Translate

martes, 9 de septiembre de 2014

El agua no se debe desperdiciar NUNCA

Esta mañana mientras pasaba la silk-epil por mis preciosas piernas, aprovechando que había salido el sol en Barcelona, (antes de que llegue el otoño y arrase hasta con la madre de los tomates, como decimos en República Dominicana) con lo mucho que me gusta la silk-epil (léase entrada: la publicidad puede hacer milagros)... Me enrollo como un persiana, pues mientras intentaba no pensar en las pinzas acariciando mi aterciopelada piel, me acordé de una conversación que tuve el otro día con un amigo que es muy ecologista, tanto tanto que le llamáremos "capitán planeta", siempre desde el cariño y desde el respeto infinito y desde mi más sincera admiración; pues el otro día, (ese periodo de tiempo indefinido que, en este caso, puede ser entre junio y antes de ayer) hablamos sobre el agua, mi amigo "el capitán planeta" aprovecha cualquier ocasión para sermonearme sobre como se pueden aplicar las nuevas tecnologías al cuidado del medio ambiente y tal, esta vez no iba a ser menos. Me acababa de agregar a Facebook, y vio en mi muro un video que había compartido yo sobre una señora latina a la que le explicaban, de aquella manera, en qué consistía "el icebucketchallenge", le dicen que se tiene que tirar un cubo de agua con hielo para una enfermedad, para dar apoyo, la reacción de la señora es de decir: pa' que? Enfermedad es la que voy a coger yo si me echo un cubetazo de agua con hielo... El video es muy bueno, si lo encuentro lo comparto.

Pues mi amigo, que el video le hizo mucha gracia, porque nadie tiraba agua, me dice: 
-¿sabes la cantidad de agua que se ha desperdiciado con la idea del cubetazo?
 Yo, que soy menos activista, por no decir casi nada, le contesto que también se desperdicia agua con los sistemas de riego que tiran la mitad del agua a la calle, las piscinas, la gente que se ducha con cien litros de agua, los juegos de agua en las fuentes, sin entrar en fiestas populares como "la tomatina", que consiste en hacer una guerra de tomates a lo bestia... Etc etc

Me contesta con toda la calma del mundo, aquella que me transmite cuando estamos juntos, que el agua no se debe desperdiciar NUNCA. 

Yo vengo de un país en el cual el agua no llega a todas las casas, y hay que ir a buscarla, cuando era pequeña, me explica mi madre, que para lavar la ropa tenía que levantarse muy temprano para ir a buscar el agua. Tenía diferentes cubos para distinguir, el agua de beber (que tenía que hervirla), el agua para bañarnos, y el agua de limpiar la casa y lavar la ropa. Puede que contándolo ahora pueda sonar extraño, pero es una realidad que no me viene de lejos. Yo misma no he tenido que sufrir escasez de agua, pues sólo abriendo el grifo/la llave sale agua, tanta como quieras, inagotable, pero he visto en primera persona los problemas de agua de mi país, y por la información globalizada podemos ver como se están desertizando zonas de nuestro planeta. El agua no de debe desperdiciar NUNCA.

Al cabo de unos días de esta charla edificativa, cuando llegué a casa y me disponía a fregar los platos al abrir el agua no había. Pensé que la niña había tocado algo en la llave de paso del patio, cuando fui a mirar estaba bien, pregunté a mi padre qué pasaba y me dijo que estaban haciendo obras y desde la mañana habían cerrado el agua. Salí un rato, y a la vuelta, a las 22 de la noche, aún no había agua, empecé a desesperarme, no había ningún aviso de corte, todas las facturas estaban al día, no había ningún motivo para que no tuviese agua. No se me ocurrió otra cosa que ir a casa del vecino para preguntar si ellos tenían agua o habían tenido durante todo el día, me contestó que sí, entonces empecé a ponerme más nerviosa aún; bajé decidida al cuartito de los contadores, en la pared había un plano de información sobre cada llave de paso correspondiente a cada casa, fui incapaz de localizar el mío, por lo que tuve que subir agua a casa con una olla enorme para las necesidades básicas, no veas que faena, y eso que sólo tenía que subir un piso, y sólo llevábamos 12 horas sin agua, de las cuales habíamos estado 8 fuera de casa, por lo tanto eran unas 4 horas. 

Cuantas personas pasan el día a día así? Sin agua corriente, con escasez de agua, y teniendo que recorrer kilómetros para poder transportar agua a sus casas? Pude estar en la piel de aquellos que no tienen agua en casa, fue una experiencia horrible, porque no sabía cuando iba a volver. 

Al día siguiente llamé al servicio de aguas de Barcelona y me confirmaron que no tenía ninguna factura pendiente y que no les constaba ninguna avería en la zona. Llamé a mi hermano, que  a su vez llamó a un vecino y juntos localizaron nuestro contador, a algún iluminado se le había ocurrido la fantástica ide de cerrar nuestra llave de paso... Quien? Es un misterio.

Cuando por fin tuvimos agua en casa fue como el renacer de la vida, di graciasa Dios por el agua y me di una buena ducha.

Moraleja: el agua no se debe desperdiciar NUNCA.

Cuanta razón tiene mi amigo el "capitán planeta"