Translate

jueves, 31 de diciembre de 2015

Adiós 2015, adiós.

A escasas horas de terminar el día,  y con él este mes, y con el mes también el año,  creo que es el momento idóneo para compartir con vosotros algo que aprendí acerca de los maoríes leyendo los libros de Sarah Lark.

En la entrada anterior os decía que no leí tantos libros como me hubiera gustado,  pero tuve la dicha de leer otra trilogía de esta autora, en el último libro "Las lágrimas de la diosa maorí" explica como reciben el año nuevo los maoríes con la aparición de "Matariki" en el cielo, esto significa "los ojos de la diosa,  y es lo que conocemos nosotros como las pléyades.

Esta aparición tiene lugar sobre el mes de junio o a finales de mayo (lo que pude deducir del libro). Quiero explicar esto de manera breve, ya que el tiempo apremia en este caso,  el 2015 ya está muriendo.

Los maoríes el día de la celebración del año nuevo ríen,  agradecen y lloran.  Lloran todas las amarguras del año,  lloran a todos los seres queridos qu3 han marchado durante ese año,  lamentan los fracasos,  pero sanan su corazón y se preparan para recibir el año nuevo libres de cargas,  sin equipaje demás,  y sin dolor.  Luego ríen y bailan todos juntos esperando y confiando en que el año nuevo será mejor,  trae nuevas oportunidades para realizar proyectos y mucha ilusión por vivir.

Si tienes que llorar pues llora,  si has de reír hazlo,  agradece siempre,  y prepara tu corazón para el nuevo año.

FELIZ AÑO NUEVO!

31/12/15. Haz que sea memorable.

Todos estamos muy enredados con las fiestas,  algunos con el trabajo,  otros con la familia, pero el tiempo pasa para cada persona.  Como dice el proverbio "el sol sale sobre justos y pecadores".

Este ha sido un año de grandes cambios en mi vida,  formalicé mi relación con Mike,  ese chico que hace poco más de un año me dijo que todos los bolsos eran iguales, ha recorrido conmigo este año,  siempre ha estado ahí para apoyarme cuando lo he necesitado,  y en él descubrí una fantástica persona con unos principios sólidos y muy buenos valores; cambié de tener un trabajo estable que me gustaba mucho a estar sin empleo,  pero aun así todas las cosas han sucedido por algún motivo,  y todo lo sucedido me ha llevado hasta aquí.

Puedo cerrar el año tranquila,  aunque no he aprovechado siempre el tiempo,  no he escrito tanto como me hubiera gustado,  ni leído tantos libros como deseaba,  pero sí he sido feliz.  


Toda mi familia está bien,  y a día de hoy,  hemos podido celebrar las fiestas juntos.
Además mi niña todavía mantiene la inocencia de la navidad,  la inocencia en todos los aspectos. 

Hemos estado en lugares jamás soñados,  los cuatro parques de Disney World,  varios estados de los Estados Unidos,  vacaciones en Orlando,  Naples, que se convirtió en nuestra segunda casa, y la familia Nova Diaz en nuestra segunda familia,  pude volver a ver a nuestra segunda mamá en New Jersey, y a mis hermanas,  y pasar una semana alucinante en New York...

Quizás no he escrito ni leído tanto como quería haber hecho,  pero he vivido intensamente.

Tengo miles de fotografías,  pero os puedo asegurar que los momentos más memorables,  más mágicos,  más divertidos y más emotivos no están plasmados en una fotografía.  Las mejores vivencias quedan en nuestra mente y corazón.

No podría elegir un momento favorito del año,  y muchas muchas cosas las volvería a hacer sin duda; otras tantas no las hubiera permitido.  De todo he aprendido.

Muchas personas han salido voluntariamente de mi vida,  por lo que han perdido el papel importante que representaban en la película de mi vida,  pero han habido nuevas incorporaciones.
A todos ellos les digo gracias,  en especial al corner de atención al cliente, a Yudelka Mercedes,  Dayté y Karina... y si me olvido de algún nombre,  que se reporte!

He redescubierto viejas amistades como mi amiga Yuset, mi ptima Melanie, mi amiga Juana o mi hermana Scarlet.

Gracias a mis amigas de siempre por estar siempre presente: Dalyeris, Aura, Naomie, Nara, Alba y Eli.

Nuevas maneras de hacer las cosas,  formas diferentes de pensar,  todas válidas y enriquecedoras.

Ha sido un año memorable,  doy gracias a Dios cada día porque no he recibido ninguna mala noticia,  porque todos estamos bien,  y porque nos da la oportunidad de seguir adelante con nuevas ilusiones. 

No escribiré ningún objetivo este año, sólo deseo tener el corazón lleno de amor,  paz,  alegría y felicidad,  y poder compartirla con los que me rodean.

Feliz año nuevo a todos!  Tenemos muchos días por delante para hacer realidad nuestros sueños.  Vamos a por ello!!!

jueves, 24 de diciembre de 2015

Una de película: Marte.

Cuando vas al cine a ver una película que realmente quieres ver,  dentro de ti se mueve una emoción especial.  Eso me pasó con la película Marte, tenía muchas ganas de verla,  básicamente por la curiosidad que generaba en mi el hecho de que Matt Damon tuviera que sobrevivir en el planeta rojo.

La película empieza en Marte, están en una misión y deben darse prisa porque tienen que despegar antes de que una tormenta destruya o estropee la nave.  Hasta aquí todo normal. Todo sea dicho,  cuando vas a ver esta peli ya sabes que le dejan en Marte,  pero aún así quieres saber cómo y por qué.

Me sorprendí a mi misma diciendo: no por favor,  esperadle! Luego pensé- he venido a ver que pasa a este hombre sólo en el planeta, si no le dejan, no hay película.

Me sorprendió muchísimo la capacidad de organización y de adaptación que tiene el personaje desde el primer momento, cuando se despierta y está totalmente solo.

Yo me ponía en su lugar y estoy totalmente convencida de que el momento en el que se agotara la última ración de comida o agua,  sería el principio de mi fin.  Hay varios puntos que me llamaron la atención:

- Detección del problema.  Está solo en Marte y debe iniciar un plan para sobrevivir el máximo de tiempo posible.

- Elaboración del plan, cálculo e inventario de todo lo que tiene dentro del campamento.

- Manos a la obra!
 
El personaje es consciente de que no puede vivir para siempre en es situación,  pero aún así,  elabora un plan para no morir. Sabiendo que puede fallar cualquier cosa,  y con una fuerza de voluntad y un optimismo brutal. Mantiene la sonrisa casi siempre,  y a penas se desespera o entra en pánico.

Yo hubiese pasado la primera semana llorando y durmiendo,  llorando y durmiendo como si estuviera sola en el mundo... tendría un motivo para hacerlo porque estaría sola en el mundo.  Y lloraría una y otra vez.  Sentiría miedo,  angustia y desesperación... sobretodo desesperación.

Pero el protagonista no actúa así,  se impone una rutina y trabaja muy duro para no morir, es metódico y organizado,  y lo consigue.

Derrocha optimismo, en momentos tan difíciles,  se puede sobrevivir,  se puede,  si te empeñas puedes,  si consigues los medios,  la mente fría, te ciñes al plan y te adaptas a los cambios, y si el plan cambia tú buscas alternativas,  pero no te rindes jamás. 

Me gustó bastante la película,  es una peli que sabes como empieza y como termina,  pero aún así te atrapa.  Entras en la sala sabiendo el principio y el final,  y aún así disfrutas del viaje.

Recomendable...

jueves, 17 de diciembre de 2015

Una de cine: ocho apellidos catalanes.

Para empezar,  no es que me arrepienta de haber pagado el precio del cine de fin de semana por ver la película... pero me faltó una carcajada sincera.

Cuando fui a ver "Ocho apellidos vascos" con mi amiga Abby, nos reímos muchísimo,  cada tópico era exagerado, y para mi, una gran comedia, fresca, original y trabajada.  No trataba de grandes sentimientos, que los había,  sino más bien rondaba el absurdo,  y el absurdo como comedia es una pasada,  y se nota cuando está muy bien trabajado y se hace desde el cariño y desde la risa.

Rosa Maria Sardá, que normalmente me gusta mucho,  me pareció un poco floja.  Podía haber sacado més suc al papel de la iaia catalana.

Berto Romero me parece que está un poco estancado en sus papeles cómicos,  y me parece repetitivo.  No sé si querían dar un aire internacional,  porque casi todas sus frases las traducía al inglés en plan post moderno,  a mí no me hizo mucha gracia,  pero en conjunto no desentonaba.

Clara Lago tampoco me pareció excesivamente Nada. Pasa sin pena ni gloria en su propia película.

Karra y Carmen Machi creo que tuvieron un poco más de peso,  pero es que son grandes actores,  aunque creo que también podían haber dado más juego.

Los amigos sevillanos pintan más bien poco,  lo mismo que la guardia civil que no pinta absolutamente nada.

No sé si es que fui al cine con mucho expectativa, pero estando en Cataluña,  no podía faltar una persecución absurda por Barcelona, creo que encuentran el pueblo con demasiada facilidad,  yo quería más catalán en los diálogos... y así una larga lista.

Me fastidia soberanamente que me tomen por idiota,  y que,  aprovechando el tirón de una gran película como es "ocho apellidos vascos" me cuelen un producto hecho a toda prisa y con poca gracia. 

Yo no sé si realmente hacía falta hacer esta película,  según Mike,  es una película hecha para recaudar en taquilla,  con el precedente de la anterior,  no hacía falta matarse mucho para que la gente pague por ella. Una lástima,  ya que tenía todos los puntos para ser una excelente comedia.

La cuestión del racanismo catalán también podía haberse intensificado más,  así como en la primera se marcó mucho la cantidad bestial de comida que se sirve en el país vasco, doy fe de ello.

En fin,  no es que ahora me arrepienta de haber ido a ver esta película al cine en fin de semana,  porque me reí,  y la compañía era inmejorable,  pero esperaba un poquito más de por favor.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Una de películas: hotel transilvania 2

Por primera vez en varios años pudimos disfrutar de la fiesta del cine!  Esos tres días entre semana que las entradas salen a 2.90€, un sueño hecho realidad para cualquier cinéfilo o cinero. En mi caso,  contaba los días,  era el primer año que no tenía que ir a trabajar.

Pero al planear el viaje a Madrid no lo tuve en cuenta, y no sabía si era un asunto de territorio nacional o sólo para Cataluña. Pero mi prima Melanie tenía esa misma preocupación pero a la inversa,  cuando me pidió que me registrara para la fiesta del cine yo ya hacía tiempo que tenía mi acreditación. 

Decidimos ir al centro comercial Príncipe Pío,  y la fila del cine estaba abarrotada! No cabía un alfiler.  Nosotras queríamos ver "la cumbre escarlata", y Gabi quería ver "hotel transilvania 2", porque decía que era una película infantil,  y con ese argumento ¿quien puede decir que no? Aunque no fuimos nosotras las que decidimos, sino el azar y el destino,  ellos quisieron que se acabaran las entradas para todas las demás películas,  menos para una que no me acuerdo,  y la susodicha. 

Gabriela ardía de emoción porque habíamos elegido su película,  yo iba con ganas porque soy una super fan de las películas de dibujos animados,  había visto retazos de la primera película en compañía de los niños del colegio donde trabajaba (nadie se hace una idea de lo mucho que los echo de menos) y me gustó.  Estaba segura de que iba a disfrutar, aunque sólo fuera viendo disfrutar a mi niña, pero no tenía claro si a Melanie le iba a gustar. 

Una vez dentro pude ver las primeras risas,  y ya me quedé más tranquila. 

Disfrutamos de un rato agradable, y la película no nos decepcionó.  Es la continuación natural de la primera,  y trata temas tan importantes como las parejas mixtas (diferentes procedencias y culturas), la familia política por ambos lados, cómo influye en las parejas el comportamiento de la familia,  y también nos muestra lo hermoso que es aceptar a cada uno tal cual es,  sin tener que cambiar tu esencia solo para que te acepten.  Algo tan importante como la llegada de un nuevo miembro de la familia, y todo lo que conlleva. 

Me gustó bastante,  y no por mi debilidad por los vampiros, sino porque es una comedia fresca y original para todos los públicos, combina lo clásico de la historia con elementos muy modernos. 

Muy recomendable.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Qué buena cara tienes! Lo que hace el maquillaje

Hoy me he levantado con unas ojeras increíbles! Pero me preocupaban poco,  ya que, por suerte o por genética,  por mala cara que tenga a primera hora,  siempre va a menos...

Me acosté a eso de las 23.00h, y me puse a leer,  ahora estoy con el tercer libro de la trilogía de Sarah Lark cuyo primer libro es "hacia los mares de libertad"  (a la sombra del árbol kauri es el segundo), y el tercero se llama "Las lágrimas de la diosa maorí". Cómo ya sabéis,  están ambientados en Nueva Zelanda,  aunque en el primer libro podemos ver Londres e Irlanda,  y una parte de Australia.  En este último nos meteremos en la guerra de los bóers, en África.  Pero no os quería hablar del libro!!!

Está comprobado, según mis propios estudios sobre mi comportamiento,  que cuando leo escribo más.  Hay una parte de mi cerebro que necesita descargar información,  ya que está recibiendo demasiada (eso creo), o simplemente es la necesidad de compartir y transmitir.

Me quedé hasta las mil leyendo, porque me iba diciendo a mí misma - va, un capítulo y ya está.

Me desperté media hora antes de que sonara la primera alarma que tengo,  supongo que por el mal sueño que tuve, no lo explicaré en público,  quien quiera saber de qué se trata que me pregunte en privado.  Pues cuando me levanté con la segunda alarma,  cansada y con sueño,  y me miré al espejo con mis super ojeras pensé: vaya cara nena.

En ese momento me vino a la memoria una frase que me dijo una chica pocos días atrás,  después de la cena de las mamis, al día siguiente tenía los efectos secundarios de la resaca, pero fui mejorando con los minutos,  me pasa siempre,  me despierto hecha un cromo y después mejoro. Ella me dijo: -Qué buena cara tienes,  lo que hace el pote (maquillaje en crema para tapar imperfecciones de la piel).- Iba con Mike en ese momento y me reí,  poco después nos sentamos a comer y él estaba furioso.  Dijo que por qué me había dicho eso,  que si no se había visto en el espejo,  que si tal, que si cual...

Yo seguía riendo porque ni siquiera me había maquillado ese día,  no porque por la mañana no me hiciera falta,  sino por pereza.

Mike, indignado por el comentario,  me decía que por qué las mujeres éramos tan crueles unas con otras,  y no es la primera persona que me lo dice,  al final voy a tener que pensar que es verdad...

Creéis que somos crueles?  Que siempre queremos ser la abeja reina de la colmena?  Que si no logramos llamar la atención favorablemente hacemos lo posible por hacer parecer mediocres a las demás?  Nos odiamos a muerte?  Las mujeres odian a las que son más guapas,  más inteligentes, más llamativas?  Solemos mentir para quedar bien en cuanto al aspecto físico de otra,  y luego criticamos por la espalda?

Si las respuestas son afirmativas en más de una pregunta,  argumenta.  Por qué crees que es verdad?

El tema principal no era este,  pero así pasa con la inspiración,  es muy caprichosa.  Feliz tarde!

martes, 17 de noviembre de 2015

Madrid, Madrid, Madrid....

Hace un mes publiqué unas fotos de nuestros viaje a Madrid. Hacía exactamente 6 años y tres meses desde mi última visita a la capital de España,  y desde hacía un par de años que me iba repitiendo que tenía que volver.

Aquel verano del año 2009 hice el viaje en circunstancias muy distintas,  con el padre de mi hija,  nos habíamos dado cuenta un mes antes de que estaba embarazada,  ya pasaba los tres meses y los malestares iniciales (ausencia de hambre) ya habían terminado.  Fue un viaje muy bonito,  conservo unos gratos recuerdos, y creo que eso me condicionaba un poco a la hora de volver. 

La vida cambia con el tiempo,  y tenemos que adaptar nuestra forma de vida a ello,  no podía permitir bajo ningún concepto que los recuerdos me amargaran la estancia en esa ciudad que tanto me gusta.

Bueno,  empiezo con el verdadero contenido de la entrada del blog.
Cada vez que voy a Madrid me hacen esta pregunta: Qué te gusta más,  Madrid o Barcelona?
Odio profundamente que me hagan esa pregunta,  nadie sabe hasta qué punto.
Por qué tengo que elegir? Por qué tengo que puntuar una u otra? 
Para nadie en el mundo es un secreto que Barcelona es mi ciudad,  la que me acogió hace 19 años y en la que he crecido (literalmente y como persona), pero por qué no puedo visitar Madrid sin que me hagan esa pregunta?
Madrid me encanta,  me sentí muy bien,  e incluso caminaba por sus calles como una ciudadana más,  y mira que el metro es un poco complicado,  pero si no me perdí en New York,  no hay ciudad en el mundo que se me resista.

Mis grandes descubrimientos:

Madrid Río... no sé exactamente si fueron los 23°c en noviembre,  un paisaje precioso,  un cielo azul o los más de 5 kilómetros desde Legazpi hasta Príncipe Pío (no los hice caminando). Pero yo sólo quería estar ahí,  un rato cada día,  el resto del día por la plaza del Sol,  rebosante de vida y cultura; o en la Gran Vía,  es mi calle favorita como buena urbanita, lo digo con la cabeza muy alta,  yo florezco en las cities, en el campo me pasa lo contrario, en la Gran Vía estuvimos todo el día de shopping con mi prima Melanie, tiendas y más tiendas,  os imagináis?  Se juntaron el hambre con las ganas de comer. Y hablando de comer,  fuimos al Vips,  en Barcelona sólo hay uno,  y está en la maquinista;  comimos como princesas,  y como tal nos trataron,  mi prima dice que debimos caerles muy bien porque en el postre nos pusieron ración doble de helados. Aunque para comida rica la que prepara mi tía Melania.

por la tarde noche el paso obligatorio por el espacio gourmet del corte inglés,  una impresionante terraza para tomar algo,  y dentro dispones de diferentes espacios para comer y beber, desde sushi hasta pinchos vascos,  y los mejores helados que he probado jamás.  Lo descubrí gracias a mi amiga Pilar y su marido, una amiga del instituto con la que compartí mucho más de lo que creía,  una maravillosa persona con una fantástica familia.

Y dentro del parque del Retiro Mike nos llevó a la Rosaleda.  Qué preciosidad,  rosas de todas las clases y colores que,  a pesar de estar en otoño,  un otoño atípico y espectacular,  estaban preciosas,  con olor a rosa auténtica,  no como las que compras en sant Jordi,  un olor que te embriaga y hace que lo veas todo más hermoso aún.

Paseamos por el retiro,  aunque ya lo había hecho muchas veces,  nunca con ellos,  Mike me descubría los rincones favoritos de su ciudad, y Gabi descubría algo nuevo,  con aquellos enormes ojos llenos de curiosidad,  no paraba de hacer preguntas.  Esa tarde la pasamos en grande,  y acabamos de tapeo por el centro.  Me enamoré nuevamente de una ciudad distinta siendo la misma.

Volviendo a Madrid Río,  es un espacio donde puedes hacer deporte,  pasear,  tomar algo,  patinar,  ir a jugar con los niños y no tan niños;  también justo en la zona de Legazpi se encuentra "el matadero", sí,  yo también puse cara de espanto recordando la descripción de un matadero hecha por Donna León en el libro La palabra se hizo carne, pero nada más lejos de esa ficción. El matadero es un espacio cultural alucinante,  donde reúnen un museo de artistas nuevos,  club de lectores (la casa del lector), una cantina,  teatros y filmoteca,  zonas para la botánica, y mucho más, si tenéis ocasión antes de viajar a Madrid mirad en Internet el programa de actividades del Matadero, y debe ser una visita obligatoria,  en serio. Eso en primavera debe ser gloria bendita.

Hay tantas cosas que quisiera escribir sobre este viaje,  por ejemplo que en el Vips tienen una pizza de galleta y helado!  Una auténtica locura!  Donde se ha visto eso? 
O que en el bus de transporte público hay wifi, cosa que el ave no tiene,  o que cuando tomas una caña tienes una tapa totalmente gratis!  La gente por lo general es super agradable, y te hacen sentir como en tu casa. 

Si tuviera que decir algo malo?  La relación calidad precio del transporte público: no está integrado como en Barcelona,  una t10 son sólo 10 viajes y ea más cara,  el metro pasa cada medio siglo,  es más estrecho y por lo tanto más incómodo,  pero allí conoces gente, porque nadie duda en hablarte.  Y algo que tampoco me gustó es que la parada de metro Sol ahora se llama Vodafone Sol, o viceversa,  pero me pareció un poco feo...

Un viaje memorable lleno de fantásticos recuerdos.  Gracias a gente tan maravillosa como mi familia Cancú, wn especial mi prima Melanie, mi amiga Pilar y su familia, y por supuesto Mike. 

Sospecho que pronto volveré,  no creo que vuelvan a pasar otros seis años.

domingo, 11 de octubre de 2015

La increíble pero cierta historia de cuando salí con un modelo

Lo bueno de ser single entre 25 y 45 años en una ciudad como Barcelona es que puedes conocer una gran cantidad de personas,  muchas de ellas interesantes,  otras pasan sin pena ni gloria,  unas se convierten en grandes amigos y a otra las quieres sólo como amigo de otras personas a las que tú no conoces ni tienes la intención de hacerlo.

Puedes ir quedando con uno y con otro hasta que llega el definitivo (por el momento), eso del definitivo es relativo,  pero no vamos a ponernos profundos ahora... La idea es explicar algo fresco, nuevo,  divertido y distendido.

Un día en esa página de ligar me llegó una solicitud para hablarme,  cuando vi la foto de perfil casi me caigo de la silla. 
-Madre mía!  Pero qué guapo!

Yo, que soy muy escéptica con eso de la foto de perfil, me  puse a Indagar inmediatamente en su perfil,  hacía mucho tiempo que no veía un chico tan guapo,  y hacía mucho tiempo que no veía un chico tan guapo interesarse en mí... y no es que los que se me acercaban eran feos, sino que este chico era realmente impresionante. Salía una foto sólo con unos vaqueros,  qué harían babear hasta a una monja,  una con un traje impecable como esos de las películas románticas,  otra más normalita.

Labios carnosos,  ojos  marrones verdosos, grandes y expresivos,  envueltos en unas pestañas muy negras y largas que le daban un aspecto soñador,  un toque bronceado, pelo muy negro y abundante,  vamos,  lo que diríamos un bombón. Tenía un cuerpazo muy trabajado pero no exagerado,  y una sonrisa espléndida que te hacía sonreír sólo de admirarla.

Acepté su solicitud para hablar,  a pesar de que sólo tenía 25 años,  pero cómo iba a rechazar esa oportunidad?  Entonces hablamos.  Hablando me di cuenta de que era muy muy joven y majo,  pero sobretodo joven,  cosa que en un futuro cercano podría ser un problema.

Lo primero que le dije fue:
- Tú eres consciente de que tengo 30 años y una hija?

Me encantan los críos! - me contestó.
Me quedé hipnotizada (o idiotizada) mirando el móvil y preguntándome si el hombre perfecto existía tenía que ser como ese.

Me explicó que trabajaba de modelo,  hacía prácticas en un gimnasio (todo esto viene porque acabo de salir del gimnasio con mi prima y me siento generosa, tanto como para explicar esta historia tan íntima) porque había hecho el módulo superior de actividades deportivas,  y que además trabajaba en una tienda de moda... chico guapo y activo!
El caso es que intercambiamos los teléfonos y empezamos a hablar y hablar,  era agradable,  pero no podía evitar sentir una ternura que no era normal.

La noche de la shopping nigth Naomie y yo nos fuimos de tiendas y le envié un mensaje para ver si le tocaba trabajar,  así podría verlo en persona,  tuvimos suerte, y además quería tener un testigo presencial por si me desmayaba o me quedaba muda delante del chico.  Naomie ya se refería a él como mi novio,  y a mi me entraba la risa tonta.

Pasamos por la tienda Guess, las dos somos muy fieles a ella,  y ahí tomamos un botellín de Codorniu,  y después nos dirigimos hacia donde trabajaba el bombón.  Antes de entrar me empecé a poner nerviosa: "Cómo tengo el pelo?  Espera que me pongo pintalabios,  un momento. "- Naomie me dijo: entramos ya!

La tienda estaba llena hasta los topes,  tanta gente a las 00.30h paseando por el centro.  De repente se detiene el tiempo,  bueno,  no se detuvo del todo,  pero todo empezó a ir a cámara lenta;  ya no me molestaba el ruido de la multitud,  ni la música tan alta que había en la tienda,  ni siquiera me molestaba que la gente me empujara para pasar,  porque ahí estaba él viniendo hacia mí. Tan guapo como en las fotos, mientras se acercaba sonreía, Naomie me daba golpecitos en el brazo para que espabilara, y yo estaba como cegada mirando al bombón...
- guapísima! Que tal?- me dijo mientras me daba dos besos.

- muy bien!  Aquí dando una vueltecita!
Naomie -bombón,  bombón- Naomie,  así los presenté (bombón no es su verdadero nombre).

- nos indicó donde podíamos tomar un gintónic, y cruzamos tres palabras más. 

Al cabo de una semana volvimos a quedar para tomar un café,  digo café porque yo tomé un café.  Él tomó un colacao. Sí,  un colacao. No le gustaba el café,  eso era para personas mayores.

Hablamos mucho rato,  y todo el rato me decía: Qué carita más bonita!

Mientras hablamos me di cuenta de que empecé a sentir una ternura profunda,  la misma que sentía cuando llegaba al trabajo y me abrazaban todos los niños,  me lo imaginaba como uno más, todo bonito,  entonces sus palabras empezaron a sonar como las de un niño,  de repente me di cuenta de que no podría ver más que un niño.  Uno de 5 años,  de esos que cada día me decían: Ruth,  avui estás molt guapa!

Qué rabia!  Si al menos se hubiera tomado un dichoso café

jueves, 1 de octubre de 2015

Una segunda oportunidad

Normalmente no suelo ir dos veces a un restaurante/bar/cafetería si la primera vez no me causó buena impresión, pero esta vez era una cuestión de supervivencia:

Había quedado para comer con Mike,  entre que llegué tarde,  una cosa y la otra, nos dieron las 16h y pico, la verdad es que el tiempo se detiene cuando estamos juntos,  para nosotros,  porque para el resto de las personas el mundo sigue girando igual.

Yo estaba muerta de hambre,  desde la 13h que tenía hora en la seguridad social para hacer unos papeles, y después tenía que ir a la tesorería,  y más cosas... nunca me iba a imaginar que cuando no tuviera trabajo tendría tan poco tiempo, las horas pasarían volando y los recados se multiplicarían,  haces tres y surgen ocho,  y así cada día.

El caso es que las cocinas de los restaurantes ya estaba cerradas y yo empecé a ponerme nerviosa, tenía que ir a clase y tenía hambre,  no quería esperar a que Mike cocinara porque quería estar ese rato con él disponible para mi y no en la cocina,  y aunque íbamos a tardar seguramente lo mismo que en un restaurante seguro que yo me iba a poner más nerviosa esperando.

Me dijo que nuestra única opción era ir al chino porque tenían la cocina abierta todo el día,  pero a mi no me apetecía nada,  hace siglos que no voy a un chino,  y ese no era el día más indicado para ir, le dije que definitivamente el chino No. También teníamos como opción una hamburguesería,  pero para ser sinceros,  no me gustan tanto, a diferencia de él que es un amante, yo quería algún plato caliente.

Al final acepté de muy mala gana ir al chino,  y aún sabiendo que podía sentarme mal la comida, se suponía que era nuestra única alternativa,  yo seguía  dudando de que fuera la única,  pero no quería discutir,  sólo quería comer.

Cuando llegamos a la puerta del chino vimos como cerraban la puerta del restaurante delante de nuestros ojos.  Hice un gesto dramático de "¡¿por qué?!"
Seguro que tenía que haber otra alternativa,  le pregunté si el restaurante Mabel estaba cerrado (ese en el que meses atrás me había tomado el segundo peor café de Barcelona)  y me dijo que el restaurante no,  pero la cocina si.  Le dije que al menos nos podrían hacer un bocata, ya me daba un poco igual la verdad,  era cuestión de supervivencia.

Así que fuimos y nos atendieron super amables, nos dieron la carta de bocadillos y platos combinados,  que ahora se llaman Brunch... tomamos un Brunch con un par de cañas.  Yo pedí pescado a la plancha con salsa tártara, ensalada y patatas fritas y él bistec,  huevos y patatas fritas... no creo que haya sido por el hambre,  pero estaba realmente bueno,  y el servicio muy correcto,  la relación calidad precio muy interesante. 

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas,  pero para mí esta segunda parte ha sido la mejor.  Estoy segura de que volveré.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Próxima parada: aeropuerto internacional de Miami

Saliendo de la aduana con el sentimiento de haber sido timada por los agentes que se quedaron con mi jamón,  pensé que podría haber sido peor, fuimos corriendo para facturar las maletas.

Yo arrastraba las dos grandes y Gabi la de mano,  la pobre corría detrás de mí y ya estaba cansada.  Cuando llegamos a la fila para facturar estaban llamando a los pasajeros que iban a California,  esa era su última llamada.  Cuando llegamos a la fila entonces me di cuenta de lo difícil que sería comunicarme sin hablar inglés.

Me colé como pude y con toda la cara del mundo y me acerqué a un chico,  Gabi me esperaba a unos pasos de distancia,  le dije amablemente que teníamos que llegar a Miami y que nuestro avión estaba a punto de salir, dicho esto le di los billetes,  él buscó información en el ordenador y meneó la cabeza,  introdujo unos datos e imprimió un papel,  tachó el billete anterior y me dio otro nuevo... yo estaba desconcertada porque aún pensaba que teníamos tiempo de tomar el avión de las 20.30h, pero no. Porque las maletas aún no estaban facturadas y quedaban unos 5 minutos para el despegue,  así que nos dio para el siguiente vuelo,  pero todo eso no lo supe hasta que llegamos al gate número 5, que fue la información que más recalcó.  Fuimos corriendo a la puerta de embarque y aún teníamos que esperar dos horas!

Vaya,  a esperar y esperar.  Fuimos al lavabo,  paseamos,  comimos y seguimos esperando.  Cuando llegó la hora me acerqué al mostrador y había retraso.  El avión estaba ahí,  pero entraba y salía gente.  La azafata anunció que el embarque se retrasaría 40 minutos,  tras 40 minutos otros 40, y tras esos 40 una hora y media.  Gabriela en un momento se sentó en el suelo y se durmió,  sentí una pena profunda y no tenía forma de comunicar a mis amigos el retraso.

Cuando logramos embarcar tres horas después,  parecía que estábamos en el polo norte,  hacía un frío increíble dentro del avión,  se podía cortar el aire acondicionado en cubitos de hielo.  Las dos nos dormimos heladas,  yo intentando calentar como podía a la niña,  sentí miedo de que se enfermara.

Cuando llegamos al aeropuerto internacional de Miami,  buscamos las maletas y salimos.  No había nadie esperándonos,  lo que más temía se había hecho realidad.  Buscamos por todas partes,  salimos y entramos,  y Gabi ya no podía con su cuerpecito huesudo,  estaba fuera de combate.  Tenía que cargar con las maletas y hacerla andar a ella medio dormida. Intenté varias veces llamar desde una cabina y solo me salía la voz de la operadora diciendo no sé qué de esta llamada,  pregunté a gente como tenía que marcar y las monedas que tenía que meter y nadie me daba una respuesta.  En aquellos momentos sentí mucho miedo,  pero muy dentro de mi sabía que saldría de esa situación.  Subí a la tercera planta y me quedé donde habían unos sofás,  la Gabi se puso a dormir en uno de ellos,  yo hablé con una señora para ver si me dejaba llamar,  pero me dijo que estaba esperando una llamada y no tenía batería.  Yo ya estaba totalmente desesperada,  y pedía a Dios un salida,  estaba exhausta y no podía pensar con claridad.

Pasó un señor,  su nombre es Armando,  un señor cubano que trabaja de limpieza  del aeropuerto,  le expliqué la situación y se me aguaron los ojos, aunque pude contener el llanto.  El hombre me dijo que nunca había visto un número tan largo y tal,  entre tanto vino otra señora cubana y él le explicó,  ella le dijo que marcara todos los números y él lo hizo.  Se comunicó con mi amigo Trixid, y le dio las coordenadas de donde estábamos.  Yo respiré y entonces sí se me escaparon las lágrimas viendo a Gabi dormir en aquel sofá y sabiendo que dentro de un par de horas todo estaría resuelto. 

Di gracias a Dios por haber puesto a aquel hombre en mi camino como un ángel.  Me puse al lado de la niña y no pude evitar dormirme un rato.  El señor Armando se paseaba por ahí para comprobar que estábamos bien,  a las 6.00h acabó su turno y vino a despedirse,  nos dijo que no nos fuéramos de ahí que mi amigo nos iba a recoger.  Una hora después llegó Trixid,  nunca me había alegrado tanto de ver a alguien,  y así mismo se lo dije.  Le expliqué la odisea y él me explicó la de ellos también.  Una falta de coordinación terrible

Pero todo había terminado bien,  al poco rato de estar en el coche llamó el señor Armando y le dijimos que estaba todo resuelto y le dimos infinitas gracias. Nunca me olvidaré de ese hombre y lo que hizo por nosotras en aquel momento.

Trixid nos llevó al Starbucks a buscar un café,  ese fue el principio de nuestra historia en Estados Unidos de América.

viernes, 18 de septiembre de 2015

La increíble pero cierta historia de cómo entramos en Estados Unidos de América

Después de más de dos semanas en España tras pasar las vacaciones de nuestra vida hasta el día de hoy, creo que ya va siendo hora de escribir al respecto.  Allí me costaba un poco hacerlo, porque estaba viviendo muchas experiencias,  además tenía limitación comunicativa y a la Cookie 24/7,  bueno,  todo eso suena a excusa y precisamente eso es lo que es. 

Ahora, después de varias semanas en casa,  tengo todo más ordenado en mi cabeza y me gustaría ser capaz de explicar algunas de nuestras vivencias.  Los amigos más íntimos y la familia ya han oído algunas anécdotas, pero yo quiero explicar otras tantas.  Para ello voy a empezar por el principio.

Después de 9 horas en el avión que salió de Barcelona dirección Charlotte, Carolina del Norte,  y después de haber visto tres películas: Los vendedores,  fast&furius y una comedia de Sofía Vergara (material para otra entrada de blog), llegamos a Estados Unidos!

Estábamos emocionadas aunque nos faltaban dos horas para embarcar hacia nuestro destino final: aeropuerto internacional de Miami.

Salimos del avión felices al igual que el resto de pasajeros,  que eran muchos. Nos topamos con una enorme cola,  aquello era inmigración; pensé menos mal que vamos con tiempo de sobra... mal pensamiento.

La fila avanzaba a paso/hora, es una exageración,  pero nunca había visto una fila ir tan lenta,  y eso que estamos acostumbrados a hacer fila en todas partes.  Empecé a preocuparme un poco porque ya era totalmente consciente de que ya no me encontraba en la seguridad de mi país de procedencia, ni siquiera de mi país de origen, y por lo tanto no me iba a poder comunicar con fluidez,  todos mis sentidos estaban puestos en intentar entender lo que me preguntaran para dar una buena respuesta. La angustia fue creciendo por momentos cuando estaba a punto de llegar nuestro turno. Cuando estábamos en la línea esperando la entrevista con el agente de aduanas,  se nos acercó una trabajadora que nos tenía que indicar el número de mesa/salida que nos tocaba, y lo hizo en español.

Cuando llegamos a donde estaba el agente,  era como uno de esos policías negros de las películas,  más bien guapo y de aspecto serio.  Me preparé mentalmente para ofrecer la más radiante de mis sonrisas a pesar del cansancio,  el tiempo de cola,  las veces que tuve que repetir "Gabi baja de ahí", "Gabriela deja eso", "Gabriela ven aquí", "niña,  haz caso", "una tontería más y verás", "Gabriela deja esas maletas"... a pesar de que durante esa larga espera la niña estuvo más movida que durante todo el viaje... mi más radiante sonrisa.

Buenas noches.  El agente empezó a hablar en inglés (obvio), y me preguntó el motivo del viaje, al ver que me costaba seguirlo empezó a hablar en español de aquella manera,  pero peor era nada.  En aquel momento me acordé de las innumerables veces que Mike me había dicho que teníamos que mejorar mi inglés, le dije que era la primera vez que viajábamos a USA y que estaríamos un mes de vacaciones en casa de unos amigos. Me preguntó si llevaba comida,  dudé un momento,  aunque me lo preguntó en inglés lo había entendido bien,  entonces él me dijo: comida.

Ahh, sí.  Llevo olivas, vino tinto y blanco, y jamón ibérico. 

Puso una cara algo extraña, pero asintió.  Me pidió la huella,  me pidió que mirara un escaner ocular,  saludó a Gabriela y selló los pasaportes,  me devolvió la hoja de aduana con una gran "A" escrita. 

Welcome to Unite States, me dijo sonriendo amablemente, y yo le devolví la sonrisa. 

Había oído hablar mucho del deficiente y antipático servicio de aduanas de los Estados Unidos,  pero a mi en aquel momento no me pareció ni deficiente ni antipático,  más bien algo cálido y empático. Lo agradecí en el alma. 

Siguiente paso: ir a buscar las maletas y volver a facturar.

Cuando íbamos a salir de aduana con las maletas,  corriendo a toda pastilla,  nos detuvo otro agente del aeropuerto, tiene que pasar por aquella sala- me dijo.
Venga a correr otra vez,  tic-tac...

Llegamos a la otra sala y habían dos agentes altos y robustos que me indicaron que abra la maleta donde llevaba el jamón.  Precisamente era la que tenía un candado de combinación.  Primer intento fallido,  no sé qué me pasaba,  pero no podía abrir la maleta, supongo que de los nervios por perder el vuelo de conexión, los nervios por no entender bien a los agentes, que, por cierto,  se empeñaban en hablar una mezcla de español e inglés, todo hay que decirlo;  toda clase de nervios,  y encima la dichosa combinación.

Gabriela, abre la maleta- le dije cuando ya no podía.
La niña obediente puso la combinación con aquellas manos pequeñitas y como por arte de un encantamiento la maleta se abrió.
Oh, Gabriela!  -exclamó uno de los agentes.

Rápidamente saqué la bolsa que llevaba medio kilo de jamón ibérico dividido en dos sobres envasados al vacío.  Los agentes, sin ningún tipo de miramientos ni compasión,  lo tomaron y lo pusieron en una bolsa grande donde pude ver muchos sobres más de jamón y embutidos.

Yo simplemente pensaba que querían inspeccionar el tipo de jamón,  pero no,  se lo quedaron "sin tantita pena".

Menuda cara dura!  Ya podía haberles dejado unas olivas y un vino tinto para completar el aperitivo que se iban a tomar esa noche.  Lo que pasó a continuación es material para otra entrada.  No te lo pierdas!

martes, 15 de septiembre de 2015

Reencuentro en New Jersey. Todo es posible.

Durante la semana que estuve viviendo en New Jersey tuve la oportunidad de conocer gran parte de la ciudad.  La ubicación en era perfecta,  ya que era como vivir a las afueras de New York,  sin el ritmo vertiginoso de tanta actividad, actividad que fascina,  pero que como en Barcelona,  para dormir y descansar necesito retirarme.

La parte de woodland donde estábamos,  en casa de mi hermana Scarlett, era un terreno montañoso, todo hay que decirlo, y es que,  a diferencia de la Florida,  New York y New Jersey están en montaña,  New York menos,  pero New Jersey tiene una parte bastante montañosa,  lo que me impresionó bastante;  de hecho la calle donde vivíamos se llama Montain Park Road.

La casa es una pasada,  consta de tres pisos bien distribuidos.  Abajo de todo hay una sala de juego con play station,  wii y una pantalla enorme,  un sillón para mi sobrino Zabdiel, y un comidísimo sofá de piel color beige,  ideal para una siesta mientras que los niños juegan, comprobado. A parte de la sala de juego hay un comedor para cuando la cosa se pone seria. En el primer piso se encuentra la típica cocina americana tal cual se ve en las películas, con el único detalle de la greca (así llamamos en RD a la cafetera de toda la vida); al otro lado de la cocina, en la entrada hay un sofá en forma de "u" de piel marrón oscuro precioso y muy cómodo.  También es planta, que es la planta baja, consta de un baño completo y dos grandes habitaciones;  en el segundo piso tenemos dos habitaciones dobles y otro baño completo. Fuera de la casa hay un aparcamiento para dos coches grandes y una plaza más fuera,  y un gran patio.  Lo dicho,  una gozada de casa.  Es bueno tener familia repartida por el mundo.

Lo mejor de la estancia en New Jersey no fue la lujosa casa,  ni tampoco las comodidades ni las excelentes atenciones de mi manita Scaly, no fue el acceso a todas las tiendas de las mejores marcas,  tampoco el restaurante boricua en el que comíamos,  ni siquiera el acceso directo a New York con todo lo que conlleva (eso es material para otra entrada de blog), lo mejor de lo mejor de lo mejor (señor,  y con honores) fue reencontrarme con mi familia de cuando era pequeña y me llamaban "la ardillita" (seguramente por lo tranquila que era). Lo mejor fue ver a mi otra doña Aura,  a mi mamá Morena, que en realidad es hija de doña Aura, pero que se ocupaban entre todos de cuidarnos a mis hermanos y a mi cuando éramos pequeños,  por eso son nuestra segunda familia,  y hacía casi 20 años que no nos veíamos.

Pasar la tarde del domingo con ellos y hablar de aquellos maravillosos años fue un renacer para mi alma,  y ver como Morena jugaba con Gabi fue como verme a mi misma desde fuera.  Ellas me confirmaron lo que siempre me explica mi padre: esa niña es una versión de mi misma,  igual de movida,  igual de inteligente y con esos ojos expresivos. 

En cada abrazo pude sentir el amor limpio de quien también me vio nacer. A la vida le pido que no me deje olvidar mis raíces,  que nunca olvide de donde vengo.

Esa familia y la mía están unidas por un pasado común y unas vivencias que quiero recordar mientras viva,  y quiero recordarlas con gratitud,  pues personas como esas están en peligro de extinción.
Esas son las cosas por las que vale la pena luchar,  lo demás, al fin y al cabo son pasajeras.

martes, 8 de septiembre de 2015

Crea una anti-lista

Hoy me ha llegado un correo electrónico bastante interesante de una persona que se gana la vida ayudando a los demás a explotar su lado más creativo y sacar partido de ello.  En mi caso no da mucho resultado, aunque tampoco estoy haciendo el curso que proponía, pero sí estoy apuntada a recibir información, porque la información nunca está demás.
En estos momentos que estoy viviendo, tiempos de cambios y de adaptación,  me ha venido como anillo al dedo ese mensaje en el que explicaba lo que tienes que hacer para quedarte en el mismo lugar y no avanzar.  La idea es algo así como crear una anti lista que te ayudará a ver las cosas más claras.  Yo no lo tengo del todo claro pero empezaré a hacer una a ver si se me aclaran las ideas.

Podéis probarlo si queréis,  aquí adjunto un trozo del email para que os hagáis una idea,  es un ejemplo que espero que os sea útil.
  Buenas noches!

viernes, 14 de agosto de 2015

Going to Naples, última parte.

Ya estamos en la recta final del recorrido, la verdad es que no ha sido para tanto gracias al wifi del bus y a la belleza del paisaje.
Es muy difícil captar en fotos lo que veo desde la ventana,  paisajes increíbles que quedarán para siempre en mi retina.
Recuerdo todos los viajes por carretera,  me encantan aunque no conduzco.  Me gusta ver el mar y las montañas,  aunque en Florida no hay montañas,  pero si muchos lagos, y una vegetación exuberante,  supongo que por eso debieron ponerle ese nombre "Florida". Tierra bendecida con agua y un clima que hace crecer todo lo que plantan en ella.
Ahora estamos en Fort Myers, cerca de Naples,  es la última parada. 
Gracias a Dios que nos ha permitido llegar con bien y que me ha permitido comunicarme con mi inglés macarronico (como dice Michel). Si es que somos muy echadas pa'lante.
Dentro de media hora estaremos en Naples,  de vuelta a casa (casa provisional, pero casa al fin).

Going to Naples, inside the bus.

Cómo la espera era larga entramos en un "starbucks", lo que no había hecho nunca en España, pero para encontrar un café más o menos bebible hay que pagarlo caro.

Había oído hablar del café americano,  incluso cuando trabajaba en la cafetería solía preparar algunos,  se trata de un café muy largo,  el antónimo de un expresso; pero lo que se bebe aquí no tiene nombre.  El primer día me quejé a Mike,  y lo que me dijo es lo que me dice siempre que me quejo de algún café: lo que pasa es que tú eres demasiado exigente con el café.
No,  no y no!  Si es verdad que soy exigente con el café,  pero en este caso ni tampoco en el caso de la cadena Tento estoy exagerando. Simplemente expongo los hechos tal y como son. El café es horrible y todos mis amigos aquí me han dado la razón.

Al margen de eso, ahora nos encontramos en la estación de autobús en Orlando,  hoy está siendo un gran día,  ya que me he tenido que espabilar;  aquí nadie habla español y he tenido que preguntar la conexión de mi próximo autobús,  la hora de salida y la puerta.  Después pedir comida, todo en inglés.

El bus que nos trajo hasta aquí desde Kissimmee parecía sacado de una película noventera con todos los personajes típicos americanos noventeros, con la única diferencia que en vez de walkman la gente lleva portátiles y smartphones, y que hay wifi y enchufes para cargar.  De verdad,  creo que deberían hacerse mirar la flota de buses, porque se están quedando anticuados con 20 años de diferencia.
A ver qué nueva aventura nos espera de camino a Tampa, donde haremos la próxima parada.

Going to Naples, tercer intento.

Son las 8.53 de la mañana,  y estamos en la estación de autobús de Kissimmee (Orlando) esperando a que abran la tiket office dentro de 7 minutos.

La pregunta es ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?
La respuesta es muy sencilla pero larga de explicar:

Antes de ayer hicimos una reserva en una web de servicios de transporte llamada "Florida Shuttle Transportation", y pongo su nombre para que conste en acta y para que se pueda entre leer mi grado de indignación con dicha compañía.  El caso es que hicimos una reserva para ayer a las 5.45h para ir hasta Naples, FL.

Ahí estábamos a las 5.25 de la madrugada listas para ir a Naples... 5.45h, 5.55h, 6.00h, 6.15h, 6.30h,  y nosotras esperando y esperando.  Se me acerca una chica hondureña y empezamos a hablar,  ella me dice que el bus llegará a las 7.25 de la mañana.  Yo para mis adentros pienso: demasiado retraso pero bueno. Al llegar el bus me dice el conductor que ese no va para Naples,  pero yo veo que es la misma compañía,  le enseño el comprobante de la reserva y él me dice que ese bus lo perdí.  Incrédula le contesto que no porque por ahí no pasó ningún autobús hasta ese momento,  yo estaba ahí esperando con la niña y las maletas.

¿Cómo estoy tan segura de que no pasó ningún bus?
Respuesta:
Desde donde estábamos sentadas teníamos una visión de todo el estacionamiento de Walkmart, donde tenía que pasar el bus.  Vimos llegar a todos los empleados,  pasar varios coches de policía,  dar vueltas y más vueltas a la encargada de seguridad.  Lo más parecido que vimos a un autobús fue un coche grande familiar,  lo vimos muy cerca de donde paraba el bus,  a eso de las 6.00h y corrimos detrás suyo con todo el equipaje.  La Gabi iba detrás mío gritando: mamá! Yo le decía: corre que se va el bus!  Entonces la pobre empezó a gritar: autobús,  autobús!!! El coche ya casi había salido del área de walkmart y al vernos dio media vuelta,  cuando le fui a preguntar resulta que era una señora cubana,  le pregunté por el autobús y me indicó el sitio exacto donde paraba,  justamente donde esperamos hasta las 7.25h que aquel hombre nos dijo que no era ese nuestro autobús porque él iba sólo hasta Miami. Yo estaba segura de que no lo habíamos perdido por la razón antes explicada.

Fuimos a una cabina para llamar a mis amigos de Naples Trixid y Yuset,  Trixid me dijo que me iba a picar como a una cebolla por no haber llegado,  claro que no era culpa mía.  Me estaba diciendo que buscara la manera de ir hasta la estación de Orlando, yo hablaba sin parar como cuando estoy nerviosa, y de repente aparece un hombre medio detelengao (lenguaje dominicano, dícese de una persona o cosa que se está medio cayendo o con una pinta extraña,  medio vieja o en mal estado) y parecía borracho,  al menos eso indicaba el tumbao que llevaba y el vaso de cerveza xxl que estaba rellenando co nosotros latas de cerveza barata.  El hombre estaba escuchando mi conversación y me empieza a asentir como quien sabe del tema,  me dice - no te preocupes,  yo te ayudo y te llevo- entonces ahí empecé a preocuparme de verdad.  No tenía ganas de intercambiar palabras con un borracho y menos antes de las 8 de la mañana. 

Entonces apareció Marcos,  el marido de mi amiga Juana,  en la casa donde nos hospedábamos,  como un ángel caído del cielo,  mientras yo aún hablaba por teléfono con Trixid.  Respiré profundo y le dije a mi amigo y al borracho a la vez que no se preocuparan, que ya todo estaba bien,  mientras me preguntaba interiormente Cómo Marcos sabía que estábamos en apuros.

Una vez subidas las maletas al coche me explicó que les habían mandado un mensaje diciendo que habíamos reservado con poca antelación y que no quedaba plaza para ese día,  posponiendo así el viaje para el día siguiente a la misma hora,  como si ellos tuvieran la libertad de elegir y mandar sobre el tiempo de los demás.  Yo acepté pensando que tenía su lógica y fuimos a casa de Marcos y Juana.

Hoy hicimos exactamente lo mismo,  excepto correr como locas detrás de un coche familiar grande conducido por una cubana,  de hecho,  desde que llegamos al estacionamiento nos fuimos al punto de encuentro.  Pasa la hora y nada... 5.50h, 5.55h, 6.00h, 6.15h, 6.30h... yo ya estaba muy enfadada y tenía la sensación de estar viviendo el día de la marmota otra vez,  no podía creerlo,  siempre había oído hablar maravillas sobre la profesionalidad americana,  y como soy una cándida pues me lo creía.  Estaba ahí esperando y no me movía para nada,  no sea cosa que aparezca el bus y nos deje.

A eso de las 7.00h aparece Marcos,  cuando lo veo pienso: uuyyy. Otra vez.
Me dice que le han enviado un mensaje diciendo que no nos habían ubicado,  que pasaron y no estábamos ahí.  Yo quería llorar de rabia y de impotencia porque sabía que no era verdad,  pero me contuve. Tenía que buscar un plan B, ya tendría tiempo para reclamar los 115 pavos que había pagado por no recibir ningún servicio.  Llamé a Trixid que se puso manos a la obra para buscar alternativas,  y aquí estamos,  en Kissimmee Station, otros 137 pavos.   Y sumando desventuras,  pues ya son las 11.03h y el bus tenía que haber salido a las 10.00h. Desde luego una nueva aventura nos espera ahora que acaba de arrancar el autobús.  Al menos hay wi-fi.

domingo, 2 de agosto de 2015

Veo una vida nueva

En el avión de camino a Charlotte, Carolina del Norte, estoy pensando en lo que voy a ser, como aquella canción: qué será será, lo que voy a ser será, el tiempo me lo dirá, qué será será. No sé qué me depara el próximo mes, no sé exactamente qué pasará durante los próximos meses y, la verdad, no estoy preocupada. La pequeña está dormida a mi lado y yo estoy viendo una película de Marvel, de esas que me gustan, "Los Vengadores". 

Mi única preocupación durante mi estancia en América debe ser pasármelo bien, y hacer que sean las mejores vacaciones de mi hija, tantos meses de esfuerzo han merecido la pena, cada obstáculo que se presentó por el camino ha merecido la pena, y por eso vamos a pasar un tiempo diferente, emocionante y vital que nos ayudará a ver las cosas con una perspectiva diferente. 

Sentada en mi asiento numero 8G, el que nos tuvieron que cambiar porque nos habían puesto separadas, mirando mi película de súper héroes, y con la Cuca durmiendo a mi lado, veo una vida nueva, y mucha gente no está en ella, veo el inicio de cosas fantásticas para las dos, y quiero vivirlo a plenitud, quiero ser consciente en todo momento de lo que sucede a mi al rededor, tratando de luchar por lo que quiero y deseo conseguir, vengo a recobrar fuerzas y a buscar nuevos horizontes. Estoy feliz, muy feliz, porque veo que el esfuerzo tiene resultado, y que puedo conseguir aquello cuanto me propongo. 

lunes, 20 de julio de 2015

Es un genio!

Quiebro dedicar la entrada de hoy a mi primo Alex,  es un auténtico genio, y no lo digo porque sea mi primo querido,  el más guapo del mundo,  sino porque en 2 minutos resolvió una cuestión que me estaba dando quebraderos de cabeza desde hace un mes.  Voy a contar la agridulce historia con final feliz en 3, 2, 1..

El día 18 de mayo por enésima vez me disponía a rellenar el formulario para obtener el permiso para viajar a Estados Unidos (ESTA). Desde la primera vez que empecé a rellenarlo en febrero hasta mayo habían pasado unos acontecimientos lamentables, pero por fin, tenía todos los datos en orden: pasaportes vigentes,  dirección del alojamiento en USA anotada junto con los datos, teléfonos y tarjeta de crédito ready...

Relleno el formulario con todas las preguntas y después de corregirlo 100 veces,  hago el pago de 14 dólares y le doy a aceptar.  Salgo de la página cuando me marca que está aprobada mi solicitud,  y repito la misma operación con los datos de la niña y, finalmente, cuando me dice que también está aprobada salgo por completo de la página y me dedico a esperar el email de confirmación.

El email nunca llega,  jamás.  Al cabo de un mes,  cuando tenía que empezar a buscar billetes de avión,  me empiezo a preocupar un poco bastante,  entonces entro en la página para intentar recuperar mi ESTA,  pero para mi sorpresa cuando introduzco el número de pasaporte me dice en letras rojas "no found"... vale, tranquila, revisa los datos otra vez,  quizás te has equivocado transcribiendo los números de pasaporte, los apellidos, las fechas de nacimiento o la nacionalidad -me decía a mí misma antes de que cunda el pánico.

No,  todos los datos estaban perfectamente.

Mi hermana trabaja como "free lance" para una agencia de viajes, y ella era la encargada de buscarnos billetes.  Intentó recuperar la ESTA por activa y por pasiva y tampoco pudo.  Mike con el ordenador y la tablet también lo intentó.  Mi desesperación iba in crescendo cuando me aconsejaron hacer una nueva,  entonces fui al cajero para buscar el recibo que, efectivamente, estaba pagado.

Me daba rabia volver a pagar,  pero era preferible eso para evitar problemas a la hora de embarcar.  Así que me dispuse a volver a rellenar el tedioso cuestionario,  cuando ya lo tenía todo le di a aceptar como la primera vez,  para mi sorpresa me salió una pantalla que ponía: ya existe una aplicación aprobada y vigente con este número de pasaporte,  si desea continuar tendrá que volver a realizar el pago. Le di a cancelar,  había esperanza.

Volví a la página para recuperar la ESTA,  realicé los pasos que me pedían y nada.  Estaba rabiosa por no haber apuntado los datos en su momento,  pero ya era tarde para lamentaciones. Tenía que existir una manera humana de conseguirlo.

Cuando le expliqué a mi hermana me dijo que si la tenía denegada perdía el dinero de los billetes, que es mucho.

Cuando ella estuvo probando recuperarla con su jefe,  un hombre que lleva más de 20 años vendido billetes para todas partes del mundo y que tiene una de las agencias más importantes de Barcelona dirigida primeramente al público hispano, tampoco pudo.  Su respuesta fue: algo ha hecho mal.

Algo habrás hecho mal- me dijo mi hermana.

Que no!  Tengo la ESTA aprobada,  sólo tengo que recuperarla. Y me niego a pagar otra vez,  es una cuestión de principios.

Dicho esto,  empecé a hacerme una nueva otra vez,  pero cuando llegaba el momento de pagar cancelaba, porque no quería tener que pasar lo mismo,  y si la volvía a perder.

Ayer, así como el que no quiere la cosa,  le dije a mi primo que tenía un problema con la ESTA. Cuando le expliqué me dice- eso es muy simple, pon la página de inicio en inglés, y sólo pon el primer apellido y el número de pasaporte.

Tachán! ESTA recuperada,  y además me la traerá esta tarde impresa.  Ese chico es un genio! Siempre lo digo.

jueves, 16 de julio de 2015

Por fin jueves!

Ayer me levanté con la agradable sensación de que era viernes!  Había dormido como una reina, sin migraña y completamente... bueno,  había dormido bastante bien.  Cuando me desperté pensé: por fin es viernes (con una amplia sonrisa matutina). Me duró dos segundos la confusión,  no era viernes, era miércoles... pero, para mi sorpresa, seguía feliz, nada podía quitar esa sensación agradable.

A veces me pregunto por qué no puedo sentirme así cada día; por qué mi felicidad depende de tantos factores;  por qué...

La felicidad es un viaje largo,  no es un estado de ánimo,  y ya podéis empezar a criticarme por ser una optimista incurable, pero hoy por hoy si no tomas la decisión de ser optimista y buscar el lado bueno de las cosas,  casi nadie lo hará por ti.  La gente que siempre trae problemas, quejas y negativismo a la larga se convierte en una lacra.

A ver quien te devuelve todo el tiempo que pasas quejándote, hablando de temas negativos y desanimando al personal?  Cuando quieras hacer algo estarás tan paralizado/a que te resultará casi imposible;  son unos malos hábitos que se convierten en un círculo vicioso del que cuesta salir.

No cuesta nada decir a un amigo que no se preocupe que todo saldrá bien,  responder a los buenos días con una gran sonrisa, reírte de vez en cuando de algo absurdo...

Para acabar el día fuimos a ver la película de minions,  esos seres diminutos amarillos que buscan un malo malisimo a quien servir,  pero que tienen buen corazón y que se desviven por la familia,  casi todo se lo toman a risa,  pero en los momentos difíciles se apoyan unos a otros.

Dicho esto,  ya es jueves! 

viernes, 26 de junio de 2015

Piel bonita sin esfuerzo

Hoy he dejado un comentario en la página del programa de radio de Rac1 "la competència". La pregunta era: cual es tu truco casero infalible.  Mi respuesta, poco pensada, totalmente espontánea,  es hacer un exfloliante con aceite de oliva y azúcar,  para eliminar las impurezas de la piel, suavizar, limpiar puntos negros si los hubiera y además hidrata.

Esta mañana me he encontrado un comentario preguntando Cómo lo hacía exactamente. Se hace de la siguiente manera:

Pones en la palma de la mano un poco de aceite de oliva (también funciona con aceite de girasol, de rosa mosqueta, de argan... pero es prácticamente el mismo resultado) y seguidamente añades azúcar y mezclas. Lo aplicas sobre la piel un poco húmeda y haces masajes circulares.

Si lo aplicas antes de la ducha extiende la mezcla desde la cara al cuello y escote, y si quieres lucir unos hombros extra suaves y luminosos dales un repaso.  Si tienes la piel grasa sustituye el aceite de oliva por limón,  sobretodo para la piel del cuerpo. 

 Luego se aclara con agua fresca y ... tachán! Piel limpia he hidratada. 

Y después de estos consejos,  a disfrutar del verano!

jueves, 25 de junio de 2015

He vuelto!

Hace mucho tiempo que no escribo,  aunque siento la necesidad continuamente,  la inspiración no me acompaña,  y cuando estoy inspirada el resto de mi no reacciona. Estoy paralizada. Y no es para menos.

Hace cosa de un mes y medio nos notificaron que nos quedamos sin trabajo después de las vacaciones de agosto,  el día 31 de agosto debemos firmar los papeles,  ha sido un tiempo muy duro, difícil de asimilar.

Yo, personalmente,  creo que cuanto antes me haga a la idea antes me adaptaré a la nueva situación.  Estamos viviendo lo que hemos visto vivir a millones de personas en este país,  ya que la cifra de parados es escalofriante,  y los peores momentos de la crisis económica que azotaba el mundo parece que han pasado.

Me siento muy triste de saber que ya no habrá un septiembre con mis compañeras, a pesar de que todo no ha sido un camino de rosas,  en ocasiones más bien un camino de espinas,  pero las aprecio mucho. También estoy nerviosa por la incertidumbre,  esa siempre me ha asustado.  Siempre.

Pienso que como he salido airosa de situaciones más difíciles,  también lo haré de esta,  no sólo lo pienso,  sino que estoy totalmente segura,  pero eso no quita todo lo que siento por dentro y que no puedo exteriorizar ni siquiera por escrito. 

Nueve años de mi vida trabajando en el mismo lugar,  y así de repente,  cuando nadie lo esperaba llega un frío adiós.  Sin besos de despedida ni sin palabras bonitas,  como dice la canción de Amaral, y como también dice la canción,  vuelvo a sentir de repente tu ausencia como un eclipse de sol.

Hoy me he decidido a escribir porque necesito poner por escrito mis buenas intenciones para el futuro,  tengo la costumbre de ser la persona que da ánimo los demás,  y me gusta,  y además lo hago sin mentir;  pero me cuesta mucho dejarme animar por los demás,  y no entiendo por qué, pero es así.

Bueno,  como había dicho a principio de año, éste sería un error año de cambios para mi, y lo está siendo. He hecho nuevas amistades,  estoy viendo crecer a mi hija sana,inteligente y feliz,  he recuperado algunas amistades,  me he hecho una página personal en Facebook (Ruth Cancu), y ahora toca replantearse el futuro profesional.

Sé que no me costará mucho encontrar trabajo,  soy una persona de trato fácil,  respeto a los demás,  soy simpática y no me cuesta nada ponerme en el lugar del otro,  soy muy trabajadora e inteligente,  y mi buena memoria me permite aprender rápidamente.  La supervivencia de la especie es adaptarse o morir,  y yo soy adaptable.

Veo una vida nueva para mi,  y me pregunto si la vida no me estará empujando a hacia algo mejor, nuevas personas,  nuevas maneras de hacer,  nuevos proyectos.  Quien soy yo para resistirme?

Se abre el mundo ante mi,  y voy a empezar a caminar por nuevos senderos. Esa soy yo,  la Ruth valiente.

Me duele mucho la situación de mis compañeras de trabajo,  pero ahora mismo me toca mirar por mi,  y yo sé,  y me duele admitirlo, que esta ruptura también será buena para mi.  Dentro de un año miraré atrás y sabré que es lo mejor que me pudo pasar,  estoy convencida de ello,  y lucharé para que así sea.

Feliz jueves a todos!  He vuelto.

jueves, 4 de junio de 2015

Una buena noticia

Buena noticia! 

Hace cosa de un año mi pequeña traviesa me bloqueó el teléfono móvil,  busqué en Internet como desbloquearlo y no pude hacerlo,  tuve que pagar 5 euros en un locutorio para que me lo desbloquearan y como consecuencia perdí todos los archivos que había almacenado durante mucho tiempo. 

Entre esos archivos tenía un vídeo de cuando nació la nena, innumerables fotos y una extensa biblioteca con todos los libros que tenía pendiente leer durante los siguientes 10 años por lo menos... Me enfadé mucho, pero no con la niña,  sino conmigo misma porque no debí haberla dejado manipular el teléfono,  ese mismo día se me ocurrió poner la tarjeta sim del móvil dentro del ipad sin el cajetín y como consecuencia se quedó atascada y tuve que ir a Apple a explicar que no era retrasada, simplemente no tuve en cuenta que podía quedarse ahí,  el amable chico que me atendió me dijo que no era el primer caso, por lo que me tranquilizó.

Entre mis lamentos estaba los libros,  tenía una colección que costaba muchísimo dinero, teniendo en cuenta que los libros en papel cuestan entre 17 y 25 euros dependiendo del ejemplar, y además ocupan muchísimo espacio y luego no sabes qué hacer con ellos.  La página donde descargaba gratuitamente la habían cerrado (www.epubgratis.me) y ahora no podía recuperarlos, mira que mi amigo me advirtió: princesa,  descarga todos (todos) los libros que quieras porque en algún momento cerrarán la página.

Yo obedecí por primera vez, pero no contaba con la posibilidad de que se me bloqueara el teléfono y perdiera todos los datos.

Recientemente pregunté si había otra manera de descargar,  porque sin querer y trasteando el teléfono eliminé el libro de Sarah Lark "hacia los mares de libertad".

Todo este rollo que os he explicado venía porque me han recomendado otra página para descargar libros gratis y quiero compartirla con mis lectores:

www.epublibre.org

Te has de registrar y ya está.  Para teléfonos móviles has de tener el programa torrent de descarga de archivos,  una vez estás registrado y tienes el programa es muy fácil,  hasta yo puedo hacerlo.

Y otro consejo: no dejéis móviles a los niños,  y controlad el uso de tablets, sobretodo si son vuestras... un fuerte abrazo!  Espero que la noticia haya sido tan buena para vosotros como lo ha sido para mi. Siempre le estaré agradecida a ese amigo.

martes, 2 de junio de 2015

Una noche diferente.

¿Qué hacen un madrileño,  dos sevillanos,  un brasileño, un italiano,  una cubana y una dominicana un viernes por la noche en un piso en el barrio de Les Corts en Barcelona?

Pues qué van a hacer?  Pizzas artesanas,  ecológicas y veganas!

Deliciosas!

Habíamos quedado el madrileño y yo,  que soy la dominicana, para cenar el viernes por la noche,  antes de salir del trabajo me envía un mensaje (en catalán) preguntándome si me apetecía cenar pizza en casa de su amiga cubana,  a la que sólo había visto una vez hacía 4 meses,  pero de la que he oído hablar muchísimo. 

Le dije que sí porque no soy de ideas fijas y estoy abierta a cambios de última hora, así que después de hacer todo el montaje logístico que tengo que hacer antes de salir,  me dirigí al barrio de Les Corts,  la zona alta de la ciudad, y me hice toda la línea verde de recorrido para llegar.  Llegamos.

En principio habíamos quedado en llegar a las 22.00h, pero entre una cosa y otra llegamos a las 23.00h deshechos en disculpas por la tardanza,  nos recibieron amablemente, el brasileño, la cubana y los sevillanos,  nos brindaron unas cervezas fresquitas.

Estuve un rato hablando con la hija de la cubana,  tengo un don especial para hablar con los niños,  y me explicaba emocionada las cosas de los niños y las niñas de sexto curso,  yo le expliqué que mi hija de 5 años tiene una admiración descomunal hacia los niños y las niñas de sexto,  porque son tan mayores que lo saben todo y por eso después se van al colegio de mayores.

A eso de las 24.00h llegó el italiano,  un chico sencillo de Napoles.  Nos habló de su tierra natal y de como estaba organizada la vida allí; todo es muy familiar y la gente se ayuda una a la otra con sus bienes,  sus profesiones y su tiempo.  Vivir de esta manera les permite ser una sociedad más feliz.  Yo le expliqué que justamente había leído en una de las publicaciones de la revista "muy interesante" un artículo que decía que las personas con una amplia red de amigos y que está bien integrado en sus vidas,  tenía menos posibilidad de sufrir muerte prematura y no sólo vivía más años sino que vive más feliz en comparación con las que no. Los temas iban surgiendo,  en algún momento de la conversación yo me veía en Italia rallando parmesano o cortando el pan para comer.  Nos explicó que él era el encargado de rallar el queso, ya que era una tarea para el más pequeño de la familia o para el más mayor,  luego estaba cortar el pan,  poner la mesa, etc.  Cada persona cumplía con su rol felizmente. 

Surgió el tema de Sevilla,  recientemente había sido la feria de abril en Barcelona, pero los sevillanos nos explicaban que no había punto de comparación,  la feria de abril parecía una broma si la comparamos con la de Sevilla, a lo que el madrileño respondió: si todo es postureo. Esta es su frase para la mayoría de cosas: que tú quieres ir a Mónaco,  para que si todo es postureo;  que Nosequien va a un partido de tenis,  postureo;  que cuando vas a un spa un sábado por la tarde y ves golfistas que van al campo de golf con sus palos y sus uniformes y toda la parafernalia,  postureo... y así una larga lista de situaciones que él cataloga como tal.  Según la cubana, las mujeres sevillanas eran hermosas y siempre iban elegantes,  según el madrileño esto también es postureo.

La mesa del comedor estaba llena de ingredientes perfectamente ordenados junto con la receta correspondiente, esto se debe a que la anfitriona tiene una ligera obsesión por el orden,  después pudimos comprobar que esto facilitaba el trabajo.

Hablando y hablando entre unas cervezas,  riendo y riendo nos dieron la 1.30 h y aún no habíamos cenado por unos pequeños problemas técnicos.  Aprovechando la tardanza me tocó explicar algo de República Dominicana, me sentí un poco rara,  pero al final les expliqué que dependiendo de la zona norte-sur habían dialectos y acentos distintos,  al igual que en España,  la cubana también nos dijo lo mismo.  Parece mentira que sin importar la procedencia tengamos tantos puntos en común.

Llegó el tema de la política,  y cuando hay un cubano presente la conversación asciende a otro nivel... por fin llegó la primera pizza,  así que cambiamos todos de tema! 

Sólo puedo decir que estaban sorprendentemente deliciosas. Una de pesto y alcachofas,  otra de berenjena y cebolla caramelizada y cherry.  Sólo de pensarlo me entran ganas de volver a comerlas,  y eso que Nunca ceno pizza porque tengo comprobado que las veces que como pizza por la noche al día siguiente tengo una crisis de migraña de las fuertes, no dije nada por supuesto,  pero no se si es porque eran veganas y artesanales,  pero no tuve ni el más mínimo indicio de dolor al día siguiente,  sólo el recuerdo de una gran noche.

Una noche diferente,  una noche inolvidable.

domingo, 31 de mayo de 2015

Himno de las madres dominicanas

Las más conocidas son las primeras 5 estrofas.

Himno a las madres dominicanas

Venid los moradores del campo y la ciudad y  entonemos un himno de intenso amor filial,  Cantemos de las madres la ternura, el afán, y su noble atributo de abnegación sin par.

Celebremos todos la fiesta más bella,
La que más conmueve nuestro corazón,Fiesta meritoria que honramos con ella
A todas las madres de la Creación.

Quien como una madre con su dulce canto nos disipa el miedo, nos calma el dolor, con sólo brindarnos su regazo  santo con sólo cantarnos baladas de amor.

De ella aprende el niño la sonrisa tierna  El joven, la noble benéfica acción
Recuerda el anciano la oración materna y en su alma florece la resignación.

Venid los moradores del campo y la ciudad  y entonemos un himno de intenso amor filial, cantemos de las madres la ternura, el afán y noble atributo de abnegación sin par.

[Cubramos con flores la tumba sencilla De madres que moran en la eternidad Y ornemos con flores la frente que aún brilla,Aún brilla y esplende la maternidad.

Para ella escojamos frescas azucenas Simbólicas flores de aroma ideal, Blanca como el alma de las madres buenas y con algo místico y sentimental.

Albas estrellitas nítidas hermanas De las que circundan la divina sien, De la que es modelo de madres cristianas Madre de Dios hombre nacido en Belén.Venid los moradores del campo y la ciudad,Y entonemos un himno de intenso amor filial, Cantemos de las madres la ternura, el afán,Y su noble atributo de abnegación sin par.]

Estás últimas son menos conocidas. Las más populares y la que todos los niños aprendemos de pequeños son las 5 primeras

jueves, 28 de mayo de 2015

Mes de las madres!

Como cada año,  cuando llega el mes de mayo,  a parte del buen tiempo,  viene la celebración del día de la madre. Al igual que todos los días de (...lo que sea) tiene un origen comercial,  y cada vez más exagerado.  No me malinterpretéis, yo nunca estaría en contra de hacer un regalo a las madres, tampoco de hacer ningún regalo en general,  me encanta, de hecho creo que todas las madres merecen todos los regalos del mundo,  y como madre también me gusta regalarme algunas cosas a lo largo del año.

Los tiempos han cambiado desde cuando yo era pequeña y el regalo a las madres era algo simbólico,  ahora tienes tanta variedad de opciones como madres existen;  desde unas preciosas flores hasta un portátil,  móviles y tablets, cupones de ocio y bienestar,  smartbox o joyas,  y un largo etcétera.

Yo,  personalmente, tengo el mejor regalo del mundo,  una hija con salud y muy inteligente,  que no es la niña perfecta,  no es una princesa de cuentos,  es una niña real.  A ella le debo el regalo de ser madre,  que no se puede comparar ni con el más hermoso de los diamantes.  Puedes tener riquezas y puedes tener todo cuanto has deseado en la vida,  pero si no eres madre jamás entenderás el sentimiento del cual te estoy hablando.
Además también soy hija, por lo tanto tengo doble regalo.

Cada país tiene un día para dedicar a las madres,  pero yo creo que cada día debemos reflexionar sobre el papel de las madres en nuestras vidas,  y hablo desde la doble perspectiva.

Como madre siempre tengo ese sentimiento de duda sobre la educación y el cuidado de mi hija, no sé si lo estoy haciendo bien, mal, excelente o muy mal,  pero algo tengo por seguro y es que lo hago lo mejor que puedo y aún así me parece que no es suficiente.  Cada día que pasa en la vida de mi pequeña es un día que no volveré a recuperar.

En este mes en particular me gustaría reflexionar sobre la tarea de las madres en la sociedad.  Todos los tipos de madres.  Porque madre sólo hay una. Seamos agradecidas e intentemos dar lo mejor de nosotras mismas para ayudar y formar a esas criaturas que tienen los ojos puestos sobre nosotras principalmente y nos ven como super heroínas capaces de hacer cosas increíbles, y no se equivocan. Feliz mes de las madres,  feliz vida como mamá.