Translate

martes, 28 de junio de 2016

No sin mi hija

Antes de ayer se me fue la Cuca de convivencias (colonias) tres días.  Desde el mes de abril llevo fantaseando con tres días para hacer lo que yo quiera dentro de mi horario disponible. Claro, que me imaginaba entonces que tendría unas circunstancias distintas y que haría planes en compañía,  pero visto como está el patio, mejor sola.

Sola sin mi niña. Todos los que conocéis un poco a Gabi sabéis que es un terremoto,  desde que empezó a gatear y a arrasar con todo a su paso,  yo la llamo tsunami;  ella es pura vida, alegría,  y es un saquito de amor (eso se lo digo desde que nació) y de huesos también.

Desde que oí su corazón por primera vez,  el tercer mes de embarazo, sentí que ese era mi propio corazón, y me empecé a asustar,  a pesar de estar convencida de que estaba embarazada,  no se había hecho palpable, hasta el momento solo había tenido muchísimo sueño y cero hambre, sí, habéis leído bien, no tenía hambre, por lo que perdí mucho peso, que luego pude recuperar satisfactoriamente y en exceso. El caso es que su corazón lo siento dentro del mío, y las madres me pueden entender.

Mi Tsunami lo arrasa todo y lo inunda todo con su fuerza, su alegría y su cariño;  tiene tanta fuerza interior, que más quisiera yo tener al menos la mitad,  cuando ella no está se nota, y cuando no está hace falta.  Ella es mi sal,  le da sabor a mi vida.

Desde que le dije que se iría de colonias, me tenía un oído sordo con todas sus preguntas, sus planes, sus especulaciones, qué iban a hacer, se estaba entrenando por si aparecía un lobo en medio de la montaña ella poder darle una patada tan fuerte que no iba a volver jamás, estaba eufórica. Habíamos iniciado ya la cuenta regresiva, esas que le encanta hacer, y con todo lo valiente que es, la noche anterior me dice:

- Mama, me duele la barriga.
- Claro, has cenado comida no sana con los primos,  por eso la mama siempre te dice que no es bueno. Además si te duele no sé si podrás ir mañana de colonias,  quieres ir?
- Si quiero ir, pero no quiero tres días sin mamá.
Dicho esto empezó a llorar con una carita muy triste que me rompió el corazón. Era normal que ante una situación desconocida se sintiera un poco insegura,  quería ir, pero también quería estar con mami, y yo quiero que se lo pase bien, pero también quiero que esté conmigo.  


Le dije que la iba a echar muchísimo de menos,  pero que tenía que ir porque ya lo habíamos pagado, ya habíamos marcado toda la ropa y preparado la mochila,  y que además llevaba meses esperando el momento de ir. Casi me vuelve loca con sus ganas de ir como para que ahora se eche para atrás,  eso no lo podía permitir, porque no le estaría haciendo ningún favor. Es bueno y sano que se enfrente a pequeños retos,  además también es bueno para mi que exprese sus emociones.  Le dije que no tenía de qué preocuparse,  iba a ir con sus amigos y yo iba a estar bien,  y que dos días pasan muy rápido,  seguro que no querrá volver. 


Me hace pensar en lo pronto que crecen,  yo ahora estoy sola, y los planazos que había ideado en mi cabeza se han reducido a ir al gimnasio,  al menos está mi novio imaginario por las tardes,  me mandó un mensaje el otro día para darme la noticia de que había cambiado su horario a las tardes,   así que espero que para otra ocasión que tenga varios días libres pueda hacer planes más emocionates, y sino,  qué más da?  He aprendido a ser feliz y a contentarme sea cual sea la situación.

Lo que si tengo muy claro es que no quiero estar sin mi hija, no quiero perderme sus mañanas ni sus noches, ver el mundo con ella y a través de sus ojos. 

Mis grandiosos planes para estos días han sido ir al gimnasio por la tarde noche, así pude retomar la relación con Dani, tan mono que es, de hecho, creo que ya se está dando cuenta de que tenemos una conexión especial, y, aunque sea un torturador cuando hace clases, es un encanto de chico, no soy la única a quien sonríe y con quien charla, pero yo no soy celosa, estoy dispuesta a compartir a mi chico con todas esas señoras,  y con las chicas que se han apuntado últimamente...


Hoy llegará mi pequeña, un poco más mayor y un poco más lista, estoy tan impaciente por darle un abrazo!  Siento que esto es un preludio de lo que me espera, porque sé que volará mucho y muy lejos, y que aunque ahora volamos juntas, llegará ese día en que emprenderá su propio vuelo, y yo estaré apoyándola en todo, motivándola a crecer y secando sus lágrimas cuando sea necesario. 


Bienvenida a casa princesa Tsumani! 

miércoles, 22 de junio de 2016

La increíble pero cierta historia de cómo bloqueé a mi ex jefa de Facebook

"Hoy estoy estoy muy cansada,  muy, muy, muy cansada". Frases como estas solía poner en mi estado de Facebook, y cuando llegaba al trabajo tenía que soportar el interrogatorio de mi ex jefa.  Hoy voy a contar la increíble pero cierta historia de cómo bloqueé a mi jefa del Facebook.

En realidad nunca debí haber aceptado esa solicitud de amistad,  pero cómo iba yo a saber que la señora era tan pendenciera?

Los que me tenéis agregada a Facebook,  en mis dos páginas: perfil para amigos y amigas, y la página oficial del blog, sabéis que a veces publico estas frases chorras: "migraña's day", "cansada pero feliz", "fin de semana increíble, gracias cariño", "pero qué niña tan fantástica me ha tocado", "venga, hasta luego, nos vamos a Roma"... y lo hago precisamente porque es MI página, y no tengo que pedir permiso a nadie ni, mucho menos, dar una explicación.

Todo esto viene a que hoy estoy súper cansada, ayer llegamos a casa a las mil horas, estuvimos en la inauguración del Open Camp Europe, en la anilla olímpica,  una auténtica pasada;  un amigo me había regalado unas invitaciones, y,  a pesar de que últimamente descanso poco, duermo poco y como poco (porque estoy inmersa en una especie de dieta,  ahora, en pleno verano, me ha entrado prisa), tenía ganas de ir, y de disfrutar con la niña. Pues esta mañana cuando iba a cambiar mi estado de Facebook, que al final no lo hice, me acordé de esa señora.

Un día había posteado:
"Hoy no estoy de humor, así que si te mantienes lejos, mucho mejor"
A medio día estaba comiendo con una compañera, y entra en la clase como una loca diciendo que quien era la que no estaba de humor. La miro y se me escapa una leve sonrisa (podréis imaginar el mal humor que tenía, no? ), y se dirige a mi y me dice: si no estás de humor, te aguantas. - dicho esto, desaparece de la clase.

Mi compañera y yo nos miramos alucinadas, ésta de que va?

Otro día estaba ella comiendo con las demás profes en la clase grande,  entré para hacerle una pregunta,  y cuando me iba me dice: oye Ruth,  esas selfies que publicas en Facebook,  quien te las hace?
Se oyeron risitas por lo bajo, y yo pensando- Hola?  Selfie,  myself, yo misma!

Se llaman selfies porque te las haces tú mismo/a. Me las hago yo- le dije con una sonrisa indulgente, como si intentara explicárselo a mi abuela, pero sin el cariño con el que se lo diría a ella, sino pensando, madre mía.

En cuando pude intenté configurar para que vea menos cosas mías, le puse acceso restringido,  y no sirvió para nada,  cada vez que publicaba un estado nuevo, unas fotos, algún comentario, cualquier cosa que subía, ella tenía que hacer un comentario, a mi y a las compañeras, no en Facebook.

Entonces un día me cansé y la bloqueé, creo que fue justo antes de navidad,  o quizás durante las navidades,  no lo recuerdo bien,  sólo sé que le di al botón de bloqueo y ahí quedó la cosa,  de momento.

Después de las fiestas y de la bienvenida de cortesía de casa año,  no pasó nada,  no me dijo nada,  cosa que me extrañó,  y yo,  desde luego,  tampoco le dije nada, estaba muy tranquila.

Un viernes de casi final del mes de enero de 2015, estábamos en el parvulario tan tranquilas,  los viernes por la tarde los niños mayores veían una película y merendaban pan con chocolate (fueron unos años maravillosos), yo iba con los de dos años una hora,  y después me quedaba con los mayores hasta la salida.  Normalmente durante esa hora estábamos todas las profes de los mayores,  hasta las 17h que me quedaba sola,  pero ese día una compañera tenía entrevista,  entonces me quedé con dos compañeras y ella.  Había dado la merienda a los niños y estábamos ahí viendo pasar el tiempo.

De repente me dice: oye Ruth!  Puede ser que me hayas bloqueado del Facebook?

Empecé a sudar frío y caliente,  noté como me subía el calor por la cara,  y las piernas casi me tiemblan.  Aún así respondí:

- Puede ser.  He bloqueado a mucha gente. 

Pero qué antipática! Has bloqueado a mucha gente y a mí! Antipatica! - gritó ella.

No es nada personal, simplemente he hecho limpieza. -dije sin inmutarme.- he bloqueado y eliminado a mucha más gente.

No es nada personal? Entonces que es?


Dije todo esto manteniendo la mirada alta y con voz clara,  a pesar de tener un nudo en la garganta.  Pero pensé que tenía que disfrutar de ese momento,  no sabía si la iba a desbloquear,  si me iba a empezar a gritar como hacía a veces,  o simplemente me iba a ignorar y se iría indignada.
Pero no. 

Me dijo que tuviera mucho cuidado con la gente que tenía agregada en Facebook, porque eran sus familias, no sus familiares, sino "Sus familias", de su propiedad, sus clientes, creo que ya habéis captado la idea. Yo, sin que me temblara la voz, le respondí que yo ya tenía cuidado, que era selectiva, y que no se preocupe or la gente que tengo agregada, porque esa era parte de mi vida, y las personas que tenía en facebook eran mis amigos, y por lo tanto estaban al margen de su negocio, yo no me dedico a hablar sobre mi trabajo aquí con esas personas.

Sus palabras sonaron a amenaza, y pensé que tomaría algún tipo de represalia, pero la cosa quedó en esa discusión. Mi decisión de bloquear sus visitas a n principio eran solo hasta que finalizase el curso escolar, pero después de su pataleta, decidí hacerla vitalicia. Con esos reproches no sé si quería que revocase mi decisión, pero solo consiguió hacer que me mantuviera más firme.


Ninguna de las compañeras intervino en la conversación, ni a favor ni en contra, ninguna dijo ni una sola palabra, miraron a otro lado, y cuando ella hizo su salida triunfal, pensando que me había pegado la bronca de mi vida, entonces se acercaron y me dijeron que ya estaba bien, que ella no tenía que haberme dicho esas cosas, bla bla bla. 


Era el mes de enero, y yo estaba sudando, pero me había quitado un peso de encima. Fui contando a todas mi hazaña, como si hubiera ganado el pulso, y en cierto modo fue así.

Ese fin de semana se lo conté a Mike, me dijo que las redes sociales con peligrosas y traen problemas, y que por eso él no tiene ninguna, y bien que hace.

Se lo conté a mi amiga Naomie durante la cena de celebración de su cumpleaños, y me dice: Tia, pero por qué has hecho eso? Estas loca?- después de explicarle mis motivos y la conversación, lo entendió perfectamente. 

Se lo conté a mi amiga Cris, y me dijo, con los ojos muy abiertos de incredulidad, pues que se joda por cotilla.

Y se lo conté a un amigo del apalabrados, y me dijo que, para empezar, nunca debió estar entre mis amigos, ya que las redes sociales deben ser para los amigos y conocidos, y hay que saber elegir a quien aceptas y a quien dejas de aceptar.


Yo estaba contenta con mi decisión, sentía más libertad a la hora de hacer mis publicaciones, ella debió chafardear en silencio como todo el mundo, o dejar sus comentarios plasmados en las publicaciones, y no agobiarme en el trabajo por las publicaciones que hacía durante mi tiempo libre y sobre mi vida personal. De esa experiencia aprendí, que hay que ser un poco más cuidadoso.


Esta es la increíble pero cierta historia de cómo bloqueé a la gran señora del Facebook. Por lista. Y además me quedé muy ancha.

martes, 21 de junio de 2016

Sin duda, la persona que amas

Hace años escribí un post con la letra de una canción de Pedro Infante,  el cantante mexicano que se hizo famoso hace más de 20 años con la canción "la mochila azul", muchos años después, ya grande, me sorprendió oír esta canción suya en la radio, cuando aún se escuchaba música en la radio.  Después un día iba dando una vuelta con una persona en el coche y, justo después de que dicha persona me enseñara la canción de su vida, sonó esta en inglés "la mujer que amas".

Le traduje la letra canturreando, no por mis conocimientos de inglés, sino porque me la sabía de memoria,  pero no podía de la emoción porque la letra se había hecho carne en mí, describía lo que estaba sintiendo en ese preciso momento con esa persona, millones de mariposas,  miles de millones de mariposas revoloteando dentro de mi, dentro del coche y fuera del coche, creo que esa es la peor droga que existe.  Poco después borré la entrada de blog en un ataque de rabia.  Pero hoy quiero dejar esta letra para todas aquellas personas que están enamoradas, y para los que aún tienen alguna duda, a ver si de una vez se disipa.

La mujer que amas (aplicable a hombre)

Sí sientes que tus ojos se iluminan al mirar su cara,  y el corazón tiembla de amor, y te sacude los hilos del alma,
Es la señal de su llegada, es sin duda la mujer que amas (aplicable a hombre).

Abre tus alas, dile que ya la esperabas
Dale tus sueños,  no dejes que se vaya
Dile que nadie te hará cambiar este amor por ella.
Dile que el amor existe, dile que lo descubriste en ella.

Si sientes que le hablas con los ojos
Tan solo con tocarla.
Y en tu interior sientes el sol,
Y arden tus venas y tus ganas,
Y hasta te sientes como un  amigos niño
Es sin duda la mujer que amas.

Abre tus alas, dile que ya la esperabas,
Dale tus sueños, no dejes que se vaya,
Dile que nadie te hará cambiar este amor por ella.
//Dile que el amor existe, dile que lo descubriste en ella. //

Cuando se ama a una mujer (hombre), logras entender el verdadero amor,  el verdadero amor;
Ámala por siempre así ella te dirá que es tuya.

Cuando en verdad tú amas a una mujer.
... y si te sientes como un niño es sin duda esa persona a la que amas
       Fin.

Según esta canción no es difícil reconocer los síntomas,  aunque hay un proverbio que dice: engañoso es el corazón, más que todas las cosas.
Y si no podemos fiarnos de nuestro propio corazón, porque a veces nos engaña,  entonces de quien podemos fiarnos?

Me alegro mucho de que esa canción haya sido la banda sonora de aquel momento.

Y si te sientes como una niña???

jueves, 16 de junio de 2016

Historias de amor... jamás contadas

Una de mis mejores amigas,  de las mejores, tuvo una historia de amor con un final no muy feliz.
Me duele en el alma decirlo,  pero era "crónica de un dolor anunciado". El año antepasado,  en octubre,  iba caminando por el paseo de Gracia (mi amiga) hablando por teléfono,  ese día llovía,  así que llevaba el paraguas,  un paraguas grande y rojo que le había regalado su ex, un hombre que hasta el momento había sido el más importante en su vida,  por el trato que había recibido de él,  por todo el cariño y el amor que se habían dado, y por la complicidad y confianza que habían compartido,  ella siempre me decía que éste era el gran amor de su vida,  a lo que yo respondía que había leído que para que sea el gran amor de su vida tenía que ser un amor inolvidable e imposible,  eso lo había leído en una revista,  ella creía que había burlado las leyes del enamoramiento,  ya que según los estudios realizados por varias universidades cuyos nombres no quiero (no puedo) recordar,  el enamoramiento dura entre cuatro meses y un año,  y esos dos estuvieron más de un año como dos críos que se enamoraban por primera vez,  como si cupido borracho hubiera disparado todas sus flechas sobre ellos, en serio,  nunca había visto a dos personas tan llenas de amor ni tan felices,  yo sabía que era un amor imposible,  y así se lo hice saber,  pero ella estaba como encantada,  todo el santo día sonriendo y hablando de lo maravilloso que era ese amor,  como entendía a Romeo y Julieta, que si el amor en la literatura clásica,  que si hasta ese momento no había conocido la fuerza del amor que mueve el mundo y rompe todas las barreras y supera todos los abismos, todo el día hablando  de lo inteligente que era su enamorado (siempre la impresiona una mente maravillosa),  de lo bien que la trataba,  que si era detallista,  que si cada día la sorprendía, que si era tierno como un gatito y apasionado como un tigre,  que si era un romántico, que si compartían gustos literarios,  que si se sentía la mujer más dichosa del mundo porque encontró a alguien que no le importaba su pasado doloroso,  que nunca tuvo miedo de decirle que la amaba hasta los límites insondables,  y que,  a pesar de mis dudas sobre la imposibilidad de ese amor (que resultaron ciertas), ella creía ciegamente cada palabra que él le decía (como aquella canción de Gloria Trevi, "le creo", ellos dicen que yo no puedo ver,  que el amor es ciego cuando estoy con él. .. dicen que él es malo y que yo soy su fuego. Debo confesar que cuando él me besa el mundo da vueltas dentro de mi cabeza, cierro los ojos y siento su aliento, mi sangre quema cualquier pensamiento, y yo le creo, le creo, le creo. Le creo cuando dice te quiero, le creo que su amor será eterno, le creo que la luna es de queso, que me lleva muy dentro, él más fácil me miente y yo le creo...)  porque las dudas que ella traía al principio,  todo ese miedo,  fue disipándose con palabras hermosas, con gestos bonitos,  caballerosidad y muchísima ternura, incluso yo llegué a pensar en una ocasión, solo en una, que de verdad era la gran historia de amor, y que ellos eran los protagonistas de esa historia, incluso llegué a desear para mí un amor así,  es que la veía tan feliz,  estar con ella era como caminar junto a ella en esa nube muy alta en la que vivía desde que conoció al gran amor de su vida.
Yo desconocí a mi amiga,  realmente ese amor la hizo cambiar para bien. Pero para que sea una gran historia de amor,  ha de ser imposible .  Y esta lo fue,  tuvo un final triste y se separaron. Mi amiga lloró tanto que me asusté de verdad,  y yo con ella porque nunca pude comprender cómo sucedió ni qué pasó realmente.

Ella,  con el corazón roto,  me dijo que se sentía como el ser más miserable del mundo,  que disfrutó de un amor que no merecía,  y que se sentía como si hubiera gastado toda la felicidad que la vida tenía reservada para ella a lo largo de su vida en un sólo año y pico que duró esa relación,  y que,  por lo tanto,  ya no iba a conseguir ser feliz,  porque ya sólo le quedaba pagar lo que ya había gastado.

Seis meses después iba caminando por el paseo de Gracia,  eran las 19h de un miércoles de octubre,  llovía y ella llevaba el paraguas rojo que su amor imposible le había regalado; en una mano llevaba el paraguas, en la otra llevaba varias bolsas de tiendas de ropa y un precioso bolso de marca color coral,  el móvil iba entre el hombre izquierdo y la cabeza inclinada para que se aguante,  casualmente iba hablando conmigo por teléfono sobre las cosas que había visto en las tiendas;  las dos reíamos como tontas  porque me estaba explicando que una pija se la había liado a una dependienta, ella imitaba a las divas a la perfección, de hecho tiene alma de diva, cuando de repente oí que gritó, y ya no oí nada más. Me asusté y empecé a marcar otra vez sin obtener respuesta.

Al cabo de unos minutos me volvió a llamar,  resulta que un ciclista casi la atropella caminando por la acera, del susto se le cayó el móvil, por suerte no se le rompió la pantalla ni se mojó la batería. El chico que casi acaba con su vida se detuvo,  más bien se cayó delante suyo al intentar esquivarla, cayó literalmente a sus pies,  de ahí el grito,  por el susto y por el chico.

A pesar de que el golpe se lo había llevado él,  se levantó deshaciéndose en disculpas y preguntándole si estaba bien,  una y otra vez,  ella se quedó como en shock durante unos segundos,  y al ver sus ojos verdes, verde oscuro como el bosque al atardecer, se acordó de esa canción de Marco Antonio Solís, esa estrofa que dice:
"Me tropecé con tu mirar,  y aún no me puedo levantar,  si por mí fuera,  créeme ya, me hubiera ido;  pero es que fue mi corazón quien se adueñó de esta ilusión y, aunque sufriendo está, no se da por vencido (...) aceptame en tu corazón tal como soy,  no ves que estoy que no me cabe ya en el alma el sufrimiento,  estoy muriendo por dejar en algún sitio mi pesar,  y tras de ti, sin más pensar,  salir corriendo.  Compréndeme que ahora estoy en desventaja si me voy,  ya me busqué y no me queda otra salida que tu desprecio soportar hasta que logres arrancar la última gota de mi llanto en esta vida."

Ahí estaba ella,  presa de esos ojos y con sus bártulos en la mano.  Siguieron hablando un poco más y al final intercambiaron los números de teléfono. Desde ese preciso instante ella tuvo la intuición de que no era una buena idea.

Hablando y hablando empezaron a verse,  la atracción era mutua,  el chico era alto y guapo y mi amiga es un bellezón, no sé cómo lo hace,  pero a penas se cuida y está fantástica. Llegó el primer beso,  cerca del paseo de Gracia,  donde se conocieron.

Ten cuidado nena,  le decía continuamente,  estaba muy preocupada porque yo había llorado con ella la ruptura con su antiguo gran amor, el supuesto gran amor de su vida,  y aún cuando habla de él se dibuja una amplia sonrisa en su cara y sus ojos marrones como el chocolate caliente brillan con una intensidad extraordinaria,  sé en el fondo de su alma tiene guardados todos esos hermosos recuerdos,  un amor así es difícil de olvidar.  Pero mi deber como amiga era decirle lo que yo veía desde fuera.

Ella no es una chica de salir con uno y con otro,  quiere y espera al segundo pero definitivo gran amor,  esa persona a quien va a darle todo el amor que lleva dentro y que los que la conocemos recibimos gratuitamente. Pero su nuevo amigo no quería eso,  de hecho parece que ambos estaban de acuerdo en que estaban bien juntos pero no eran pareja y, mucho menos novios, ni ella quería en esos momentos una relación,  ni él estaba preparado para tenerla, ambos tenían circunstancias que personales que impedían pensar en una relación estable.

Nunca tuve el placer de conocer al tipo en cuestión,  pero no me daba muy buena espina,  más que nada llegaría un momento en el que sus caminos se tendrían que separar,  porque ambos perseguían metas distintas.  Me contaba las tonterías que hacía para hacerla reír,  y cuando veía las fotos que se hacían juntos podía ver el brillo en los ojos de ambos,  se habían enamorado.

A principio de verano se fueron un fin de semana a la playa,  mi amiga estaba muy emocionada,  hacía tiempo que ella sospechaba que él la amaba de verdad,  y yo veía a mi amiga otra vez iluminada,  feliz,  con ilusión. Te ha dicho que te quiere? - le pregunté. Me dijo que no,  pero que con la forma que la trataba se lo demostraba, le dije que seguramente él estaba esperando a que ella se lo dijera primero.  A la vuelta del fin de semana quedamos y me dijo que ella le había explicado nuestra conversación,  ellos estaban en la playa,  relajados y muy felices,  lejos de todo el mundo.  Cuando ella le dijo que yo había dicho que él estaba esperando a que ella le dijera primero que le quiere,  él le preguntó si era verdad,  ella desvió la vista y le dijo que por favor dejara de decir tonterías,  que tanto sol le había afectado y que era posible que tuviera fiebre. Entonces él le acarició la cara y sumergió esos ojos verdes oscuros como el bosque al atardecer dentro de los ojos de ella,  esos ojos marrones como el chocolate caliente,  le dijo que si era verdad.  Ella se quedó en silencio manteniendo la mirada, una mirada dulce e iluminada,  entonces él le dijo suavemente,  porque es verdad. Es verdad Qué? -respondió ella con una sonrisa asomando.
Es verdad que te quiero!!!
Dicho esto se besaron,  un beso dulce y salado,  por el agua del mar, ella le dio un abrazo y le dijo que no podía hacer nada porque se había enamorado,  otro beso,  yo también te quiero- le dijo,  seguido de otro beso. 

Yo me emocioné muchísimo cuando me lo contó,  por la forma en que lo explicaba,  transportándose hasta ese momento,  sus ojos volvieron a brillar un poco,  y cada vez sonreía más, estaba radiante,  y yo asustada.  Cuanto más alto subes,  más duro es el golpe,  y ella llevaba unos cuantos.

Ella pensó que tal vez en algún momento de la vida tendrían objetivos más o menos parecidos, y entonces me restregaria por la cara que mi pronóstico no se cumplió,  aunque ella sabía que nada me hubiera hecho más feliz que equivocarme estrepitosamente, y dejar que ella me lo recordarse hasta el final de los tiempos,  su felicidad vale más que mi orgullo.

Así que,  a pesar de que seguía teniendo el presentimiento de que el dolor cada vez estaba más cerca, empecé a hacerme a la idea de que iba a funcionar,  estaba funcionando,  desde aquel fin de semana en la playa en el que ella se levantó la primera mañana y se dio una ducha mientras él dormía,  y puso la canción de Mark Anthony "valió la pena", porque ya no sentía la inseguridad del principio, porque había costado mucho llegar hasta el momento del "te quiero",  porque se fue enamorando sin darse cuenta,  y cuando quiso reaccionar,ya era tarde,  pero él también estaba perdido,  porque se había enamorado.

Llegué a pensar realmente que valía la pena darle un voto de confianza y brindar por la felicidad de mi amiga,  sin tener que decirle cada vez que nos veíamos, para ir de compras o para cenar, que estaba perdiendo el tiempo con una relación que iba directamente al fracaso, y que iba a doler mucho.  Yo no quería volver a recoger sus pedazos,  porque ella no merece que le hagan tanto daño,  no merece ni el más mínimo daño,  después de haber perdido el amor de su vida,  creo que ya estaba pagando demasiado caro.

Pero el destino es caprichoso,  y le encanta dar esos giros inesperados que cambian el argumento de la historia e incluso el escenario y los personajes.  Y todo terminó abruptamente un día cuando ella menos lo esperaba.

Quedaron para tomar algo después del trabajo,  les encantaba quedar entre semana,  porque ambos encontraban refugio y consuelo en medio de una semana dura, así que quedaron en verse.
Ella me explica que bajó las escaleras con la ilusión de una quinceañera cuando su novio le pica para que baje,  pero que cuando vio su mirada,  esos ojos, verdes como el bosque al atardecer, estaban sombríos,  no veía esa preciosa sonrisa de tonto enamorado que solía poner cuando se encontraban, no tenía esa iluminación que se ve en las películas cuando en medio de todo el mundo el protagonista vislumbra el rostro de su amada, supo que algo no iba bien.  Se abrazaron,  y ella empezó a sentir mucho frío,  quizás porque era una noche de invierno,  quizás porque ya todo estaba perdido.

Caminaron bajo el frío y se detuvieron en un banco de la calle.  No es por ti, es por mí, ese fue el resumen de dos horas de conversación para romper,  eso fue lo que le dijo.
Incredulidad total sentí cuando me lo contó entre llanto, claro que no podía ser por ella, contra todo pronóstico puso toda la carne en el asador y perdió.

El otro día la llamé porque llevaba unos cuantos días respondiendo a mis whatsapps con monosílabos, ella que no calla ni debajo del agua,  cuando me respondió al teléfono la noté muy seria.
Estás bien cariño? -le pregunté.
No-me respondió,  y en ese momento se derrumbó,  empezó a llorar como en esa canción de Alejandro Fernández,  sin "tantita pena" (lloro noches sin estrellas, noches sin ti, lloro noches completitas, lloro lágrimas de amor. Me abandonas a mi suerte tú, así sin compasión, así, así sin tantita pena. Llevas en la boca tuya todo de mí, llevo huellas de tus besos de la piel al corazón, me has dejado sin mirar atrás, así sin compasión,  así, así sin tantita pena. Me dejas morir,  me dejas aquí sin tantita pena).

Hablamos durante horas,  y me dijo que se había enterado por terceras personas que su ex estaba con otra persona,  con otra chica y que le dolía en el alma.  No quiso quedar ese día,  ni al día siguiente,  así que entre el trabajo y la niña,  me presenté en su casa.
Me abrió la puerta vestida como una pordiosera, y yo sentí una envidia terrible,  yo también tengo mis historias y nada me haría más feliz que tirarme al abandono durante una semana, esa es una de mis fantasías. Desperté de mi ensoñación y le di un abrazo, y las dos lloramos,  ella por él y yo por ella.

¿Hasta cuando? - me preguntó suspirando. - Está claro que hay algo que falla nena,  y no sé qué es!

Aquí lo que falla es que estás sacando todas las fichas malas primero,  después solo quedarán las buenas, le dije sonriendo mientras preparaba café, eran las 10 de la mañana y me había saltado la clase de aquagym, había renunciado a ver a mi novio imaginario para ver a mi verdadera amiga. -Y arréglate, que nos vamos a la calle,  hace un día fantástico, tengo que hacer unas gestiones y necesito que me acompañes,  después te invito a comer en ese vegetariano que te gusta.  Ponte guapa,  que tengo una reputación que mantener.

Resopló, y cuando terminamos el café se metió en la ducha,  media hora más tarde,  parecía otra persona, también sentí envidia de la buena,  porque es guapísima,  y con poco que se arregle,  el resultado es fascinante.
- Así me gusta! Estás preciosa. Venga, a la calle.
Y así nos fuimos,  hablamos de estupideces y nos reímos un buen rato.  Después de comer me dio las gracias por la compañía.

Durante esas dos semanas estuvimos más en contacto,  me puse muy pesada con ella para que no se desanime.

Cariño, no te hagas más daño, quítate ese peso de encima, no merece la pena gastar el tiempo de esa manera, si superaste aquella separación tan dolorosa, puedes con todo, tienes una entereza interior, que ya quisieran muchos. Sabes que eres mi inspiración, te caes y te levantas con estilo, eres pura vida, y llegará quien te conozca como realmente eres, y te volverás a enamorar,  y te aseguro que ese no será tan idiota como para dejarte marchar.  Quien se quiera ir,  que se vaya, y quien se quiera quedar,  que se quede, pero tú eres la protagonista de la historia de tu vida.  Gracias por darme un papel importante.

Dicho todo esto, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Si has leído toda la historia, si la has entendido,  y si te ha llegado,  te pido que me lo hagas saber.  Quizás este puede ser el primer capítulo de una gran historia.

martes, 14 de junio de 2016

Libros con mucho cuento

Normalmente me encanta leer novelas;  novela negra,  romántica, moderna,  sobre ciudades, de misterio, aventuras, etc.
Los últimos años los he dedicado a leer los libros de Sarah Lark:
- "En el país de la nube blanca,  la canción de los maorís, el grito de la tierra": esta primera trilogía me impactó muchísimo,  sobre todo el primero, fue con ese que descubrí a la fantástica autora alemana,  amante de los caballos y experta en crear de la nada una gran historia.  Recuerdo que cuando leí "el país de la nube blanca" quería contárselo a todo el mundo,  quería compartir esa historia con la gente,  para que sintieran lo mismo que yo. 

- "Hacia los mares de libertad", y sus dos correspondientes libros, otra vez de vuelta a Nueva Zelanda (el país de la nube blanca), esta vez desde otro punto de vista, y pasando por otros lugares como Australia, fue la tercera trilogía que leí de esta autora.

- "La isla de las mil fuentes y Olas del destino", dos libros ambientados en el caribe en la época de los esclavos (los antiguos esclavos, no los actuales). Inicia en Jamaica y continúa en Haití.  Para mi fue muy revelador leer Cómo llegaron los africanos a nuestras tierras,  y entender parte del origen de mis antepasados... me emociono cuando empiezo a hablar de Sarah Lark.
Lo que quería explicar es que actualmente sólo me dedico a leer libros de cuentos,  otra vez.
Hace tiempo me dio por leer a García Márquez,  uno detrás de otro;  cuando ya había leído todos los que tenía disponibles (en aquella época no existían los ebooks), pues me dio por leer cuentos.  Aquí os dejo unos cuantos títulos que me gustaron:
- Dones (mujeres), de Isabel Clara-Simó.
- Mil Cretins (mil cretinos), de Quim Monzó
- Criatures (criaturas), de Donna León.
- Pequeños cuentos misoginos,  Patricia Highsmith
- Maridos, de Ángeles Mastretta.
- Cuentos Blancos, de Manuel  Vázquez Montalbán
Y a actualmente estoy leyendo uno que se titula "contes pero llegir sobre el llit" por un lado, y "contes per llegir sota el llit" por otro (cuentos para leer sobre la cama i cuentos para leer debajo de la cama), y la verdad es que me está gustando bastante, son cuentos no muy largos, dotados de una imaginación ilimitada dentro de unos límites, ambientados en Barcelona, y lleno de personajes curiosos e interesantes, mezcla algunos elementos clásicos (solo algunos) con la vida moderna, para mí, están bien conseguidos.
El día de San Jordi, consciente de mi etapa de pereza, no sólo para escribir aquí, sino también para leer grandes novelas, me compré unos cuantos libros de relatos, uno lo regalé antes de leerlo, cosa que no suelo hacer, pero me pilló desprevenida, y los demás los tengo pendiente de lectura. Ya he leido cuentos sobre mujeres, hombres, niños, maridos, misóginos,  cuentos blancos, ... Pero uno de los que tengo pendiente me llamó la atención, se llama "Adúlteros", y me da mucho que pensar, ya he leído sobre mujeres, niños, cretinos (hombres), hombres maridos, misóginos, cuentos blancos (aun no lo he acabado), y el de adulterio, no será más que una continuación sobre los cretinos, supongo, y también supongo que me sorprenderá gratamente, al fin y al cabo solo son cuentos, o no?
Hay personas que piensan que su vida es una gran novela separada por capítulos, llena de intrigas y personajes que van ligados a la trama, y que, de una manera u otra, están siempre presentes, aunque solo sea en el recuerdo, en los libros de Sarah Lark, no existen personajes gratuitos, todos encajan perfectamente en el puzzle, y el personaje que menos te esperas, tiene una gran trascendencia en la novela; también existen personas que conciben la vida como un libro de cuentos, una historia acaba y empieza otra, diferente, otro ambiente, otras personas, otra vivencia, no existen dos cuentos iguales en un libro de cuentos, no se repiten personajes como norma general, y el lector puede elegir cuál ha sido su cuento favorito de todo el repertorio, y puede hacer de ese cuento una gran novela en su imaginación, es una de las grandes ventajas de leer cuentos, te dan un pequeño tast, y tú te construyes la historia, haces un perfil de los personajes, desarrollas los escenarios y lo colocas en el tiempo que se te antoje, por eso es probable que no existan dos personas que conciban un mismo cuento de la misma manera (cuentos de libros, no cuentos populares).
Dicho todo esto, animo a quien quiera a comprobar el poder seductor de un libro de cuentos, las historias no te atan, puedes pasar la vida entera leyéndolos a la par que lees otras novelas, o escribes o trabajas o, simplemente, vives.
Disfrutemos de la vida con mucho cuento.

lunes, 13 de junio de 2016

La zanahoria, el huevo y el café. Tú cual eres?

Una chica estaba muy desesperada por todos los problemas que tenía que enfrentar en la vida,  vivía constantemente agobiada por ellos,  y no veía la salida ni veía el avance. Decidió ir a hablar con su padre,  recordó en aquel momento que su padre siempre solía darle buenos consejos y, además, sabía escuchar muy bien,  y aunque no tuviera nada que decir, al menos ella podría desahogarse. Se dirigió hasta el restaurante dónde trabajaba su padre como cocinero.

Una vez hubo saludado a su padre con un largo abrazo, se sentaron con una taza de té delante, ella no perdió mucho tiempo y le dijo:

- Papá,  vengo a verte porque estoy desesperada,  tengo muchos problemas y no veo la salida ni encuentro la luz al final del túnel,  cuando soluciono un problema,  viene uno nuevo que no esperaba,  y muchas veces me bloqueo y no puedo avanzar.  Otras veces no tengo fuerzas para levantarme de la cama y seguir, no sé qué hacer, quisiera tirarlo todo por la borda. 
En ese momento le empezaron a caer lágrimas amargas.  Su padre secó sus lágrimas y le pidió que lo acompañara a la cocina,  quería mostrarle algo.

Al llegar a la cocina su padre puso tres cazos cazos con agua en el fuego.  En uno echó una zanahoria,  en el segundo depositó un huevo y en el último unos granos de café. Esperó en silencio hasta que el agua fue calentándose cada vez más hasta llegar al punto de ebullición;  la chica lo miraba desconcertada, pues no encontraba relación alguna con lo que estaba haciendo su padre y lo que ella le había explicado,  y mucho menos parecía estar preparando algo para comer.

Al cabo de unos instantes apagó los fogones y le dijo a su hija que se acercara. ¿Qué ves?  - preguntó.
La chica hizo un gesto de incertidumbre,  la verdad es que no tenía ni idea de lo que su padre quería que viese.
Su padre pacientemente le empezó a explicar:

Estos tres elementos se han enfrentado a la misma adversidad:
- La zanahoria entró al agua dura, fresca y fuerte, pero al pasar por el fuego, por el momento más duro,  salió débil y blanda,  fracasada después de la adversidad,  ha cambiado su forma y su estado.

- El huevo entró frágil, su interior débil estaba protegido por una cáscara fácilmente rompible, cualquier golpe podía haberla roto por flojo que sea.  Pero al enfrentarse a la adversidad del calor inmenso, al entrar en ebullición,  cambió su forma.  Pasó de tener un interior débil y en puro,  a ser duro e insensible,  su cáscara se puede romper,  pero lo que se encuentra dentro es una esencia muy distinta a la que entró en el agua. 

- El café entró en el agua en forma de unos simples granos,  pero cada uno de ellos únicos.  El el punto más alto de ebullición,  cuando más duro era estar ahí dentro,  cuando estaba hirviendo,  entonces en ese momento el café inundó toda el agua con su más maravillosa esencia,  cambió todo el entorno y lo llevó a su terreno,  ya no volvería a ser agua nunca más,  sino café.

Dicho todo esto,  coló el café,  y volvieron a sentarse.  La chica sostuvo en sus manos la taza de café recién hecha,  caliente y aromático, y empezó a saborear. El padre la observaba en silencio,  esa era su pequeña,  y ahora tenía que enfrentar sola los obstáculos de la vida.  Entonces le dijo con una voz suave:
Mi pequeña,  en los momentos cuando te azotan las más duras pruebas de la vida,  los problemas,  las tristezas y la adversidad,  es el momento idóneo para demostrar de qué estás hecha.  Inunda todo con tu maravillosa esencia,  lleva los problemas a tu terreno y toma el control de tu vida  paso a paso irás solucionando todo,  solo te digo que te esfuerces y seas muy valiente,  yo estaré contigo.

Esta historia la escuché el domingo por boca de mi amiga Dinora, me llegó hasta el alma. No recuerdo las palabras exactas,  pero esta es la idea principal y de la manera que la percibí.  Yo quiero ser ese apoyo para mi pequeña,  sólo pido a Dios que me dé sabiduría para poder guiarla siempre,  y que en el futuro ella tenga la confianza de acercarse a mi cuando las adversidades de la vida amenacen con hacerla cambiar o perder su autenticidad,  su maravillosa esencia.

Hasta ayer, hasta ayer.

https://youtu.be/vaVImYDZPj4

Todos tenemos esa fecha en la que nos damos cuenta. Hasta ayer.
El mundo era distinto ayer?  O es que acaso el desconocimiento de una cruel realidad hace que todo lo vivido hasta el día de ayer resulte una vida perfecta. Hasta ayer.

Mi amor por la música de Mark Anthony se remonta 20 años atrás,  cuando escuché esta canción junto con la de "Nadie como ella", yo pude sentir el dolor de la decepción en su letra,  y aún no había vivido nunca un "hasta ayer", 20 años más tarde puedo decir que he vivido muchos,  muchos, muchísimos "hasta ayer". Y muchas veces me pregunto si algún día dejaré de cantar esta canción con el corazón roto y con heridas abiertas,  tal y como lo hacía con 12 años,desde el punto de vista de otra persona que estaba sufriendo su "hasta ayer" y no desde mi propio "hasta ayer".

Hay  algunos "hasta ayer" que te trasladan a todos los "hasta ayeres" de tu vida,  haciéndote ver que no hay nada nuevo debajo del sol.  Qué es lo que fue? Lo mismo que será. Y que es lo que ha sido hecho?  Lo mismo que se hará. Nada nuevo debajo del sol.

"Fui dueño de su alcoba y de su almohada,  la tuve beso a beso, piel con piel (es la traducción de hacer el amor en vasco, piel con piel)": cuando compartes con alguien un alto grado de intimidad,  y llega el "hasta ayer", ese punto no retorno, en el que sabes perfectamente que ya no hay vuelta atrás,  y lo que fue hasta el día de ayer,  ya no será jamás.

"Cuando el alma llora, el silencio no es remedio para calmar el sufrir": cuando necesitas una explicación,  respuestas a mil preguntas y solo recibes silencio, pero te das cuenta de que no es el remedio ni la solución para calmar tu sufrimiento en ese momento,  la única solución es tomar la determinación de No sufrir,  aunque duela. Dolor inevitable, sufrimiento opcional. 

Qué debes hacer?  Buscar un nuevo mañana?  Seguramente Sí,  pero es importante llorar ese momento,  antes de pasar página,  sufrir ese momento para cerrar esa herida. 


"YO TE QUERÍA TANTO", todos tenemos un o una "yo te quería tanto" en nuestras vidas,  y llega un momento en el que dices desde el alma rota "yo te quería tanto". En ese momento te das cuenta de que estás hablando en pasado,  que aunque ames con todo tu corazón a esa persona,  ya no será lo mismo,  todo acabó ayer,  lo recuerdas? 

Decide que tu dolor sea hasta hoy. De hoy en adelante decide no sufrir más,  llora todo lo que necesites, después sacúdete y sigue adelante,  lamentablemente habrán más "hasta ayer" y más "yo te quería tanto". 

Hay una canción de Vic C que dice:

"No llores más por él,  si sabes que no vale la pena,  no sufras más por él,  dale borrón y una cuenta nueva,  no trates más con él,  ya tu no estás para sus engaños,  tu dignidad no merece daño, tu corazón ya no aguanta pela (golpes)".

Así que si ahora estás en tu "hasta ayer" diciendo "yo te quería tanto", puedes aplicarte este trozo de canción,  yo lo haré cuando sea necesario,  pero mientras tanto disfrutaré de mi canción "Hasta ayer", hasta que pueda haber alguien que me dedique "nadie como ella", es una de mis fantasías,  tener con alguien ese tipo de relación,  que me vea como soy,  única.

miércoles, 8 de junio de 2016

Una de película: X Men: Apocalipsis

El otro día me sentía enfadada con la vida por motivos varios  que no voy a  explicar en esta entrada de blog, entonces pensé en escribir sobre algo que me haya decepcionado últimamente, y de camino al trabajo vi el cartel de esta película.

No voy a ser demasiado injusta,  con estas películas me cuesta un poco ser objetiva, lo mismo que con "Capitán América" y similares,  fue una noche de cine fantástica,  eso es indiscutible, por la fantástica compañía,  mis amigos Josué, Aleudis, Elí, y mi primo Alex.  Montamos el plan de un día para otro,  y conseguimos cuadrar todos, y que todo salga bien;  con algo de prisa,  y después de un día estresante,  al final lo conseguimos todos.  Cubo extra grande de palomitas y bebidas xxl en mano,  nos dirigimos a la sala 9, creo que era la 9, o la 10, bueno,  el número de la sala no es irrelevante.

Nos sentamos en las butacas numeradas,  cosa que odio con toda mi alma,  pero no me importaba en ese momento(aunque diría que nos sentamos donde quisimos al final), porque estaba a punto de ver una película que llevaba esperando desde "X Men, días del futuro pasado", que por cierto,  me encantó.

La película en sí no es muy mala,  esto lo digo a su favor,  más bien, la idea de la película en sí,  no es mala.  Pero se nota demasiado que fue hecha de modo comercial, ea decir,  sin demasiado cariño hacia el cómic original,  o hacia los personajes,  así como el que no quiere la cosa;  no sé cómo explicarlo.

1- La caracterización de Apocalipsis, más que miedo,  da risa. Es un personaje "perro ladrador" (poco mordedor). Se despierta después de miles de años para nada.  Mucho discurso y poca acción, y la poca acción tiene menos peso que una pluma en la película, no me gustó en absoluto,  para mí pasó con más pena que gloria. Magneto Sí que era un malo de quien cuidarse en las antiguas películas,  las mejores.

2- Mística nunca ha sido uno de mis personajes favoritos, en días del futuro pasado tenía muchísimo protagonismo con un papel aceptable,  pero por muy Jennifer Lawrens (espero haberlo escrito bien) que sea,  se pasan tres pueblos.  En esta película su personaje es plano y soso,  de principio a fin. La primera Mística de la trilogía antigua,  era un bellezón cuando no estaba azul,  pero detestaba pasearse con esa imagen,  pero incluso en el cartel publicitario vemos a Jennifer,  no a Mística.  Sin más que añadir,  un personaje que me resulta más bien molesto.

3- Tormenta para mi,  desde los tiempos inmemoriales de mi niñez (tampoco hace tanto tiempo) fue siempre mi personaje preferido.  Yo era Storm,  yo tenía sus poderes cuando jugábamos a superheroes,  además al ser un personaje de gran relevancia dentro de la "Patrulla X" , y ser una chica negra,  me sentía identificada. Yo quería tener el pelo blanco como ella,  y tomar decisiones bajo presión,  coordinar el equipo,  y salvar a los compañeros y a la gente con mis poderes meteorológicos, controlar los elementos te permite controlar muchísimas cosas.

4- Magneto,  ha sido durante todas las películas modernas,  el personaje gris,  ni blanco ni negro.  Todos sabemos perfectamente que Magneto odia a los no mutantes (eso nos incluye a toda la humanidad), pero por alguna razón sentimos alguna simpatía por ese malo malísimo que siempre quiere acabar con nosotros por considerarnos peligrosos,  y lo somos en realidad,  somos unos intolerantes con nosotros mismos,  y dejamos que las opiniones, la etnia y algo tan absurdo como el estatus social nos separe hasta el punto de matar i morir por ello.  Magneto siempre ha dicho que para tener paz hay que eliminar a los humanos.  Las otras entregas de las nuevas películas me han gustado mucho más,  incluso se barajó la posibilidad de hacer "Magneto,  orígenes", pero en vez de ser una película exclusiva sobre él,  fue más bien la de "X Men,  primera generación", la cual me sorprendió gratamente,  en ese momento me enamoré profundamente del actor que interpreta al Profesor X, pero ese no es el tema, sino que veo a este personaje cada vez más desaprovechado.  Ha ido involucionando a cada entrega. Exijo a un Magneto que esté a la altura y deje de ir por ahí lloriqueando,  la escena de venganza es una porquería,  yo quería ver muerte y destrucción,  pero aparece Apocalipsis y se la carga toda entera.

5- Quicksilver, como siempre, hace una escena surrealista,  pero a mí ya se me hace pesado, cargante,  sí que estuvo muy bien en "Días del futuro pasado", pero ya aburre como una vieja gloria,  y hablando de viejos,  el personaje parece más viejo (destruido) que su padre en la ficción,  fijaos bien,  es como un trentañero haciendo el papel de un chaval de 17 años. Ahí lo dejo,  un personaje que no está mal,  pero que no acaba de convencerme.

6- Mariposa Mental,  no tiene nada de Mariposa ni de mental,  pero bueno,  cada uno se pone el nombre mutante que le dé la gana.  En fin,  sin pena ni gloria. Nada más que añadir.

7- Profesor X, en su línea,  pero creo que el personaje podría haber dado más.

8- La joven Jean Gray, tiene su gracia verla de joven,  y ver cómo conoce a Scott,  pero me hizo falta un poco más de emoción.

9- Todos sabemos que Scott Summers es un chulo,  y además tremendamente guapo,  el primer actor que interpretó este personaje tiene (o tenía) todo para ser él,  él y también un príncipe azul,  pero ni hablamos de él,  que me voy del contexto.  Una cosa que caracteriza a Scott es su liderazgo y su coraje,  aquí lo veo muy verde,  claro,  es cuando se le desarrollan los poderes y debe aprender a controlarlos y tal,  pero aquí no se le ve madera aún.  No sé,  tampoco me convence mucho. 

10- A diferencia de "Civil War", creo que ahorran mucho en efectos especiales de calidad,  no sé si he sido muy dura o injusta con la película,  pero me niego a ser conformista y exigente, al final de cuentas la película deben hacerla para nosotros los fans.

En definitiva,  a pesar de que la película no cumplió con mis expectativas,  es una película entretenida,  quizás hecha para todos los públicos,  o un público joven y poco exigente. Aunque no pude conectar emocionalmente con ningún personaje,  a excepción de Magneto,  en una escena muy concreta (lo que hay entre nosotros es un amor-odio,  que nadie se meta), ningún otro personaje logró tocar esa fibra,  ni la de mis amigos,  pero claro,  ellos son unos tipos duros que no se dejan impresionar por niñerías. Comentamos un poco la película a la salida, y todos coincidimos en que Apocalipsis y sus cuatro jinetes (cosa que no queda muy clara en la película) eran unos villanos de risa,  y en qué Mística tuvo más protagonismo del que necesitaba,  es como si ella hubiera instituido a los XMen y los hubiera entrenado uno por uno,  además de reclutar a algunos.  Menos mal que en el coche,  devuelta,  nos reímos hasta más no poder, con una compañía tan grata podría ver cualquier película.

He sido muy dura en mi crítica porque esperaba mucho más sobre los personajes con los que crecí,  para mi fue un sueño hecho realidad el hecho de que trasladaran la serie de dibujos animados,  muy fiel al cómic,  a la gran pantalla.  Pero si no tienes mucha idea,  si eres fan incondicional, y quieres pasar un buen rato,  esta es tu película.
Es entretenida,  pero si puedes ir el día del espectador,  muchísimo mejor,  porque si la vas a ver con los ojos que la vi yo,  te lo encontrarás caro.

Dicho esto, ¿Para cuando la siguiente entrega?  :D