Translate

jueves, 11 de septiembre de 2014

11 de septiembre, fecha clave.

Hace trece años el mundo veía como se derrumbaban delante de sus ojos las torres gemelas,  el World trade center, símbolo de riqueza y orgullo americano.
Era algo nunca visto, inverosímil, increíble, espectacular y también extremadamente dramático. 

Recuerdo que mis tres hermanos y yo vivíamos aún en casa de nuestra madre, en un pequeño apartamento donde compartimos momentos inolvidables para bien y para mal. Ese día, como cada día mi madre nos daba la lata para que la dejasemos ver las noticias, cuando veía la batalla perdida, nos decía: al menos los titulares, a lo cual accediamos casi siempre.  A las 15h veíamos "Friends", y eso era sagrado, de las pocas cosas que podías ver en abierto en el canal antes conocido como "canal plus", creo que toda persona mayor de 30 años recuerda perfectamente aquellos tiempos.  Después de los créditos iniciales de la serie y la canción decidimos dejar ver los titulares, para mi sorpresa aparecía la imagen de las dos torres gemelas, una de ella en llamas en la parte superior, pensé que era el trailer de una película y pensé: esa película estará bacanísima!  Justo era para esa época cuando descubrí mi amor por el cine y todo lo que lo envuelve,  pero qué gran decepción de oír la voz del presentador Matías Prats, decía que se había declarado un incendio en una de las torres gemelas de Nueva York,  justo en ese momento, y a la vista de todos los presentes,  se estampó un avión contra la torre de al lado, se hizo un silencio sepulcral en casa,  y solo se oía a Matías diciendo: se ha estrellado un avión contra la torre,  su tono era entre alucinación e incredulidad, como diciendo que es verdad lo que está sucediendo, pero es increíble, algo que todos el mundo consideraba improbable o imposible.
El mayor ataque terrorista que se haya visto jamás en occidente. 

Es uno de esos recuerdos de la memoria colectiva, todo el mundo puede recordar lo que estaba haciendo exactamente en el momento que recibió la noticia del atentado.

Nunca en la vida habíamos estado tantas horas viendo las noticias, perdimos la noción del tiempo y se nos juntó la comida con la cena,  y fue así como vimos caer las dos torres.

Ese día lloré.  Lloré de miedo, de rabia y de dolor.  Se veía como personas se tiraban por las ventanas, como familiares, voluntarios,  bomberos, trabajadores, etc,  estaban desquiciados,  impotentes ante una tragedia de tal magnitud.

Día de caos y oscuridad, aparecían imágenes desoladoras, se esperaban más ataques, se buscaban culpables, habían rumores de que hubo un ataque contra el pentágono, que hubo otro avión que estaban investigando, el mundo entero estaba en vilo, y esas imágenes en mi mente durante mucho tiempo.
Se abría una etapa sangrienta. Todos ya sabemos como continúa la historia.

Existen muchas teorías a cerca de los culpables del atentado terrorista, unos dicen que fue programado por el mismo gobierno americano para justificar su intromisión en oriente medio, la teoría oficial es que fueron los terroristas dirigidos por Bin Laden, pero existen muchísimas teorías, yo tengo la mía propia, pero prefiero no decirla para evitar ser investigada por el gobierno americano.

En Cataluña se celebra la diada, día grande de fiesta nacional.  El día de hoy han salido a la calle un millón ochocientas mil personas alzando un clamor para que lo oiga todo el mundo: INDEPENDENCIA! Y bajo el lema: ara és l'hora. Haciendo referencia al derecho de votar el día 9 de noviembre. Decidir sobre el futuro de la nación, libertad. Es normal que un pueblo quiera decidir, y lo más normal es que pueda hacerlo y que nadie lo impida.

Para mi el 11 de septiembre es una fecha clave. Nunca nadie sabrá por qué, nadie podrá entenderlo jamás, pero cuando te ocurre algo tan impactante al rededor de una fecha concreta, cuesta olvidarlo, yo nunca olvidaré mi motivo para recordarlo, esa razón tan poderosa.

Yo ya no veo caer las torres al pensar en el 11 S, tampoco veo senyeras ondeando al viento, no veo al pueblo americano pidiendo que no se olvide la masacre y tampoco veo al pueblo catalán pudiendo independencia, para ser exactos, veo todo eso y más,   veo la luna, un atardecer de fuego y el mar, un brindis, un sueño,  un árbol y una canción.

El mundo sigue girando, pero absolutamente todos tenemos este día en nuestra mente, por una razón u otra, no lo olvidaremos.