Translate

viernes, 6 de marzo de 2015

Quierete mucho...

Quierete mucho y cuidate bien!

Hace 5 años yo estaba gorda gorda,  unos 20 kilos más,  estaba embarazada de 41 semanas y tres días,  esperando el momento para ver la carita de mi princesa,  ella se hacía esperar (pero ese no es el tema de hoy).

Una vez había dado a luz y habían pasado los primeros meses me quedaron unos kilos que se resistían a marchar,  no voy a negar que disfruté muchísimo de esa etapa,  poder engordar sin remordimientos y sin límite,  pero luego fue frustrante no perder peso.  Tampoco vayáis a pensar que hacía dieta estricta,  pero supuse que como mi madre había tenido 4 hijos y se quedó seca,  mi hermana al cabo de una semana de tener al Iverson no tenía rastro de haber estado embarazada,  pensé que era una cuestión genética.  Pues no.

Así que me apunté al gimnasio y además fui,  seis meses haciendo pilates y algo de natación,  tenía unas piernas preciosas, pero seguía sin bajar de peso, así que desistí.  Al cabo de 10 meses, y una vez destetada la princesa,  como por arte de magia, volví a recuperar mi cuerpo. Así que no te desesperes si ves que te cuesta un poco más de tiempo, al final todo vuelve a su sitio.

Desde entonces me propuse dentro de los parámetros de la normalidad, ni loca de la dieta ni tampoco una dejada, simplemente me gusta cuidarme porque mi cuerpo lo agradece,  sólo me falta hacer algo de deporte y reducir al mínimo común múltiplo la ingesta de helados en horario nocturno, pero a parte de eso me cuido bien porque me quiero mucho.

Para compensar la falta de ejercicio hago una sesión por semana de Presoterapia,  y la verdad es que voy notando los resultados. Aquí os adjunto una foto del aparatejo, y una de cuando salí a correr con una amiga en diciembre.
A ver si nos animamos y empezamos a cuidarnos bien por el hecho de querernos mucho, no lo hagas por nadie sino por ti mismo/a