Translate

martes, 26 de agosto de 2014

Primer tweet que me responden

Ya sé que para algunos puede que no sea un acontecimiento tan importante como para compartirlo en el blog, pero anoche mientras ojeaba el Twiter, para darle la despedida, ya que no encuentro sentido, y debo ser de las únicas personas en el mundo que no entienden la dinámica twitera de enviar mensajes sin recibir respuestas, comentarios vacíos que se pierden en la red, y escribir a gente demasiado ocupada o pasotas como para contestar, había decidido eliminar la app de mi móvil, y borrar mi cuenta, pues sólo la uso para compartir el blog, y está más que comprobado que desde esa plataforma no tengo lectores (Qué haría sin vosotros los de Google+?). 

Pues en mi paseo nocturno por twiter, vi al Hombre de negro, personaje del programa "El Hormiguero" que poco a poco ha ido ganando protagonismo y relevancia dentro del programa gracias a su talento, y gracias a que le dieron la oportunidad de demostrar que merece estar ahí, porque tiene mucjo que aportar al espacio que dirige Pablo Motos.  Envié un tweet y para mi sorpresa recibí respuesta. Digo para mi sorpresa, porque realmente lo fue.  Dediqué en el pasado parte de mi tiempo a seguir a personajes como @ristomejide, @carloslatre o @buenafuente, sin obtener ni siquiera un triste comentario ni un "Buenos días". La verdad es que envié el comentario con poca fe, de ahí la sorpresa. 

La falta de respuesta por parte de los otros personajes anteriormente mencionados puede deberse a que no soy famosa, no soy mediática ni rica, tampoco lo suficientemente ingeniosa como para que el señor intelectual @ristomejide dedique un minuto (quizás menos) para contestar, o no soy lo bastante cómica para que @carloslatre me responda, ni lo bastante interesante para que @buenafuente se digne a responder.  Pero hubo una persona, y quiero hacer énfasis en la palabra "persona",  que dedicó medio minuto de su tiempo a escribirme, desde aquí quiero darle las gracias.  

Esper sinceramente que lea estas humildes palabras de agradecimiento.  Siempre recordaré el primer tweet que me respondieron.