Translate

jueves, 5 de marzo de 2015

Un mal comienzo...?

Anoche me fui a dormir super pronto,  eran las 23.10 aproximadamente,  había estado hablando por teléfono con mi amigo Trix que vive en Miami,  se cortó la llamada y le mandé un mensaje diciendo que me iba a dormir y que ya hablaríamos a lo que me contesta que si soy una vieja para acostarme tan temprano.  Jajajajaja.
De hecho si que lo soy,  al menos eso dicen las canas que me han salido (adjunto fotos,  antes de que pase L'Oréal color por ellas), además estaba muy cansada, pero aún así me encontraba en un punto muy alto de creatividad,  mi mente iba a mil por hora intentando organizar todo lo que quería escribir, así es que lo más probable es que hoy se convierta en el día en que más entradas de blog publique.

Me levanté pronto y vi que hacía muchísimo viento y pintaba frío el ambiente,  así que tan pronto como publiqué la primera entrada del día,  después de beber mis 2 vasos de agua para activar el organismo, me volví a meter en la cama.  Qué sensación más extraordinaria,  estar un rato en la cama cuando sabes que hace mucho viento y frío afuera.

Me volví a levantar 20 minutos después, y empecé mi primera jornada laboral,  la matutina: espabilar y despertar a la niña, hacer la merienda, el desayuno, tomar café y vestirnos para ir al colegio. Como siempre, llegamos justitas de tiempo,  la Gabriela me dijo que le gustaba mucho más el verano porque en las vacaciones no tenemos que correr para llegar a la playa,  qué niña más lista!

A la vuelta recordé que tenía que ir al banco a hacer una gestión para mi madre,  así que volví a casa a recoger un poco y a arreglarme para ver a ese chico tan mono de la oficina de mi barrio. Cuando salí de casa, sobre las 10h hacía un sol espectacular y el viento había pasado,  yo con mis gafas de sol y los labios pintados me dirigía al banco,  que placer saber que ya casi es primavera!

Al llegar allí no vi al bombón,  así que encima de esperar 20 minutos a que me atendieran, me tocó el feo,  y para otra gestión personal me pasaron con el más feo y hortera de la oficina de dentro, disimuladamente pregunté por el guapetón y me dijeron que estaba fuera, deduzco que volverá.  Aunque no me había alegrado la vista esa mañana,  tal y como esperaba, , salí con la sensación de que iba a ser un gran día!  Llegué al bus corriendo con mi café con leche en la mano, me senté en un asiento de ventanilla y dejé que el sol acariciara mi aterciopelada piel mientras pensaba: un mal comienzo nunca es definitivo. Estaba lista para vivir un gran día!

Estoy lista para vivir un gran año!