Translate

jueves, 5 de marzo de 2015

Lenguaje dominicano : volumen 6

Hace cosa de unos 7 años vino un amigo de Madrid que se llama Jonathan,  ea dominicano y estaba en Madrid estudiando con una beca,  cuando vino a Barcelona se quedó un día en mi casa,  para entonces mi amiga Kenia trabajaba en un restaurante cerca de Las Glorias. Supongo que era un día de verano porque yo estaba libre y además hacía calor,  fuimos a comer, mi amigo y yo, al restaurante donde trabajaba mi amiga Kenia.  Ella salió a la terraza a atendernos y a informarnos del menú,  al ser los tres dominicanos, hablábamos como tal,  entonces surgió la idea de escribir sobre nuestro lenguaje,  claro está que aún no había nada concreto ni siquiera existía la tecnología Blogger ni los smartphones, y la idea era escribir un pequeño libro (no se si hay alguien que aún se acuerde de esos folletos impresos en papel que explicaban una historia,  podían ser reales ficticias, algo muy parecido al ebook,  pero en papel...) pues Kenia nos explicó el origen de la palabra que os traigo en el día de hoy:

Caravelita:
1. Dícese de algún objeto de calidad dudosa.

2. Objeto presuntamente de calidad, pero que no es más que una mala falsificación.

3. Sinónimo de marca falsa,  actualmente diríamos que es de los "chinos".

El origen de esta palabra,  según me explicó Kenia,  es que antiguamente en República Dominicana llegaron unos barcos de ultramar (ellos decían que de China), y estos barcos estaban llenos de objetos novedosos para el país,  su atractivo principal eran unos relojes que prometían ser lo mejor de lo mejor, solo para gustos refinados, gente que sabía apreciar la calidad a simple vista,  y a un precio interesante.  El caso es que estos relojes con el pasar de los días se te desmontaban en la mano,  y si los remojabas ya no servían más. 

La marca de estos relojes era "caravelle", y su sello una Caravelita,  como si del caballo de Ferrari se tratara.

Estos relojes hicieron historia, ya que se insertó el término "Caravelita" como sinónimo de mala calidad en nuestro vocabulario dominicano.  Nuestras palabras,  por inventadas que sean,  tienen un origen y una lógica que muchas personas de la generación actual desconoce,  y muchos más el resto del mundo.

Espero que os haya gustado la nueva palabra de hoy: Caravelita.

Por cierto, si me tenéis que hacer un regalo de cumpleaños, procurad que no sea Caravelita,  no soy exigente, pero sólo me conformo con lo mejor. Aunque el mayor regalo ya lo tengo,  vuestro cariño y amistad.

PD: adjunto la única foto de la info que encontré que se amolda al significado que le damos. Un sinónimo de Caravelita también es Cuquica,  pero eso lo buscaré otro día.