Translate

martes, 10 de marzo de 2015

Feliz cumpleaños princesa!

Hace 5 años dejé de ser una chica normal y corriente, una del montón, para convertirme en una preciosa mamá. 

Hoy mi hija Gabriela, mi primogénita y unigénita, cumple 5 años de vida.  Espero poder recordar toda la vida la frase de la partera cuando la sacó: tiene los ojos abiertos! Y cuánto pelo.

Yo por mi parte, aunque estaba moribunda, en el sentido más literal de la palabra, pude oír su llanto fuerte, me dejaron sostenerla mientras cortaban el cordón que la unía a mi cuerpo, pero nunca el cordón que la ata a mi alma, a mi corazón.  Ese día conocí lo que era amar a alguien más que a tu vida, amor maternal, ese del que tanto había oído hablar pero que me era imposible tener una concepción clara porque nunca lo había experimentado en mis carnes.

En la foto que adjunto hoy, la de su primer día, esos ojos estaban ahí atentos, no sé si veía o no, dicen que los bebés no ven más que sombras hasta pasadas unas semanas, pero aquellos luceros robaron mi corazón, el de su padre, el de sus abuelos y sus tíos y el de toda persona que miraba.

Yo ya no concibo la vida sin ella, porque antes de tenerla era otra cosa, era distinto, otra etapa.  Agradezco a Dios por permitirme cuidarla, enseñarle cosas, aprender de ella, mantenerla con vida y sana,  poder comprarle sus modelitos de Zara y Mango, y todos los zapatos que necesita (y unos cuantos más). Pero sobretodo enseñarle buenos valores,  ayudarla a soñar despierta y hacerla sentir que realmente podrá conseguir todo cuanto se proponga.

Ella de mayor tendrá 100 bebés,  como son muchos los tendrá de tres en tres cada uno en su turno, trabajará como encargada del banco y así repartirá dinero a los niños, también será veterinaria para cuidar a los "alimales", también tendrá 7 perros pequeños y trabajará mucho para que nos vayamos a nuestras vacaciones, también quiere vivir en la montaña como la "castanyera", se casará con el Xavi con un vestido de pro novias,  me cuidará cuando esté "madrugadita", y además estudiará en el universo (universidad), escribirá mi blog para que yo no tenga que hacerlo ni preocuparme, y también leerá tantos libros que ya ni necesitará juguetes...

Cree en los reyes magos, en papa noel,  en el ratoncito Pérez, en las princesas Disney y en cualquier cualquier cuento que le explique, también cree que su mamá es la mujer más guapa del mundo y que de mayor heredará todas mis cosas...

Sus ojos inocentes lo ven todo, siempre el lado positivo, en mis momentos más difíciles ella ha hecho que siga adelante y siempre me ha sacado una sonrisa.  Ella es el motivo por el cual quiero vivir muchos años y mi razón de vivir.  Somos ella y yo contra el mundo,  y las dos hacemos la mayoría.  Qué diré yo?  Si es que el amor de madre es incalculable.

Por muchos años más princesa mía,  muchísimos más!