Translate

miércoles, 2 de abril de 2014

Me despido de ti y me voy!!!


Hoy, me he levantado con una canción en la cabeza. " Me despido de ti y me voy" de Julieta Venegas. Me he levantado con una mezcla entre romántica y melancólica. Luego he visto el cielo de Barcelona nublado, con poquito sol,  Pero sin frío, y lo he comprendido mejor. Estoy como el día, nublada y un poco gris, como esas imágenes en blanco y negro. 

Como todos los sentimientos no son malos, me he puesto a cantar: no voy a llorar y a decir que no merezco esto, porque es probable que lo merezca, pero no lo quiero, por eso me voy, qué lástima pero adiós, me despido de ti y me voy; qué lastima pero adiós, me despido de ti y me voy!!!

Entonces sin querer y sin poder evitarlo, todas las canciones tristes han venido a mi mente como una estampida feroz, y en vez de llorar, me he reído ( como Doña primavera, se ríe de todas las penas del mundo). Me he reído, porque eran muchas las canciones que recordaba, y que en un momento de mi vida las había cantado, pero sin haberlas sentido realmente. Marco Antonio Solís, es el novamás de las canciones tristes, por ejemplo, la canción " mi eterno amor
Secreto" (te juro que nadie más te amará como yo, mas hoy, por ti mi pecho arde, porque me duele decirte que, a ti he llegado tarde. Aunque no te vuelva a ver, quiero que sepas que haré por ti un viaje sin boleto, y en la distancia siempre serás mi eterno amor secreto). Reí, porque entiendo como alguien puede poner todo el corazón en una canción.
Luego vino a mi mente Cristian Castro y su canción "el tiempo que duró nuestro amor", seguido del siempre imprescindible Alejandro Fernández, con cualquiera de sus temas, pero en este caso era "quisiera", podría haber sido "nube viajera", "sin tantita pena", "llorando penas"... Entre otras.
Amaral, "no quedan días de verano" y "el universo sobre mi".... Volví a reír y dije ¡basta!

Me despido de ti y me voy!!!!

Me imaginé en el globo aerostático en el que sale Julieta en el videoclip, sacando de él todo lo que le pesaba y le impedía continuar su vuelo.

Me despido de ti y me voy!!! 

Se lo canté a mi melancolía, a fin de cuentas, tampoco tengo una razón especial para estar así. Tengo 30 años y 30 días, no he notado ninguna diferencia entre los 29 y ahora, ni más vieja ni más joven, pero si un poco más madura, no tengo muy claro qué es lo que quiero en la vida; pero una cosa sí tengo por seguro, y es que yo me quiero con limón y sal, tal y como estoy y, aunque es probable que merezca sentirme así, no lo quiero. 

Por eso me voy, que lástima pero adiós tristeza, adiós melancolía, adiós. Que no pueda ver el sol en el cielo de Barcelona en el día de hoy, no significa que por encima de esas nubes no esté brillando con todo su esplendor, y aunque son pocos los rayos de sol que me llegan, son suficientes. 

Me despido de ti y me voy!!!

Me he puesto mis pendientes favoritos, mi pintalabios favorito, y mi jersey rosa favorito; y me he sacado ese peso de encima, y he vuelto a reír. Sí quedan días de verano.