Translate

martes, 26 de marzo de 2013

malas de cuento

Hoy estaba totalmente en blanco, no sabía sobre qué escribir. Realmente en blanco, pedí consejo a dos compañeras de trabajo, las cuales se sorprendieron al saber que escribía un blog, jejjejeje.

Me dijeron, escribe sobre zapatos, y de paso haz una fotos a tus favoritos; otra me dijo, escribe sobre las rebajas, que son un timo, además, a ti te encanta ir de tiendas, y es verdad, me encanta, como me encantan los zapatos y los vestidos. Pero quería algo más trascendental, algo menos superfluo... De repente me puse filosófica y cómica al mismo tiempo y pasamos un rato divertido descartando temas mientras veíamos "La Sirenita". Entonces lo vi muy claro.

Me fijé una vez más en Ursula, la bruja que quiere robarle la voz a Ariel para robarle al príncipe y para vengarse del padre de la sirenita y hacerse con el control del mar. Hasta aquí todo bien, pero porque la mala tiene que ser gorda, fea y con una voz horrorosa?  Acaso los niños han de relacionar estas cualidades con la maldad o la envidia. Será cierto que las películas Disney están llenas de mensajes subliminales que interfieren en la mente de los niños o en su manera de ver el mundo. La madrastra mala, la princesa desvalida que necesita ser salvada, la envidia hacia la belleza de la protagonista, la ambición por el trono y el poder... Un sin número de cosas que son muy visibles cuando eres adulto, pero de las que no te percatas cuando eres pequeño.
La Sirenita, una de mis películas favoritas, cuando era niña la vi por lo menos 20 veces, es lo que hago con las pelis que me gustan, incluso me aprendo parte de los diálogos, y mi familia me critica por ello; en fin, me he desviado del tema, las pelis Disney, a parte de princesas delgadas y sumisas, tienen el encanto que a muchas nos gusta, nos encantan esos vestidos, esas historias románticas, y tantos bailes y alegría, y sin olvidar el " fueron felices para siempre".
El mundo Disney princesas ha evolucionado, con la película "Encantada" podemos ver una princesa distinta, una chica (que aun no es princesa, pero sueña con serlo) conoce el mundo real y se da cuenta que hay mujeres valientes, mujeres en igualdad de condiciones, mujeres independientes, trabajadoras, inteligentes y capaces de compaginar vida laboral, familiar y fraternal aunque sea un autentico caos. Mujeres fuertes y decididas, sin dejar de ser románticas y soñadoras, y también coquetas, aunque tiene claro que la belleza no es lo más importante, y que no se dejan controlar por la presión estética de los cánones de belleza establecidos por la sociedad consumista de hoy en día.

Bueno, que me emociono escribiendo

 como cabe esperar, un final feliz!