Translate

jueves, 28 de agosto de 2014

Vuelta a la rutina, bendita rutina

La entrada de hoy quiero dedicarla a todos esos anuncios de "planeta de agostini", esos anuncios de colecciones por fasciculos.  ¿por qué a finales de verano? ¿acaso necesitamos una motivación para tirar adelante después de las vacaciones?
Casualmente a principio de septiembre, cuando volvemos a la rutina y, por un lado nos sentimos desgraciados porque hemos terminado las vacaciones que anhelabamos y esperábamos con tantas expectativas, en nuestra mente todo era feliz, todo estaba envuelto en un halo de misterio y felicidad innegable, y de repente, mañana es el último día de vacaciones.

¿Qué haces? Pues empiezas a construir un barco de la flota inglesa del siglo XVII, o una colección de libros de Mickey mouse, o pachwork para principiantes, o bien la vajilla Disney,  y así una larga lista de coleccionables desde un euro la primera entrega (entre 7 y 10 las otras 30). Quieres empezar algo ¿por qué no empiezas una buena historia? ¿un buen libro? ¿por qué no empiezas a pensar? 


Puede que sea el momento idónea para emprender algo nuevo, una nueva relación, un nuevo trabajo, nuevos estudios, hacer nuevos amigos, conocer sitios diferentes... 

Hay que inventar alguna fórmula para rebasar con éxito la transición entre verano y otoño, y antes de Navidad y del bajón o subidón de fin de año, al fin de cuentas solo faltan tres meses, y volvemos con los propósitos y las metas que jamás llegamos a cumplir. 

¿Por qué septiembre es parecido a enero en ese sentido? Acaso cada cierto tiempo necesitamos reiniciarnos? Sería bueno poder dar al "reiniciar" y hacerlo de verdad, pero eliminando los malos rollos, los pensamientos negativos, la gente tóxica, los recuerdos dolorosos, en definitiva, todo aquello que nos hace daño, y volver a empezar pero con otro pensamiento, nuevas ilusiones.

Ningún coleccionable nos va a quitar las pocas ganas que tenemos de volver a la bendita rutina, tampoco aquella tristeza que nos embarga cuando cambiamos la hora y oscurece a las 17h, o esos días de lluvia y oscuridad, que además de rizarte el pelo, te apagan poco a poco, sólo una actitud positiva muy trabajada, y las ganas de no fastidiar la vida de los demás nos ayudará ante los inminentes cambios que vamos a experimentar. 


Por ultimo, quisiera añadir, ser agradecidos con la vida por todo lo que tenemos, hay muchas personas que no han estado de vacaciones, simplemente porque vivien unas vacaciones indeterminadas y no remuneradas, tampoco han podido disfrutar de la playa, de la piscina, restaurantes, hoteles, viajes, etc. Tu que sí has podido, agradece, y pide que puedas seguir haciéndolo por mucho tiempo. 

Una actitud positiva junto con el ser agradecido serán nuestra mejor alianza contra los cambios que se aproximan, otra cosa, nunca esperes lo peor, lo peor es despertarse un día y estar enfermo, o recibir una mala noticia, lo demás es solo parte de la vida.