Translate

martes, 19 de julio de 2016

... Y la reina Vasti dijo No

"Aconteció en los días de Asuero, el Asuero que reinó desde la India hasta Etiopía sobre ciento veintisiete provincias, que en aquellos días, cuando fue afirmado el rey Asuero sobre el trono de su reino, el cual estaba en Susa, capital del reino, en el tercer año de su reinado hizo banquete a todos sus príncipes y cortesanos, teniendo delante de él a los más poderosos de Persia y de Media, gobernadores y príncipes de provincias, para mostrar él las riquezas de la gloria de su reino y la magnificencia de su poder, por muchos días, ciento ochenta días.

Y cumplidos estos días, hizo el rey otro banquete por siete días en el patio del huerto del palacio real a todo el pueblo que había en Susa capital del reino, desde el mayor hasta el menor.

El pabellón era de blanco, verde y azul, tendido sobre cuerdas de lino y púrpura en anillos de plata y columnas de mármol, y de alabastro; los reclinatorios de oro y de plata, sobre losado de pórfido y de mármol, y de alabastro y de jacinto.

Y daban a beber en vasos de oro. Y vasos diferentes unos de otros, y mucho vino real, de acuerdo con la generosidad del rey.

Y la bebida era según esta ley: Que nadie fuese obligado a beber; porque así lo había mandado el rey a todos los mayordomos de su casa, que se hiciese la voluntad de cada uno.

Así mismo la reina Vasti hizo banquete para las mujeres, en la casa de real del rey Asuero.

El séptimo día, estando el corazón del rey alegre del vino, mandó a siete eunucos que servían en su casa, que trajesen a la reina Vasti a la presencia del rey con la corona regia, para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza; porque era hermosa.

Más la reina Vasti no quiso comparecer a la orden del rey enviada por medio de los eunucos; y el rey se enojó mucho, y se encendió en ira.

Preguntó entonces el rey a los sabios que conocían los tiempos (porque así acostumbraba el rey con todos los que sabían la ley y el derecho; estaban junto a él Carsena, Seter, Admata, Meres, Marsena, Tarsis y Memucán, siete príncipes de Persia y de Media que veían la cara del rey, y se sentaban primeros del reino); les preguntó qué se había de hacer con la reina Vasti según la ley, por cuanto no había cumplido la orden del rey.

Y dijo Mucamán delante del rey y de sus príncipes:

No solamente contra el rey ha pecado la reina Vasti, sino contra todos los príncipes, y contra todos los pueblos que hay en todas las provincias del rey Asuero. Porque este hecho de la reina Vasti llegara a oídos de todas las mujeres, y ellas tendrán en poca estima a sus maridos, diciendo: el rey Asuero mandó a traer delante de sí a la reina Vasti, y ella no vino. Y entonces dirán esto todas las señoras de Persia y de Media que oigan el hecho de la reina, a todos los príncipes del rey; y habrá mucho menosprecio y enojo.

Si le parece bien al rey, salga un decreto real de vuestra majestad y se escriba entre las leyes de Persia y de Media, para que no pueda ser quebrantado: que Vasti no venga más delante del rey, y que el rey haga reina a otra que sea mejor que ella.
Y el decreto que dicte el rey será oído en todo su reino, aunque es grande, y todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el mayor hasta el menor.

Agradó esta palabra a los ojos del rey y de los príncipes, y el rey hizo conforme al dicho de Memucán; pues envió cartas a todas las provincias del rey, a cada provincia conforme a su escritura, y a cada pueblo conforme a su lenguaje, diciendo que todo hombre afirmase su autoridad en su casa; y que se publicase esto en la lengua de su pueblo."

Capítulo 1 del libro de Ester, biblia Reina Valera 1960.

El rey Asuero, nombre como lo conocían los hebreos, y que según he leído, significa algo así como "rey dolor de cabeza", por la decisiones poco acertadas que tomaba, en realidad se llamaba Jerjes I (en griego) reinó dese el 485 al 465 aC, sobre el imperio de Media y Persia.

Como vemos en esta historia, el rey había hecho un fiestorro para mostrar a los demás príncipes y otros compañeros de juerga, la grandeza de la gloria de su reino, hizo esto durante medio año, medio año comiendo y bebiendo, medio año sin otra cosa que hacer, luego de esto, hizo una fiesta durante una semana, en la que además de todos los príncipes de provincias, estaba invitado todo el pueblo, había barra libre del mejor vino.

La reina Vasti, como era su deber, también hizo banquete para las mujeres de los príncipes, en otra zona del palacio, seguramente junto con todas las doncellas, sirvientes, eunucos, etc... Durante todo este tiempo, al parecer, el rey la había dejado en paz. 

Había un decreto real que decía que nadie podía ir en presencia del rey si dicha persona no había sido llamada a su presencia, en tal caso, estaba en la potestad del rey hacerle misericordia y perdonarle la vida, extendiendo el cetro real y que esta persona lo tocase, o bien ignorar a esta persona, e inmediatamente quedaba condenada a muerte, lo digo para que nos hagamos una idea de lo adorable que era el rey de nuestra historia; por consiguiente se sobrentiende que una persona que era llamada a la presencia del rey también tenía la obligación de presentarse, si es que le tenía algún tipo de cariño a su vida.

Estando allí Vasti reunida con estas mujeres, las esposas de los príncipes de provincias, de qué habrán hablado? Habría contado Vasti a las demás mujeres que no soportaba al borracho de su marido? Que estaba feliz por esos banquetes tan largos en los que le dejaba en paz y no tenía que verle la cara, ni a él ni a sus amigos? A lo mejor estaban chismorreando sobre los vicios de sus esposos, las manías que tenían, sobre las amantes de estos, o bien allí se estaba cociendo el principio de una revolución femenina? 

Estamos hablando del año 489 aC, aproximadamente, por lo tanto, según la tradición y las costumbres, la mujer era propiedad del marido, por lo tanto no tenía voluntad propia, y menos una reina. Eran, literalmente, una mujer florero.

Pero Vasti fue diferente, no sé si ella se dejó convencer del resto de mujeres hartas de sus maridos para ser la primera en rebelarse, no sé si ella sentía un odio profundo hacia ese rey que la trataba como un objeto para ser exhibido ante todo el mundo, quizás esa fue la gota que colmó el vaso, solo sé que ella dijo BASTA, y con esta decisióncambió su propia historia para siempre. 

He leído muchísimos comentarios a lo largo de mi vida sobre la reina Vasti, una mujer sumamente hermosa, y no me cabe la menor duda de que era muy inteligente, en estos días leí que era la nieta del rey Nabucodonosor, si, ese al que se le fue la pinza durante muchos años, por lo que ella no era una de tantas mujeres, era instruida, leída, y educada por la realeza, y acostumbrada a toda clase de lujos,  no sólo acostumbrada a lujos, sino que además era muy caprichosa, lo que ahora llamaríamos una diva o una celebridad. 

También he leído que la orden del rey era llevar a la reina Vasti ante su presencia totalmente desnuda, eso sí, con la corona regia, todo el mundo tenía que ver esa corona tan real y majestuosa, y de paso enseñar a todo el pueblo ahí reunido la belleza y los encantos de su reina, quizás no era la primera vez que se lo pedía, lo que también se sobrentiende es que durante estas fiestas donde se derrochaba tanto vino, y que eran tan largas, también se derrochaba muchachas y muchachos para satisfacción de todos los invitados del rey, que no les falte nada, no vaya a ser cosa que luego salgan a criticar la fiesta del rey. Como podemos comprobar, dos mil quinientos años después seguimos viviendo del qué dirán. 

El séptimo día, estando  el corazón del rey alegre  por el vino, o lo que es lo mismo, borracho como un perro, no se le ocurrió otra cosa que mandar a buscar a su esposa para enseñarla a todos, pero no con la intención de mostrar con orgullo a una mujer digna de admirar, sino exhibirla como a una ramera, dicen que esta decisión salió de una discusión que tenían allí los sabios varones sobre cuáles eran las mujeres más hermosas del imperio, y el rey quería zanjar el asunto exhibiendo a la suya, eso sí, con la corona. 

Yo me hago muchas preguntas acerca de los motivos que llevaron a Vasti a decir "no" al rey, para mí es muy obvio saber cómo piensa una mujer del siglo XXI, y si me apuras, incluso del siglo XX, pero para aquella época y suposición, la reina era totalmente consciente de que aquella negativa le iba a pasar factura, una factura quizás muy cara como para pagarla con su propia vida. Unos dicen que la sentencia de muerte se sobreentiende con la pérdida del trono, ya que el rey era impío, y otros dicen que al ser miembro de la realeza, le tocaba una especie de exilio dorado, eso sí, la corona la perdió para siempre, pero con la pérdida de la corona ganó su libertad.

Ya sea que haya pagado con su vida, o con la degradación social y la vergüenza de ser repudiada, cosa que al parecer le daba exactamente lo mismo, ya que conocía perfectamente las leyes y el carácter de su marido, y aún así lo dejó plantado esperando delante de todos los príncipes borrachos, se quedaron con las ganas de humillar a una mujer, que no consintió en ser degradada, sea cual fuere la consecuencia de tal agravio, lo que ganó Vasti con aquella decisión, no sólo fue su libertad (el exilio o la muerte), sino que ganó el respeto de todas las mujeres que hemos conocido su historia, y que comprendemos que a veces debes tomar decisiones drásticas aunque tu vida cambie para siempre, y que has de vivir con las consecuencias de dichas decisiones. 

La historia del libro de Ester es una de las que más he leído a lo largo de mi vida, y cuando era pequeña pensaba que Vasti había cometido el mayor error de su vida, solo tenía que ponerse guapa y pavonearse delante de todos los amiguitos del rey, pero ahora que soy una mujer, madre de una niña, y que he madurado un poco, me doy cuenta de que ella nos dejó un buen ejemplo a todas, y es que cuando dices "no", quiere decir que NO, y que tienes la decisión en tus manos, y plantar cara a lo que pueda venir. 

Seguramente, y lo digo especulando, la reina salió con la cabeza bien alta, pensando, ahí te quedas imbécil, junto con tus amiguitos borrachos, junto con todas y cada una de las humillaciones que me has hecho pasar, que te aguante otra (como diría mi hermana).

Y en el caso de los amigos, príncipes de provincias, consejeros de la corte real, no tengo mucho que decir porque los hechos y sus palabras hablan por sí solas, pero me gustaría añadir la cobardia de hacer un edicto real, el cual no podía ser revocado, firmado con el anillo del rey, para que todos los hombres del imperio de Media y Persia ejercieran la autoridad en sus casas para que sus mujeres no puedan faltarles al respeto. Me parece de tal cobardia necesitar una ley para justificar los malos tratos tanto físicos como psicológicos con la excusa de afirmar su autoridad. Acaso tenían miedo de lo que era capaz una mujer? Puede que sospecharan de la inteligencia y la astucia de las mismas? O bien no estaban preparados para ver a la mujer independiente?

Muchísimos siglos y muchísimo sufrimiento después, aún existen hombres y mujeres que opinan como  Memucán, consejero del gran rey del imperio de Media y Persia, aún existen muchos hombres y mujeres que justifican todo tipo de maltrato porque el hombre debe reafirmar su autoridad en su casa, y vemos cada día como muchas reinas Vasti mueren a mano de sus supuestos dueños, por decir No, o simplemente por decir Si durante demasiado tiempo.
Has 
Este es un tema muy delicado de tratar, pero reflexionemos por un momento, o por un buen rato; cuánto ha cambiado la sociedad? Cuánto hemos evolucionado? Se ha de imponer el respeto? La medida del respeto debe ser mutua? 

Parece mentira que en pleno siglo XXI veamos en las noticias como se destrozan familias por culpa de un hombre que está reafirmando su autoridad en su casa. Hijos sin madres, padres sin hijas, empresas sin empleadas, hermanos y hermanas que se quedan vacíos, amigas y amigos que pierden a un miembro del grupo para siempre, todo esto sin haberse podido despedir, sin haber cumplido con los objetivos de su vida, todo esto sin necesidad alguna. Hasta cuando? 

Reinas! Levantad la cabeza y decid NO. Podrás perder el trono, pero ganarás mucho más, así como Vasti ganó todo mi respeto y admiración, nos dejó un ejemplo de valentía, muy adelantada a su tiempo, quizás pagó con su vida dicha osadía, quizás vivió el resto de su vida de forma humilde, después de haber sido la reina del glorioso imperio de Media y Persia, y su historia en la Biblia solo ocupa una página, pero si está ahí escrita es por algo, algo muy importante, y es para que nosotras, todas las mujeres del mundo tomemos ejemplo. Ejemplo de valentía, osadía y de una personalidad firme. 

Como solía decir el capitán Jack Sparrow: siempre recordaréis este día como el día en el que la reina Vasti dijo que No.

La libertad tiene un precio, pero no todo el mundo está dispuesto a pagarlo.