Translate

martes, 2 de septiembre de 2014

2 sept. 30 años y medio

Hoy día 2 de septiembre hace seis meses que cumplí los 29+1, y hace tan sólo unas pocas semanas que he asumido del todo mi edad, puede ser que sea porque no es lo que me esperaba, tener 30 años no significa ser vieja, lo que debo tener claro es que los 20 y pico ya no volverán jamás.  Hay muchas cosas que no volverán jamás y a las que tengo que acostumbrarme, tengo que asumir que la mayoría de personas, animales o cosas que pierdes ya no las vas a volver a recuperar.

Hace mucho tiempo perdí un reloj muy bonito que me había regalado mi hermana, lo último que recuerdo es haber dicho: voy a guardarlo aquí para que ni se me pierda, y a lo largo de mi corta existencia me he dado cuenta de que no puedo usar esa frase maldita (... dejo esto aquí para que no se me pierda), porque hay una fuerza extraña en el universo que hace desaparecer ese objeto para siempre,  como los inventos de Phineas y Ferb cuando aparece su mamá. 

Los 20 y pico no volverán más Ruth,  y más vale que lo asuma.

Poco después de cumplir los 30 años tuve un palo importante en mi vida, y encima coincidió con que estuve enferma con anginas, después unas migrañas muy fuertes, y para hacerlo más interesante, unas migrañas causadas por la tensión alta, que me ocasionó dolor de oídos,  y encima no podía dormir porque la medicación para la migraña no me hacía efecto, sino que me subía la tensión, cosa que ocasionaba a su vez más dolor,  entré en un bucle de dolor por la tensión alta, no dormir por el dolor y migraña por no dormir... en fin,  menudo cambio de década. 

Cuando por fin pudo descubrir mi doctora lo que me pasaba, y puso remedio, volví a la vida, literalmente.  Fui a buscar a mi niña a la piscina y le expliqué a una amiga todo lo que me estaba pasando y me dijo: no te han sentado nada bien los 30!  -yo respondo: Nooooo, donde tengo que reclamar para que me devuelvan los 29?

Fuera bromas, hay cosas que pierdes y  ya tienes que despedirte para siempre, por ejemplo, la confianza, una vez alguien te traiciona cuesta mucho que vuelvas a confiar, y aunque vuelvas, nunca será el grado de confianza original.  Hay otras cosas que crees perdidas, pero que cuando la reencuentras es como si nunca te hubieras separado de ella, por ejemplo, un auténtico amigo, un antiguo amor (amor auténtico claro), esos tejanos que te sientan tan bien,  son cosas que cuando las encuentras parece que nunca se hayan ido

Pero los 29 ya no están, ahora que tengo 30 y medio me doy cuenta de que no hay mucha diferencia,  alguien muy especial para mi me dijo ese día que estaba entrando en el mejor ciclo de mi vida, la mejor etapa, lo mejor por vivir, y aunque esa persona ya no está ahí, creo en que yo puedo hacer posible que eso suceda. Lo mejor está por venir.  Así que bienvenidos sean todos los años que me quedan por vivir!