Translate

lunes, 28 de abril de 2014

Finales, relativamente, felices

Han pasado 25 días desde que escribí el blog de los nuevos comienzos, el 1 de abril empezaba mi aventura con Nora Reeds en el libro de Sara Lark "la isla de las mil fuentes", pude descubrir la cultura de la sociedad londinense del  1729, pasando por los bailes de sociedad, una burguesía emergente gracias a los comerciantes de azúcar y a las colonias, cada vez más importante, nobles caídos en desgracia a los cuales, muchas veces, no les quedaba ni el título porque tenían que venderlo para pagar deudas de juego, la siempre abismal separación entre clase rica y clase pobre, etc... De todos modos, no pasamos tanto tiempo en Londres, pues poco después de la boda de Nora con Elias Fortman, se van a vivir a Jamaica, ahí empieza otra aventura, y la isla de los sueños de Nora durante la primera parte del libro, más adelante se convierte en una pesadilla de grandes dimensiones. 

A través de los ojos de Nora podemos ver la esclavitud de los negros africanos en Jamaica, vista desde varios puntos de vista: de los colonizadores, de los esclavos, de ella misma que es una recién llegada a la isla y tiene que asumir el papel de gran dama inglesa, y dentro de los mismos esclavos, la separación de rango que existe entre los esclavos de campo y los esclavos domésticos, mucho mejor considerados entre los esclavos, pero igualmente vistos por sus amos. 

Los esclavos eran considerados un poco superiores a los animales, pero no como personas, ya lo dejan claro los amos afirmando que no se podían bautizar porque carecían de alma, no merecían descanso porque eran fuertes y resistentes como bestias, y que si no se les castigaba y no trabajaban como era debido, de sol a sol. 

Ha sido un duro viaje a las raíces de Jamaica, con personajes reales como la Abuela Nanny, mejor conocida como la Reina, que al junto de sus hermanos gobernaban a la población de los cimarrones, formada por esclavos huidos, negros nacidos en esclavitud y posteriormente liberados, así como negros nacidos en libertad. Nunca había tenido la oportunidad de investigar sobre este tema, que me toca de cerca, al fin y al cabo, mi propio país está formado por esta mezcla colona, esclava e indígena, y la verdad es que es fascinante poder visualizar los cimientos de la sociedad actual. 

Al final Nora, después de haberse visto esclavizada, maltratada y privada de todo privilegio humano, y de ver como se comportaba la jerarquía dentro de los mismos negros esclavos, y los libres, y de saber que los mismos africanos vendían esclavos a los ingleses, hasta que decidieron ellos mismos ir a buscarlos gratis. Después de toda esta información, y de experimentar cinco largos años de tortura, una vez libre, dice una gran verdad: no se trata de negros o blancos, de buenos o malos de ricos o pobres; depende de la mano que lleva el látigo.

Al final triunfó el amor, Nora pudo disfrutar de la libertad, así como muchos esclavos después de que se firmase un acuerdo de paz entre cimarrones e ingleses. Que vivan los finales felices, esos que traen los nuevos comienzos!