántico,  no?
Al día siguiente Mark, el hijo,  me mandó un email diciéndome lo feliz que estaba de saber que su padre estaba profundamente enamorado de mi y que pronto tendría una familia y una nueva mamá para que tenga cuidado de él.
Al general le hice muchísimas preguntas,  entre ellas que si no tenía miedo por la guerra,  ya que debe ser muy difícil vivir en medio de la guerra.  Me dijo que no,  que por qué iba a temer. Extraño -pensé,  pero bueno.
Mi idea al principio era que este señor estaba en terreno de guerra y que había encontrado un entrenamiento para no pensar en las atrocidades que estaba viviendo allí,pensé en seguirle el juego,  menos en eso de casarnos,  le dije claramente que no quería casarme con nadie, y que me creía poco esas declaraciones de amor,  ya que, sólo hacía tres días que nos conocíamos. Luego de hablar con mi hermana me hizo buscar información y me advirtió de que no me dejara llevar por el cuento triste del pobre viudo, también me dijo que los cuentos de hadas no existen (me lo dice a mi, que he vivido uno fantástico, pero no con final feliz, de momento). Fue entonces cuando empecé a estar alerta.
El niño,  Mark, me escribía cada día un mensaje diciendo que yo era la mamá más dulce del mundo y las ganas que tenía de estudiar medicina para cuidar de su papá y de mi cuando seamos viejos,  que pronto tomaría sus exámenes y después vendría a visitarme,  se moría de ganas!  Yo, por mi parte,  le decía que los esperaba aquí.
El jueves ambos me escribieron,  el general George por un lado diciéndome lo FELIZ que estaba de haberme conocido,  y pidiéndome que por favor me haga cargo de Mark, y el niño por su parte diciendo lo feliz que era realmente de haber encontrado a una mamá como yo.
El viernes,  el general me escribió diciendo que estaba en la zona de guerra,que me extrañaba tanto y tanto,  que no podía esperar hasta el momento de estar juntos,  que no podríamos hablar porque estaría fuera por trabajo. Y el sábado por la mañana llegó lo que esperaba. Tachán!
Un email de Mark diciendo que estaba desesperado, había llorado todo el día y toda la noche porque su padre le había dado una tarjeta de crédito para pagar los derechos de los exámenes, y él, torpemente,  la había perdido. Su padre se encontraba en zona de guerra,  por lo que no podía hacerle el envío de dinero,  550 euros que necesitaba.  Seguido de este email,  otro con los datos del profesor a quien tenía que enviarle el dinero para la matriculación de los exámenes del crío.
Al día siguiente por la mañana se conectó para decirme que ayude a "nuestro" hijo,  ahí yo ya había recopilado toda la información necesaria y sabía perfectamente de lo que se trataba.  Le dije que si tenía acceso a internet, podía hacerle una transferencia a Bismark, apellido del profesor,  que no se preocupe más por los exámenes,  que El Niño iba a ser médico. 
Me puse en modo sermón, que no llorase por unos exámenes, sino que llore por la guerra, por las injusticias de la vida, por tantos niños muertos a manos de las maldigas armas, que llore por la impotencia de no poder hacer nada para que cese tanto dolor... estuve como quince minutos escribiendo de manera automática, pensando, traduce majo, traduce. 
Encontré todo un entramado de estafas románticas, las hay de todo tipo: el que se enamora y es viudo con un hijo, que automáticamente pasa a ser tuyo, y por lo tanto debes ayudarlo en lo que te pida; el que ha ganado un premio de lotería pero no lo puede cobrar y necesita que lo ayudes; el que se enamora locamente, y necesita dinero para una licencia para casarse, o unos trámites en el consulado; el que ha recibido una herencia y quiere ponerla toda a tu nombre, pero debes pagar los gastos del abogado.
Es importante saber que todo esto dicen que es porque te aman y eres el amor de su vida, apelan a la vanidad de las personas, a la sensibilidad y a la voluntad de ayudar, y siempre dicen ser médicos, Generales, arquitectos, o algo que llame mucho la atención; también dicen estar en zonas de guerra o en bases navales prácticamente incomunicados, y necesitan tu ayuda con urgencia, lo tiene todo pensado, y buscan la manera de engañarte en caliente y con plazo de tiempo para que no puedas reaccionar, y si te emboban pues mejor. 
En Facebook hay una página de afectados por esta estafa y de personas a quien han intentado estafar, y van poniendo fotos de los supuestos pretendientes, siempre hombres blancos y de aspecto agradable. 
Aquí abajo dejo la foto del tipo, para que nadie vaya a caer en esta mentira, sé que Bismark estará rabioso por haber perdido el tiempo conmigo, recuerdo que para desquitarme un poco y hacerle leer y traducir, le escribí toda la letra de la canción de Alejandro Fernández "llorando penas", después va y me responde con un emoticono de ojos corazón, que tío. Al cabo de varios días me vuelve a decir que ayude a su hijo, le dije que era muy raro que no había recibido ningún correo suyo, cuando según él, yo soy la mamá más dulce y más encantadora del mundo, y luego añadí que se le olvidó un detalle, que también era una mujer inteligente y difícil de engañar.su respuesta fue: ok. 
Le escribí la siguiente frase "¿Realmente creíste que era tan estupida Bismark?"
Fuiste a dar con la mujer equivocada.

Ahí acabó todo el amor que sentía por mi, todos los sueños de una preciosa casa, todo lo que yo deseara, y que me daría todo lo,que tenía, yo ya le había dicho que no quería nada de nadie, que tengo todo lo que necesito, y no necesito a nadie para conseguir lo que deseo. 





miércoles, 24 de agosto de 2016

Ragú. Cocina tradicional napolitana.

Muchas veces me preguntan por qué me gusta ir a tal o cual sitio o con tal o cual persona.  Qué factores influyen para que quieras repetir? Por qué te gusta tanto ese sitio?

Un día en la clase de atención al cliente la profe preguntó por qué la gente iba a comer a un sitio y luego no volvía más. 
Yo le respondí que si hay dos millones de restaurantes en Barcelona,  lo normal es ir cada vez a uno distinto,  a no ser que uno de ellos te impacte de manera que desees volver.  Lo que incluye para que yo quiera volver a comer a un restaurante,  bar,  o garito de copas,  o bien, ir y volver, una peluquería o tienda de barrio,  lo explico en la siguiente lista,  de más importante a menos importante:

- Me encantan los sitios donde se me atiende bien,  ese punto exacto entre respeto y familiaridad.  A partir de X día,  empiezan a llamarte por tu nombre,  por ejemplo desde el primer día que pagas con tarjeta y se fijan en tu nombre (sin caer en el pelotismo, o lambonismo, como lo queráis llamar). Si te llaman por tu nombre es muy fácil que te sientas acogido, y que cuando te sientas indeciso o no tengas ganas de pensar mucho,  por inercia vas donde ya te conocen. Y que te reciban bien,  no penséis que soy muy diva,  a todo el mundo le gusta ser bien recibido,  vas a un restaurante no sólo a comer algo rico sino que también vas a despejar tu mente y a pasar un rato agradable en buena compañía, o en compañía de ti mismo,  esto también lo hago a veces. 

- Los camareros y las camareras son amables, no ponen caras raras cuando preguntas por algún plato,  y te tratan con naturalidad;  también es importante que te ayuden a elegir y que te den soluciones u opiniones si ven que algún ingrediente no te resulta familiar o no te gusta. Me gusta tratar bien a la gente cuando trabajo de cara al público,  y en mi vida diaria también,  nunca sabemos si una persona necesita una sonrisa cálida, un saludo amable,  siempre que podamos mejorar su día,  estaremos en el camino correcto, pues de igual manera me gusta que me traten.  Si un restaurante tiene una buena comida,  pero te tratan mal,  difícilmente recuerdas lo bueno que estaba,  somos así,  asimilamos las experiencias negativas y dejamos que determinen el momento.  Yo disfruto igual de la comida,  y quizás regrese algún día,  pero siempre recordaré el mal trato por parte del personal en cuestión. Y pierde mucho encanto. 

- La relación calidad precio también es un factor importante,  para que te hagas cliente asiduo debes poder permitírtelo, no estoy hablando de que sea tirado de precio,  sino que pagues lo que es justo.  

- Para qué nos vamos a engañar? La comida tiene que estar muy buena y las raciones deben ser acorde con lo que debe comer una persona adulta,  no? 

- Platos innovadores,  pero que mantengan la esencia y el sabor de los ingredientes.  Me encanta que los/as cocineros/as lo hagan con cariño,  mimando los ingredientes,  y que estos sean de buena calidad,  eso marca la diferencia entre un sitio u otro. 

- El lugar debe ser bonito,  acogedor y con encanto,  sino pierde mucho.  Es difícil entrar en ambiente si el sitio es horrible o está demasiado recargado.  Los detalles son importantes para elegir la decoración. Siempre menos es más. 

El caso del Ragú he de decir que lo que más me gusta, a parte de todo lo mencionado anteriormente, es el hecho de que sea un lugar polivalente,  tiene varias caras.  Yo lo conocí por mi amiga Dayté, en enero de este año,  justamente cuando hacía más frío dentro y fuera de mí.  

Fui a un aperitivo italiano que hacen los miércoles y viernes de 19 a 21h, música (muchas veces dj en directo),  copas y bufet libre de tapas italianas,  deliciosas!  Un afterwork en toda regla,  un buen punto de reunión para pasar un rato agradable con amigos,  hacer nuevos amigos,  como fue mi caso, y a la vez probar platos cuidadosamente elaborados. 

Megustó tanto que fui otro día con mi amigo Jordi y Naomie, con tan buena suerte que se nos añadieron Dayté y su hija Daniela, esa niña es una delicia,  es como Gabi pero más mayor,  y cuando se juntan... arde Roma.

Ese día cenamos en el salón de arriba,  cuidadosamente decorado con unas fotografías de autor muy especiales,  el ambiente cambia bastante.  Fue una cena informal y bastante sabrosa.  Ahí probé el Ragú, que es carne cocinada durante seis horas a fuego muy lento con una exquisita salsa de tomate y especias,  seguro que no lo he descrito tal como es,  pero no tengo palabras,  también comimos unas berenjenas muy ricas, un tinto para acompañar y los postres,  tarta de chocolate y tiramisú. Una noche de lo más agradable. 

Otro día fuimos Naomie y yo a medio día,  tenía muchísimas ganas de probar el menú de mediodía, siempre lo leo en Facebook y se me hace la boca agua,  un día había quedado con ella para comer y se lo propuse,  como siempre nos atendieron muy bien,  y la comida estaba deliciosa,  a un precio razonable. 

En otra ocasión fui con mi amiga Abby, su bebé y la Gabi a medio día,  comimos en la planta baja,  que es más cómoda si vas con niños muy pequeños,  y nuevamente me sorprendió el chef,  y mi amiga que es muy especial con la comida,  quedó encantada y me dijo que quería repetir. 

Hace poco fui con un amigo napolitano, porque quería enseñarle el lugar, para que se sintiera cómodo como en casa, y quedó maravillado con la autenticidad del lugar y la calidad de la comida, repetiremos seguro. Y tu? Te atreves a probar?

He ido repitiendo porque es un sitio del cual me gusta presumir, y el dueño es un encanto de persona, trata a todo el mundo con la familiaridad napolitana. 😊

Casi un año después, se ha convertido en un buen lugar de reunión entre amigos, para comer o cenar con la familia o en pareja,  hay mesas súper cucas y románticas,  y también para ir a comer con las amigas en plan terapia de la risa. Imprescindible.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Recordatorio: pirámide alimenticia. Recuerdos, todo vuelve a la normalidad

Aquí salgo toda redonda, con mi nena en brazos, aquel verano del 2010

Estilos de vida saludable: nuevas recomendaciones de la pirámide nutricional SENC 2015 
 Cuando hablé con mi amiga Mariam, me dijo que estaba muy preocupada porque no había recuperado su peso, después de haber tenido al bebé, que tan solo tiene 5 meses, hace seis años, hubiera dicho que tiene razón, que ya era hora de volver a su peso ideal, bueno, no lo hubiera dicho para no herir sus sentimientos, pero sí lo hubiera pensado. En la misma conversación me dijo que si podría escribir sobre el tema en el blog, porque según su opinión, yo siempre estoy estupenda, su opinión, porque todas tenemos nuestros complejillos, y yo no me encuentro en mi mejor momento actualmente, pero quiero encontrar el modo de animarla, y de paso explicar mi experiencia después de tener a mi bebé, ha pasado ya mucho tiempo, pero recuerdo esa sensación de no reconocerme en mi propio cuerpo.

Recuerdo que cuando me quedé embarazada estaba contenta porque no tenía pensado engordar tanto, ya que mi hermana después de tener a mi sobrino se quedó con el mismo peso, delgada y guapísima, mi madre tuvo cuatro hijos y siempre fue delgada, como un espagueti, y por genética, me tenía que haber tocado esa misma suerte, así que no me preocupé por ello; de hecho, durante los primeros dos meses perdí peso, lo que me resultó raro, no tenía apetito, y bueno, pensé que seguiría esa racha, pero cuando recuperé el hambre, fue demasiado tarde, empecé a ganar peso, y con las navidades de por medio... luego pensé, bueno, no sé cuando tendré la oportunidad de volver a estar embarazada, así que a disfrutar, en realidad, soy muy comilona. Para resumir, 19 kilos ganados durante el embarazo, es que fue largo, 42 semanas, esa es mi excusa, además en la última ecografía me dijeron que la niña estaba flaquita, y me dio mucha pena, pensé en mi nena y bueno, habían unos tarros de helado de vainilla con nueces de macadamia, una cosa llevó a la otra.

Después del parto, y del tormentoso post parto, en el que casi me dejo la vida, al final, cuando me dieron el alta, seis días después, y al cabo de un mes, cuando conseguí darle el pecho con regularidad y sin dolor, quería recuperar mi peso. Me veía gorda y cansada, porque lo estaba, gorda y cansada, y a penas me veía guapa, además el padre de mi hija me lo recordaba, estás gorda, me decía, a ver si te apuntas al gimnasio, sí, ya sé lo que estáis pensando, es muy fácil para los hombres tener un hijo cuando su cuerpo no sufre el más mínimo cambio, durante ni después del parto, cuando no te juegas la vida dando vida, no es lo mismo mamá que papá, digan lo que digan.

Decidí apuntarme al gimnasio, pero tenía 12 quilos que se resistían, estaban ahí, repartidos entre las enormes glándulas mamarias para alimentar a mi Miniyo, y el resto de mi cuerpo, quería por todos los medios volver a sentirme yo, guapa, sexy, en definitiva, yo misma.

No era capaz de hacer dieta, y la gente me decía que si daba pecho perdía peso más rápido, que si tenía que hacer dieta de nosequé, en fin, la gente decía muchas cosas, pero la que se sentía mal era yo. Pasados unos meses empecé a ir a clases de pilates con una profesora venezolana muy agradable, me fue genial, en seguida empecé a notar las piernas más fuertes y estilizadas, y, aunque no perdía peso, estaba tonificada, y me fué genial para fortalecer el suelo pélvico, que queda debilitado después del parto.

Ese verano empecé a sentirme un poco mejor, seguía con el mismo peso, pero había encontrado algunos pequeños cambios para sentirme mejor:

- Me corté el pelo y cambié el color. Un cambio de look me vino genial para subir el autoestima, no todo depende del peso, también el cuidado personal es muy importante.

- Encontré la fórmula para vestirme acorde, potenciando las partes con las que me sentía más cómoda, y disimulando las que quería esconder un poco. Por ejemplo, unos pantalones cortos con una blusa ancha, y algo de tacón, no mucho, porque me dolía bastante la espalda; una blusa escotada pero suelta en al parte de la barriga, y unos tejanos más ajustados. el secreto está en buscar lo que mejor te sienta en la actualidad, mientras recuperas tu figura, sin prisas, sin obsesiones.

- Salía con mis amigas una vez por semana, a tomar café, a desayunar, a cenar o de compras. Eso siempre me ha ayudado, estar con mis amigas riendo y compartiendo momentos inolvidables. Cuando eres mamá de un bebé, todo tu tiempo está volcado en esa criatura que tanto te necesita, pero sigues siendo persona, y necesitas tiempo para ti, necesitas sentirte mujer además de mamá. Tiempo después, el padre de mi hija me lo echó en cara, cosa que demuestra un egoísmo enfermizo, es muy importante que la persona que está a tu lado sea comprensiva y nada acaparadora.

- Keep Calm & baño relajante: Era un momento para mi, no podía hacerlo cada día, pero en cuanto podía, me llenaba la bañera con aceites y sales, mascarilla reparadora para el pelo e hidratante para la piel. Tenía que buscar la manera de sentirme bien conmigo misma, me lo había ganado.

- Hablaba mi preocupación con la doctora, la profesora de pilates y mis amigas. La doctora me decía que tenía que intentar hacer dieta rica en fruta, verduras, pescado y lácteos, por la lactancia; la profesora de pilates, en cambio, me dijo que no me agobiara, que el cuerpo necesita un año para recuperarse por completo, pero que a partir de los ocho meses es cuando realmente se empiezan a ver resultados importantes, que era bueno cuidar la alimentación y hacer algo de deporte, pero por salud, sin desesperos, y la verdad me transmitió mucha tranquilidad; mis amigas, en cambio, me decían que estaba estupenda como siempre, y que tenían envidia del escote que me había quedado, tan perfecto (las quiero muchísimo).

- Intenté ver que era una etapa que tenía que pasar, transitoria, y que en algún momento llegaría a ser yo misma otra vez. Así que continué disfrutando de mi niña, era la criatura más adorable que había visto nunca.

Mantuve la sonrisa, cuando me empecé a encontar bien, tardé bastante en recuperarme después del parto, todo empezó a marchar mejor. Yo creo que con paciencia y mucho cariño, todo llega. Nuestro cuerpo es maravilloso e inteligente, y si lo cuidamos sabe como agradecerlo.

Cuando quise darme cuenta, ya había perdido diez de los doce kilos demás, sin mucho esfuerzo, más bien con poco esfuerzo, un poco de ejercicio y dieta equilibrada, y con la cabeza tranquila, sabiendo que algún día todo iba a volver a ser como antes.

En el inicio del post aparece la pirámide de la alimentación, creo que deberíamos tenerla todos en cuenta, ya que un estilo de vida saludablees bueno para todos, no solo para las que quieran perder pedo después del parto, sino para todo el mundo, y también sería una idea maravillosa enseñar a los niños a seguirla, ya que los hábitos que les enseñemos ahora será su seguro de vida para mañana.

Dicho todo esto, quiero decirte querida amiga, que no te agobies, sabes que eres HERMOSA, y tienes dos nenas maravillosas, y eres muy joven, tu cuerpo volverá a ser el que era, mucho más fuerte.
Yo te diría que dediques tiempo a tu cuidado personal, sin desesperos, sin prisas, ES IMPORTANTE QUE TE SIENTAS BIEN CONTIGO MISMA, QUE TE QUIERAS, TE MIMES, TE DEJES QUERER Y TE DEJES MIMAR, y disfrutando de ello, dedica tiempo a preparar platos sanos y sabrosos, intenraré buscar algunos enlaces de recetas para dejarlos aquí. Espero que todo esto te haya ayudado, y te pido disculpas por la tardanza, pero no encontraba la manera de abordar el tema.




- Dieta para personas con problemas en la vesícula:
http://www.remediospopulares.com/dieta_para_las_personas_con_problemas_en_la_vesicula.html


- Información sobre cálculo biliar:
https://hablandodenutricion.com/2014/06/06/dieta-sobrepeso-y-calculos-en-la-vesicula-biliar/


- Pirámide de la alimentación, versión actualizada:
 http://www.efesalud.com/noticias/estilos-de-vida-saludable-nuevas-recomendaciones-de-la-piramide-nutricional-senc-2015/

Y SI TODO ESTO TE SABE A POCO, PÍNTATE LOS LABIOS Y SUÉLTATE EL PELO.

sábado, 13 de agosto de 2016

La verdadera historia de por qué estuve en el hospital del Vall Hebrón

ULa semana pasada publiqué en Facebook unas cuantas fotos de cuando estuve ingresada en el hospital.

Primeramente quiero dar las gracias a mis familiares y amigos por todas las muestras de cariño recibida.  Especialmente a mi mamá que venia a darme un par de charlas,  pero cuando necesitaba ayuda, allí estaba.  Mi hermana me trajo de contrabando un cruasán de chocolate,  que normalmente no me apetece, pero estaba ahí con mi dieta baja en calorías,  y necesitaba algo para compensar. Pero Mike se merece una mención especial,  porque no sólo estuvo dándome ánimos desde lejos,  pues estaba de viaje,  sino que cuando volvió,  a petición mía,  me llevó un arsenal de chocolatinas varias,  para hacer más agradable mi estancia.

 Mi padre me subía café con leche de la cafetería,  porque el del hospital no vale para nada. Mi amiga Yeris me trajo toda su alegría,  me hizo unas trenzas y un masaje en las piernas. Mi primo Alex también me hizo una grata compañía.  Mis tíos Samuel y Yeni me trajeron a la Cookie de visita,  ya que se la quedaron todos los días del ingreso, por lo que yo estaba muy tranquila.  Los pastores de la iglesia también me hicieron un par de visitas. Y los que no estuvieron presente,  estuvieron con sus mensajes, como mi amiga Gleny, que cada mañana me mandaba un mensaje de buenos días, al igual que Kem desde Menorca.

Quiero también agradecer a el equipo médico por empeñarse en buscar la raíz del problema,  por mi salud,  o porque soy un caso digno de estudio :).

Era mi primera semana de vacaciones,  y ya tenía un ingreso programado,  lo que en principio eran dos días,  se convirtieron en cuatro.

Los que me conocéis de mucho tiempo sabéis que tengo la tensión arterial alta,  y hasta aquí normal,  pero el problema es que ni aún con medicación se estabiliza, entonces hay riesgo de que pase a mayores.

La doctora que me trata ahora,  una endocrino,  fue la que me hizo abrir los ojos,  me dijo que la tensión me iba a matar si no me lo tomaba en serio,  y la verdad es que ni me hace mucha gracia eso de irme tan joven,  porque tengo mucho que hacer aún.

La doctora me ha hecho varias pruebas y análisis para ir descartando posibles daños que ya se hayan ocasionado por la tensión,  y después se propuso,  por sus ovarios,  buscar el origen;  no como mi doctora de cabecera que me tenía como conejita de indias probando pastillas. 
En esas pruebas en busca del origen,  salió una luz, algo que indicaba que la glándula suprarrenal,  esa que se encarga de gestionar el estrés (mi hermana lo miró en Google), está pasada de vueltas.  Al parecer una persona no puede vivir durante un largo período con un nivel de estrés emocional sobrehumano sin que le pase factura de algún tipo,  y la mía ya la estoy pagando. Es uno de los motivos por los que hace tiempo decidí vivir siempre happy pase lo que pase,  porque aunque eche sobre mis hombros el peso del universo, hay miles de millones de cosas que no están en mis manos.

Para comprobar si el problema es la glándula suprarrenal tenía que hacer varias pruebas,  y no me dejaban hacerlas en casa.

Entre todo lo que me hicieron (electrocardiograma, control de tensión, oxígeno y temperatura, fondo de ojos, analíticas y tal) lo peor que recuerdo fue entre la noche del lunes y el martes.  Tuve que estar en la cama sin moverme desde las 23h hasta las 13h, que al final fue hasta las 14.40h. El problema es que para hacer pipí tenía que usar una cuña,  pero yo tengo un trauma de cuando di a luz,  intenté hacerlo con la cuña y no pude,  y como no pude, pues me sondaron, la peor experiencia de esos días.  El caso es que la prueba consistía en mantenerme en la cama y ponerme vía intravenosa dos litros de suero, y eso,  sumado a lo meona que soy,  me hizo pasar un muy muy mal rato.  Estaba en ayunas,  y no me importaba,  solo necesitaba levantarme para ir al baño.  Iba pensando durante toda la mañana: tranquila,  a las 13h se acaba,  no te preocupes, aguanta un poco más...

A las 13h estaba inflada como un globo,  tenía un dolor terrible,  y pedí que por favor me hicieran la extracción para poder levantarme.  Me dijeron que si,  que ya venían,  pero no venían,  yo estaba respirando como para calmarme, pero al cabo de casi 45 minutos ya no podía más,  le dije a mi madre que fuera a preguntar cuando venían,  que ya llevaba rato.  Me sentí tan deagraciada allí tirada en la cama,  que empecé a llorar silenciosamente,  pero poco a poco se convirtió en llanto nervioso,  vino verme la enfermera y me preguntó qué me pasaba,  y le expliqué que ya les había dicho que no podía hacer pipí con la cuña y que tenía que hacer.  Ella entendió que no podía de ninguna manera,  y por las horas de retención,  se asustó y mandó a buscar a la doctora para sondarme, a esa altura de la película ya me daba igual. 

Todos me decían que me tenía que calmar porque sino era peor, pero ya se había abierto el grifo,  y no quería contenerme,  luego me di cuenta de que al verte así todos corrieron,  de haberlo sabido lo hago antes,  a veces no hay que ser tan comprensivos.  Al final no habían venido a la extracción porque faltaba un tubo especial que no llegaba,  y al enfermero que me estaba atendiendo no se le ocurrió la idea de extraer en los tres tubos que tenía,  y guardar una jeringa llena para el otro tubo,  tuvo que venir una enfermera para hacerlo. 

La doctora se quedó hasta que pude ir al baño,  seguro que quería sondarme. Luego me pidieron disculpas por el mal rato.  Todas las demás pruebas fueron inofensivas e indoloras. Menos las extracciones,  seis pinchazos lo confirman,  y esa vía permanente que hasta que no salí por la puerta no me la quitaron.

Por todo lo demás,  comida de hospital,  dolor de cabeza leve,  dormir con ruido y tiempo para pensar.  Ahora nos vamos de vacaciones,  porque nos lo hemos ganado,  y porque podemos.  Espero poder relajarme y escribir muchos posts que tengo pendiente.

Disfrutad de la vida,  y cuidad de la salud,  como dice la Cuca, la salud es lo más importante.

Aquí dejo un par de fotos. Nos vemos!

martes, 19 de julio de 2016

... Y la reina Vasti dijo No

"Aconteció en los días de Asuero, el Asuero que reinó desde la India hasta Etiopía sobre ciento veintisiete provincias, que en aquellos días, cuando fue afirmado el rey Asuero sobre el trono de su reino, el cual estaba en Susa, capital del reino, en el tercer año de su reinado hizo banquete a todos sus príncipes y cortesanos, teniendo delante de él a los más poderosos de Persia y de Media, gobernadores y príncipes de provincias, para mostrar él las riquezas de la gloria de su reino y la magnificencia de su poder, por muchos días, ciento ochenta días.

Y cumplidos estos días, hizo el rey otro banquete por siete días en el patio del huerto del palacio real a todo el pueblo que había en Susa capital del reino, desde el mayor hasta el menor.

El pabellón era de blanco, verde y azul, tendido sobre cuerdas de lino y púrpura en anillos de plata y columnas de mármol, y de alabastro; los reclinatorios de oro y de plata, sobre losado de pórfido y de mármol, y de alabastro y de jacinto.

Y daban a beber en vasos de oro. Y vasos diferentes unos de otros, y mucho vino real, de acuerdo con la generosidad del rey.

Y la bebida era según esta ley: Que nadie fuese obligado a beber; porque así lo había mandado el rey a todos los mayordomos de su casa, que se hiciese la voluntad de cada uno.

Así mismo la reina Vasti hizo banquete para las mujeres, en la casa de real del rey Asuero.

El séptimo día, estando el corazón del rey alegre del vino, mandó a siete eunucos que servían en su casa, que trajesen a la reina Vasti a la presencia del rey con la corona regia, para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza; porque era hermosa.

Más la reina Vasti no quiso comparecer a la orden del rey enviada por medio de los eunucos; y el rey se enojó mucho, y se encendió en ira.

Preguntó entonces el rey a los sabios que conocían los tiempos (porque así acostumbraba el rey con todos los que sabían la ley y el derecho; estaban junto a él Carsena, Seter, Admata, Meres, Marsena, Tarsis y Memucán, siete príncipes de Persia y de Media que veían la cara del rey, y se sentaban primeros del reino); les preguntó qué se había de hacer con la reina Vasti según la ley, por cuanto no había cumplido la orden del rey.

Y dijo Mucamán delante del rey y de sus príncipes:

No solamente contra el rey ha pecado la reina Vasti, sino contra todos los príncipes, y contra todos los pueblos que hay en todas las provincias del rey Asuero. Porque este hecho de la reina Vasti llegara a oídos de todas las mujeres, y ellas tendrán en poca estima a sus maridos, diciendo: el rey Asuero mandó a traer delante de sí a la reina Vasti, y ella no vino. Y entonces dirán esto todas las señoras de Persia y de Media que oigan el hecho de la reina, a todos los príncipes del rey; y habrá mucho menosprecio y enojo.

Si le parece bien al rey, salga un decreto real de vuestra majestad y se escriba entre las leyes de Persia y de Media, para que no pueda ser quebrantado: que Vasti no venga más delante del rey, y que el rey haga reina a otra que sea mejor que ella.
Y el decreto que dicte el rey será oído en todo su reino, aunque es grande, y todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el mayor hasta el menor.

Agradó esta palabra a los ojos del rey y de los príncipes, y el rey hizo conforme al dicho de Memucán; pues envió cartas a todas las provincias del rey, a cada provincia conforme a su escritura, y a cada pueblo conforme a su lenguaje, diciendo que todo hombre afirmase su autoridad en su casa; y que se publicase esto en la lengua de su pueblo."

Capítulo 1 del libro de Ester, biblia Reina Valera 1960.

El rey Asuero, nombre como lo conocían los hebreos, y que según he leído, significa algo así como "rey dolor de cabeza", por la decisiones poco acertadas que tomaba, en realidad se llamaba Jerjes I (en griego) reinó dese el 485 al 465 aC, sobre el imperio de Media y Persia.

Como vemos en esta historia, el rey había hecho un fiestorro para mostrar a los demás príncipes y otros compañeros de juerga, la grandeza de la gloria de su reino, hizo esto durante medio año, medio año comiendo y bebiendo, medio año sin otra cosa que hacer, luego de esto, hizo una fiesta durante una semana, en la que además de todos los príncipes de provincias, estaba invitado todo el pueblo, había barra libre del mejor vino.

La reina Vasti, como era su deber, también hizo banquete para las mujeres de los príncipes, en otra zona del palacio, seguramente junto con todas las doncellas, sirvientes, eunucos, etc... Durante todo este tiempo, al parecer, el rey la había dejado en paz. 

Había un decreto real que decía que nadie podía ir en presencia del rey si dicha persona no había sido llamada a su presencia, en tal caso, estaba en la potestad del rey hacerle misericordia y perdonarle la vida, extendiendo el cetro real y que esta persona lo tocase, o bien ignorar a esta persona, e inmediatamente quedaba condenada a muerte, lo digo para que nos hagamos una idea de lo adorable que era el rey de nuestra historia; por consiguiente se sobrentiende que una persona que era llamada a la presencia del rey también tenía la obligación de presentarse, si es que le tenía algún tipo de cariño a su vida.

Estando allí Vasti reunida con estas mujeres, las esposas de los príncipes de provincias, de qué habrán hablado? Habría contado Vasti a las demás mujeres que no soportaba al borracho de su marido? Que estaba feliz por esos banquetes tan largos en los que le dejaba en paz y no tenía que verle la cara, ni a él ni a sus amigos? A lo mejor estaban chismorreando sobre los vicios de sus esposos, las manías que tenían, sobre las amantes de estos, o bien allí se estaba cociendo el principio de una revolución femenina? 

Estamos hablando del año 489 aC, aproximadamente, por lo tanto, según la tradición y las costumbres, la mujer era propiedad del marido, por lo tanto no tenía voluntad propia, y menos una reina. Eran, literalmente, una mujer florero.

Pero Vasti fue diferente, no sé si ella se dejó convencer del resto de mujeres hartas de sus maridos para ser la primera en rebelarse, no sé si ella sentía un odio profundo hacia ese rey que la trataba como un objeto para ser exhibido ante todo el mundo, quizás esa fue la gota que colmó el vaso, solo sé que ella dijo BASTA, y con esta decisióncambió su propia historia para siempre. 

He leído muchísimos comentarios a lo largo de mi vida sobre la reina Vasti, una mujer sumamente hermosa, y no me cabe la menor duda de que era muy inteligente, en estos días leí que era la nieta del rey Nabucodonosor, si, ese al que se le fue la pinza durante muchos años, por lo que ella no era una de tantas mujeres, era instruida, leída, y educada por la realeza, y acostumbrada a toda clase de lujos,  no sólo acostumbrada a lujos, sino que además era muy caprichosa, lo que ahora llamaríamos una diva o una celebridad. 

También he leído que la orden del rey era llevar a la reina Vasti ante su presencia totalmente desnuda, eso sí, con la corona regia, todo el mundo tenía que ver esa corona tan real y majestuosa, y de paso enseñar a todo el pueblo ahí reunido la belleza y los encantos de su reina, quizás no era la primera vez que se lo pedía, lo que también se sobrentiende es que durante estas fiestas donde se derrochaba tanto vino, y que eran tan largas, también se derrochaba muchachas y muchachos para satisfacción de todos los invitados del rey, que no les falte nada, no vaya a ser cosa que luego salgan a criticar la fiesta del rey. Como podemos comprobar, dos mil quinientos años después seguimos viviendo del qué dirán. 

El séptimo día, estando  el corazón del rey alegre  por el vino, o lo que es lo mismo, borracho como un perro, no se le ocurrió otra cosa que mandar a buscar a su esposa para enseñarla a todos, pero no con la intención de mostrar con orgullo a una mujer digna de admirar, sino exhibirla como a una ramera, dicen que esta decisión salió de una discusión que tenían allí los sabios varones sobre cuáles eran las mujeres más hermosas del imperio, y el rey quería zanjar el asunto exhibiendo a la suya, eso sí, con la corona. 

Yo me hago muchas preguntas acerca de los motivos que llevaron a Vasti a decir "no" al rey, para mí es muy obvio saber cómo piensa una mujer del siglo XXI, y si me apuras, incluso del siglo XX, pero para aquella época y suposición, la reina era totalmente consciente de que aquella negativa le iba a pasar factura, una factura quizás muy cara como para pagarla con su propia vida. Unos dicen que la sentencia de muerte se sobreentiende con la pérdida del trono, ya que el rey era impío, y otros dicen que al ser miembro de la realeza, le tocaba una especie de exilio dorado, eso sí, la corona la perdió para siempre, pero con la pérdida de la corona ganó su libertad.

Ya sea que haya pagado con su vida, o con la degradación social y la vergüenza de ser repudiada, cosa que al parecer le daba exactamente lo mismo, ya que conocía perfectamente las leyes y el carácter de su marido, y aún así lo dejó plantado esperando delante de todos los príncipes borrachos, se quedaron con las ganas de humillar a una mujer, que no consintió en ser degradada, sea cual fuere la consecuencia de tal agravio, lo que ganó Vasti con aquella decisión, no sólo fue su libertad (el exilio o la muerte), sino que ganó el respeto de todas las mujeres que hemos conocido su historia, y que comprendemos que a veces debes tomar decisiones drásticas aunque tu vida cambie para siempre, y que has de vivir con las consecuencias de dichas decisiones. 

La historia del libro de Ester es una de las que más he leído a lo largo de mi vida, y cuando era pequeña pensaba que Vasti había cometido el mayor error de su vida, solo tenía que ponerse guapa y pavonearse delante de todos los amiguitos del rey, pero ahora que soy una mujer, madre de una niña, y que he madurado un poco, me doy cuenta de que ella nos dejó un buen ejemplo a todas, y es que cuando dices "no", quiere decir que NO, y que tienes la decisión en tus manos, y plantar cara a lo que pueda venir. 

Seguramente, y lo digo especulando, la reina salió con la cabeza bien alta, pensando, ahí te quedas imbécil, junto con tus amiguitos borrachos, junto con todas y cada una de las humillaciones que me has hecho pasar, que te aguante otra (como diría mi hermana).

Y en el caso de los amigos, príncipes de provincias, consejeros de la corte real, no tengo mucho que decir porque los hechos y sus palabras hablan por sí solas, pero me gustaría añadir la cobardia de hacer un edicto real, el cual no podía ser revocado, firmado con el anillo del rey, para que todos los hombres del imperio de Media y Persia ejercieran la autoridad en sus casas para que sus mujeres no puedan faltarles al respeto. Me parece de tal cobardia necesitar una ley para justificar los malos tratos tanto físicos como psicológicos con la excusa de afirmar su autoridad. Acaso tenían miedo de lo que era capaz una mujer? Puede que sospecharan de la inteligencia y la astucia de las mismas? O bien no estaban preparados para ver a la mujer independiente?

Muchísimos siglos y muchísimo sufrimiento después, aún existen hombres y mujeres que opinan como  Memucán, consejero del gran rey del imperio de Media y Persia, aún existen muchos hombres y mujeres que justifican todo tipo de maltrato porque el hombre debe reafirmar su autoridad en su casa, y vemos cada día como muchas reinas Vasti mueren a mano de sus supuestos dueños, por decir No, o simplemente por decir Si durante demasiado tiempo.
Has 
Este es un tema muy delicado de tratar, pero reflexionemos por un momento, o por un buen rato; cuánto ha cambiado la sociedad? Cuánto hemos evolucionado? Se ha de imponer el respeto? La medida del respeto debe ser mutua? 

Parece mentira que en pleno siglo XXI veamos en las noticias como se destrozan familias por culpa de un hombre que está reafirmando su autoridad en su casa. Hijos sin madres, padres sin hijas, empresas sin empleadas, hermanos y hermanas que se quedan vacíos, amigas y amigos que pierden a un miembro del grupo para siempre, todo esto sin haberse podido despedir, sin haber cumplido con los objetivos de su vida, todo esto sin necesidad alguna. Hasta cuando? 

Reinas! Levantad la cabeza y decid NO. Podrás perder el trono, pero ganarás mucho más, así como Vasti ganó todo mi respeto y admiración, nos dejó un ejemplo de valentía, muy adelantada a su tiempo, quizás pagó con su vida dicha osadía, quizás vivió el resto de su vida de forma humilde, después de haber sido la reina del glorioso imperio de Media y Persia, y su historia en la Biblia solo ocupa una página, pero si está ahí escrita es por algo, algo muy importante, y es para que nosotras, todas las mujeres del mundo tomemos ejemplo. Ejemplo de valentía, osadía y de una personalidad firme. 

Como solía decir el capitán Jack Sparrow: siempre recordaréis este día como el día en el que la reina Vasti dijo que No.

La libertad tiene un precio, pero no todo el mundo está dispuesto a pagarlo. 






lunes, 11 de julio de 2016

Todo tiene un sentido en la vida.

Dentro de unos días será mi 11° aniversario de boda.  Sí, aún sigo casada con el padre de mi hija, pero eso está a punto de cambiar.

Yo me casé con un hombre bueno, trabajador, detallista, agradable y muy guapo, para muestra un botón,  hicimos una hija preciosa y muy buscada y deseada.

Me casé con 21 años, enamorada, ilusionada, con fe en el amor,  y con la idea de que iba a ser para siempre.  Él también tenía esa idea en ese momento,  y no dudo de que sus palabras fueran ciertos,  pues sus hechos durante algún tiempo demostraban su intención. Me quiso mucho, a su manera, y yo también. Dos chicos de 21 y 26 años casándose...

Tuvimos un hogar muy bonito donde por un tiempo fuimos muy felices,  al menos mi felicidad era real, no lo teníamos todo, pero no nos faltaba nada, y vivimos momentos realmente difíciles juntos, pero también muchísimas alegrías,  por eso cuando la gente me pregunta si siento odio por mi ex, soy incapaz de odiarle,  porque fue una persona importante en mi vida, y es el papá de mi niña, ese vínculo nos une, además vivimos juntos muchas cosas hermosas.

Con el tiempo yo fui evolucionando,  creciendo y madurando, pero él no,  las diferencias crecieron y los problemas también.

Llegamos a un punto en el que teníamos vidas y objetivos distintos, yo desconocía muchas cosas sobre él, y él no podía comprenderme. Ni mis pensamientos, mis sentimientos, mis necesidades,  ni mi lenguaje, ni mis objetivos,  ni mi evolucionada manera de ser.  Y los problemas seguían creciendo.

Nunca hablé de esto, pero hará cuatro años  este mes de julio que todo se rompió de manera traumática para mi,  viví un infierno real, y lo peor es que en el trabajo estaba viviendo otro infierno gracias a cierta persona, no tenía paz ni en casa ni en el trabajo,  suerte de los niños del parvulario y de mi hija, que me daban esa chispa de esperanza y muchísimo amor, que tanto necesitaba.

Debido a esos problemas en el trabajo, no pude refugiarme en nadie, y dejé de confiar en mis supuestas compañeras de trabajo (a excepción de algunas, y ellas saben quienes son, desde aquí todo mi agradecimiento). Lo que quiero decir con todo esto es que nunca sabes cuánto eres capaz de resistir hasta que no tienes otra opción.

Escribo todo esto porque es una manera de sacar de dentro eso que quedaba ahí, restos de todo.
En aquel proceso difícil que estaba pasando sólo Dios puede saber hasta qué punto el daño tuvo alcance.  De repente toda mi vida se desmoronó delante de mi sin que pudiera hacer nada.

Lloré, lloré y lloré durante meses, luché,  luché y luché durante meses con la esperanza de que todo se restauraría, y todo quedaría en un mal recuerdo.  Los que me conocéis sabéis que cuando lucho por algo lo hago fervientemente y sin descanso,  pero cuando suelto en banda algo, no vuelvo ni siquiera a mirar para allá.  Y así fue.

Ahora mismo doy gracias a Dios por todo lo que pasé, y no,  no es que me haya vuelto loca,  simplemente esas experiencias me hicieron (casi) invencible:

- Aprendí a relativizar la vida, nada es tan grave como para echarme el peso del universo encima, nada es tan complicado que no pueda resolverse, y sé que cualquier cosa que me presente la vida,  soy capaz de salir adelante, porque ya lo he hecho antes, victoriosa y renovada. 

- Aprendí que Judas antes de ser traidor fue discípulo,  caminó con Jesús,  viajaba con él y los demás,  trabajaba con él y, sin embargo, le dio el más hipócrita de los besos, y por dinero entregó a Jesús en manos de los fariseos.  A mi me pasó lo mismo, por lo tanto, se me hace difícil confiar en según que personas.

- Aprendí a separar la zizaña del trigo,  pero hacerlo de manera mental,  ejercito más la observación.  No confundas mi silencio con falta de información o de opinión, no siempre el que calla otorga, sino que soy muy dueña de lo que callo.

- Aprendí a convivir en medio de la zizaña, siendo trigo,  sin que me robe la paz, estoy por encima.  No es que todo me da igual, o que soy insensible a las cosas que suceden ni a que estoy por encima de esas personas que provocan situaciones incómodas,  pero me acuerdo de las veces que lo he pasado mal y pienso que en realidad esto no es nada.

- Aprendí quien es familia y quien es amigo/a, en esos meses de turbulencia no tuve que navegar sola,  mi familia y mis amigos íntimos me acompañaron sin agobiarme, sin dictar lo que tenía que hacer o dejar de hacer,  sin juzgar,  sólo con amor, cariño, compañía y atenciones. 
- Aprendí que no era tan dura como creía ni tan frágil como me veían,  yo siempre me he visto a mí misma muy fuerte, capaz de todo,  pero mi familia siempre me ha visto como una niñita a la que se tiene que proteger para que no llore, para que no sufra y sobretodo para guardarla de todo mal.  Ellos siempre han sido así, y en este caso no sirvió de mucho, ya que esa casa de cristal que habían construido para mi se rompió, y además me corté con los cristales.  Pero me recuperé,  ellos aprendieron que no soy tan frágil, y yo aprendí que no soy tan fuerte.

Mi hermana,  mi madre, mi mejor amiga y familiares lloraron conmigo,  y eso no se me olvidará por los siglos de los siglos amén.

- Aprendí que los cambios no son fáciles pero sí necesarios,  a veces no sabemos lo bien que estamos hasta que no sucede una cosa grave,  entonces nos decimos que qué bien estábamos ayer. De verdad? No sería mejor apreciar cada día sin incidentes en vez de quejarnos y no solucionar nada.  Cuando la vida te cambia sin que tú desees que sea así,  es mejor no poner demasiada resistencia, porque sólo obtendrás frustración,  hay situaciones que te empujan a cambiar,  si puedes luchar hazlo,  pero si ves que no hay solución,  cambia,  seguro que como me sucedió a mi,  con el tiempo verás que ese cambio fue lo mejor que te pudo pasar.

- Aprendí que no hace falta un hombre para sobrevivir,  aunque el papá de Gabi siempre se encargaba de cambiar bombillas,  pintar la casa, arreglar todo y además de planchar,  y muchas veces cuando arreglaba algo me decía: ven, te voy a enseñar cómo se hace para cuando yo no esté, a lo que yo le respondía,  tu siempre vas a estar conmigo.
Cuan equivocada estaba!  Tuve a cambiarme mis bombillas, los muebles de sitio, e incluso, algunas veces, plancho la ropa.

- Aprendí que puedes dejarte consolar en medio de la angustia,  que se vale llorar si estás triste, que no siempre tienes la obligación de estar bien, y que va los que aman a Dios todas las cosas le ayudan a bien.  En mi caso,  cuatro años después,  hubiera estado encerrada en una relación sin futuro y con muchos problemas que no fui capaz de ver en su momento.  Pero después con cierta distancia pude reconocer todos y cada uno de ellos.  Eso me ayudó a dar gracias a Dios por no escuchar mis súplicas en aquel momento.

- Aprendí de mis errores.  En una relación cuando hay problemas no es culpa de una sola persona. En cierta medida ambos tienen la culpa.  Yo cometí muchos errores durante mi matrimonio,  muchos. Y he podido aprender,  espero que él también lo haya hecho, y que ambos podamos construir en el futuro relaciones (cada uno la suya) sanas y maduras a partir de la experiencia.

Muchas personas pueden pensar que hoy por hoy me arrepiento del paso que di 11 años atrás, pero no.  No me arrepiento.  Ese paso me llevó a conocer al gran amor de mi vida para siempre,  mi hija Gabi,  si no la tuviera conmigo mi mundo sería gris.  No me importa no poder rehacer mi vida,  no me importa el gasto de energía que supone criar a una criatura sola,  no me importa el dinero que tenga que invertir (el dinero está hecho, como dice mi amiga Betania), no me importa que la gente me juzgue sin conocerme,  no me importa lo que puedan pensar de mi.  Lo único que realmente me importa en esta vida es que mi pequeña sea feliz, que crezca sana,  y que sigamos igual de unidas.

- Aprendí a coger las maletas.  Aquel verano me fui de viaje con la niña por primera vez sola.  Tenía mucho miedo,  ella sólo tenía dos años y poco, y era un bebé.  Nos fuimos a República Dominicana a pasar un mes,  y desde entonces no hemos parado de ir por el mundo. Y seguiremos...

- Aprendí que la vida es variable y que no todos los planes salen bien,  y no pasa nada. Se vale cambiar de opinión, se vale cambiar de rumbo,  y si no estás bien, también se vale buscar una mejoría,  aunque eso suponga muchas veces dejarte la piel en el camino.

- También aprendí que todo pasa.
Nada dura para siempre, por difícil que veas la situación, siempre hay un mañana y el sol sale.  Nunca pierdas la fe ni la esperanza.

Durante estos cuatro años he conocido personas maravillosas, amigos que se van a quedar y otros que se han ido,  pero que han dejado un buen recuerdo. También he madurado bastante en muchos aspectos de mi carácter,  aunque me han quedado ciertas secuelas ahí dentro, muy escondidas,  que tengo que empezar a trabajarlas , y sé, a ciencias ciertas, que todo saldrá bien.  Todo saldrá bien, porque todo tiene un sentido en la vida.

Ehh, no estéis triste, porque yo no lo estoy, todo lo contrario,  estoy encantada porque puedo contar la historia y ya no duele.  Me siento afortunada porque mucha gente no tiene una segunda oportunidad ni una tercera ni una cuarta,  y yo tengo ante mí todas las oportunidades del mundo.

Dicho esto,  hace calor, no?  Disfrutad del verano

domingo, 3 de julio de 2016

Mark Anthony live, Barcelona

"Mirándote a los ojos se responden mis porqués, me inspiro en tus palabras y mi casa está en tu piel, mi tierno amor, mi devoción, viniste a ser mi religión.  Mi dulce sentimiento, de nada me arrepiento, que vivan los momentos en tu boca y en tu cuerpo, mujer. Valió la pena, lo que era necesario para estar contigo amor, tu eres una bendición, las horas y la vida de tu lado nena, están para vivirlas, pero a tu manera, enhorabuena porque valió la pena, valió la pena"

Así empezó el concierto de Mark Anthony!  Parece que me leyó el pensamiento, me dije a mí misma que la cosa iba bien... valió la pena.

Empezó bastante tarde, y abrió el concierto Frank Reyes, sobre gustos no hay nada escrito, pero no es santo de mi devoción, sé algunas de sus canciones, por repetición, no porque me guste.  En República Dominicana oyes la música que suena, no la que quieres oír, y eso me pasa con la mayoría de bachata. Luego recordé que tengo un amigo que toca con Frank Reyes,  y se me hizo más llevadero.
Al poco raro de empezar a cantar, me latía el corazón muy fuerte, para mí fue como un concierto personal, como si estuviera cantando solo para mi.  Me he cansado de ver conciertos en YouTube, pero en directo es otra cosa, este hombre es un crack,  y sus músicos están a la altura.  En la primera canción tocó la batería, y me dejó con la boca abierta, fue entonces cuando empecé a gritar: Mark, te quiero! Mark, cásate conmigo, quiero un hijo tuyo, o dos!  Mark, I love you (por si no me entendía). Pero no me escuchó, a diferencia de toda la grada alta,  él estaba muy pendiente de deleitar al público en general, y a mi en particular;  de haberme oído y visto, la cosa hubiera sido diferente, ya que yo me vestí para deslumbrar a Mark y a quien sea. 

Tampoco hubiera podido casarme con él en estos momentos, no podría hacerlo, la ley me lo prohíbe,  así que esperaré,  y no voy a pedírselo a nadie más.  Esperaré y sé que valdrá la pena,  cuando llegue el que tenga que llegar.  Lo que no haré más,  a poder ser, será ligar mis canciones favoritas a una persona,  porque luego queda aquella cosa ahí dentro...

Cuando empezó a sonar la guitarra de "hasta ayer" grité tanto, que pensé que iba a quedarme sin voz,  luego la canté a pleno pulmón y sin un atisbo de dolor, el dolor desapareció por completo,  hacía días que sospechaba que se estaba marchando, de hecho sabía que Mark me iba a cantar esa canción, y aún a riesgo de revivir eso que sentía cuando escribí aquel post, me pinté los ojos de un negro intenso y sombra efecto ahumado,  ninguna emoción, ningún mal recuerdo me iba a estropear mi momento, canté como una niña, a viva voz y con una sonrisa en los labios.  "Yo te quería tanto".

La canción de Perales ¿y cómo es él?  Nunca me había dicho nada, cantada por Mark y por otros motivos, quiso tocar las puertas de mis sentimientos, pero para mí pasó sin pena ni gloria,  cada uno que viva como bien le parezca y tenga en su vida a quien crea más conveniente, y cada uno le dé a quien quiera el lugar que quiera dar. : D

Me di por satisfecha cuando me cantó "nadie como ella" la canté y bailé como si fuera la última canción de mi vida. Cuando terminó las chicas que iban conmigo y las de la fila de abajo me aplaudieron jajajajaja. La verdad es que me sentí muy liberada,  a pesar de que estuve a punto de no ir,  gracias a mi amiga Mey, que es un sol, y a su novio y sus amigas, pasamos una noche memorable viendo al Flaco cantar y bailar.

"No hay nadie que me llene de ternura, como ella, dulce, tan dulce y tan bella, y por eso he descubierto que no hay nadie como ella" Dichoso Él que lo supo descubrir.

Una del público le lanzó un sujetador blanco,  no muy bonito la verdad, yo le hubiera tirado uno negro con mi teléfono escrito y una declaración de amor,  y seguro que nos hubiéramos casado en Puerto Rico o Miami, no me importaría donde.  Vale, ya estoy empezando a desvariar.

Me centro, nadie como ella, esa soy yo, y Mark nunca lo sabrá, pero vosotros si,  yo también, con eso me basta.  Cuando llegue quien tenga que llegar para quedarse, también lo tendrá muy claro.

Una hora y media se me hizo muy corta para gritarle cosas,  cantar y reír con unas amigas,  resulta que comentando el concierto con un amigo mío, no nos encontramos allí, pero ambos lo vimos todo, él con su pareja y yo con mis amigas, hablamos de lo del sujetador, y yo le dije en plan broma- y no me oíste gritar? - a lo que me responde que había una que no paraba de decir: Mark, te quiero, cásate conmigo, quiero un hijo tuyo!!! Jajajajaja, no me lo podía creer que lo haya escuchado, me pensaba que sólo se me oía en la fila de arriba y en la de abajo, pero resulta que más gente habrá explicado a anécdota de la loca gritona a sus amigos. Le iba a decir a mi amigo que la gente está muy mal,  que mira que gritar esas cosas y tal,  pero era demasiado tarde, le dije que esa era yo Jajajajaja.

El resumen de toda la noche fue que lo pasé en grande, en muy buena compañía, si me hubiese llevado de no ir por no tener con quien, de seguro que me hubiera arrepentido de no ver a mi amor cantarme esas canciones tan bonitas.  Iría a todos los demás conciertos suyos aunque tenga que tragarme a Frank Reyes otra vez, valió la pena.

martes, 28 de junio de 2016

No sin mi hija

Antes de ayer se me fue la Cuca de convivencias (colonias) tres días.  Desde el mes de abril llevo fantaseando con tres días para hacer lo que yo quiera dentro de mi horario disponible. Claro, que me imaginaba entonces que tendría unas circunstancias distintas y que haría planes en compañía,  pero visto como está el patio, mejor sola.

Sola sin mi niña. Todos los que conocéis un poco a Gabi sabéis que es un terremoto,  desde que empezó a gatear y a arrasar con todo a su paso,  yo la llamo tsunami;  ella es pura vida, alegría,  y es un saquito de amor (eso se lo digo desde que nació) y de huesos también.

Desde que oí su corazón por primera vez,  el tercer mes de embarazo, sentí que ese era mi propio corazón, y me empecé a asustar,  a pesar de estar convencida de que estaba embarazada,  no se había hecho palpable, hasta el momento solo había tenido muchísimo sueño y cero hambre, sí, habéis leído bien, no tenía hambre, por lo que perdí mucho peso, que luego pude recuperar satisfactoriamente y en exceso. El caso es que su corazón lo siento dentro del mío, y las madres me pueden entender.

Mi Tsunami lo arrasa todo y lo inunda todo con su fuerza, su alegría y su cariño;  tiene tanta fuerza interior, que más quisiera yo tener al menos la mitad,  cuando ella no está se nota, y cuando no está hace falta.  Ella es mi sal,  le da sabor a mi vida.

Desde que le dije que se iría de colonias, me tenía un oído sordo con todas sus preguntas, sus planes, sus especulaciones, qué iban a hacer, se estaba entrenando por si aparecía un lobo en medio de la montaña ella poder darle una patada tan fuerte que no iba a volver jamás, estaba eufórica. Habíamos iniciado ya la cuenta regresiva, esas que le encanta hacer, y con todo lo valiente que es, la noche anterior me dice:

- Mama, me duele la barriga.
- Claro, has cenado comida no sana con los primos,  por eso la mama siempre te dice que no es bueno. Además si te duele no sé si podrás ir mañana de colonias,  quieres ir?
- Si quiero ir, pero no quiero tres días sin mamá.
Dicho esto empezó a llorar con una carita muy triste que me rompió el corazón. Era normal que ante una situación desconocida se sintiera un poco insegura,  quería ir, pero también quería estar con mami, y yo quiero que se lo pase bien, pero también quiero que esté conmigo.  


Le dije que la iba a echar muchísimo de menos,  pero que tenía que ir porque ya lo habíamos pagado, ya habíamos marcado toda la ropa y preparado la mochila,  y que además llevaba meses esperando el momento de ir. Casi me vuelve loca con sus ganas de ir como para que ahora se eche para atrás,  eso no lo podía permitir, porque no le estaría haciendo ningún favor. Es bueno y sano que se enfrente a pequeños retos,  además también es bueno para mi que exprese sus emociones.  Le dije que no tenía de qué preocuparse,  iba a ir con sus amigos y yo iba a estar bien,  y que dos días pasan muy rápido,  seguro que no querrá volver. 


Me hace pensar en lo pronto que crecen,  yo ahora estoy sola, y los planazos que había ideado en mi cabeza se han reducido a ir al gimnasio,  al menos está mi novio imaginario por las tardes,  me mandó un mensaje el otro día para darme la noticia de que había cambiado su horario a las tardes,   así que espero que para otra ocasión que tenga varios días libres pueda hacer planes más emocionates, y sino,  qué más da?  He aprendido a ser feliz y a contentarme sea cual sea la situación.

Lo que si tengo muy claro es que no quiero estar sin mi hija, no quiero perderme sus mañanas ni sus noches, ver el mundo con ella y a través de sus ojos. 

Mis grandiosos planes para estos días han sido ir al gimnasio por la tarde noche, así pude retomar la relación con Dani, tan mono que es, de hecho, creo que ya se está dando cuenta de que tenemos una conexión especial, y, aunque sea un torturador cuando hace clases, es un encanto de chico, no soy la única a quien sonríe y con quien charla, pero yo no soy celosa, estoy dispuesta a compartir a mi chico con todas esas señoras,  y con las chicas que se han apuntado últimamente...


Hoy llegará mi pequeña, un poco más mayor y un poco más lista, estoy tan impaciente por darle un abrazo!  Siento que esto es un preludio de lo que me espera, porque sé que volará mucho y muy lejos, y que aunque ahora volamos juntas, llegará ese día en que emprenderá su propio vuelo, y yo estaré apoyándola en todo, motivándola a crecer y secando sus lágrimas cuando sea necesario. 


Bienvenida a casa princesa Tsumani!