Translate

jueves, 16 de octubre de 2014

Espejito Espejito

Hoy he ido a ver a la Laia, es mi doctora desde hace muchos años, me decidí por fin a ir después de una semana sintiéndome mal de salud, pero cada vez que la veo me pregunta si me cuido, si hago deporte, si vigilo la dieta por la tensión y si tomo cada día la pastilla de hierro con un zumo de naranja en ayunas,  y como todas las respuestas son negativas intento verla lo menos posible, pero no puedo escaquearme de verla mínimo dos veces al año, si no es por la analítica es porque me pongo enferma.  Me recetó paracetamol e iboprufeno alternado cada 4 horas durante 10 días!  Madre mía!  Y yo esperando a curarme sola, parece ser que hay cuerpos que tienen esa capacidad, el mío bastante tiene con mantenerme viva y guapa.

Al llegar a la farmacia me miré en uno de esos espejos que tienen allí con el único objetivo de deprimir al personal, ya bastante mala cara tengo por no haber dormido por culpa de la tos y del dolor de garganta, pues tenía que mirarme en ese maldito espejo donde exageran hasta el infinito las imperfecciones de la piel, mi look de cara lavada, coleta trasera y ni pizca de maquillaje parecía divertir al espejo cuando me devolvía la imagen.  Vaya cara nena, pensé, y me acordé de esa entrada de blog de "píntate los labios", para compensar pensé en ir a desayunar a la cafetería del hotel catalonia, que se ha convertido en uno de mis lugares favoritos de la city.

Cuando me dirigía al metro, al cruzar la calle, un señor que me crucé me dijo : pero qué bonita eres!  Me sorprendió porque aún llevaba la imagen de aquel espejo y me vino a la memoria una frase que me decía siempre mi amiga Sara: La que es guapa es guapa!
No pude evitar una sonrisa,  que seguramente era el único complemento que me faltaba.

Cuando salía del metro en paseo de gracia rogaba para que mi sofá de la cafetería estuviera disponible, y... tachán! Deseo concedido, armada con el móvil para escribir y el número de este mes de la revista "Glamour", que ha venido con tres suplementos de moda, uno sólo para botas, botines, zapatos y bolsos,  me propongo pasar un rato agradable, porque un mal comienzo nunca es definitivo.

Que tengan todos ustedes un gran día!