Translate

martes, 24 de mayo de 2016

Lenguaje dominicano volumen 2/16

Hace mucho tiempo que quería explicar esta frase,  que estoy total y absolutamente segura de que es exclusiva de los dominicanos.
Hace un año o así,  me descubrí a mí misma diciéndome "me lo saqué en un chufai", instantáneamente solté una carcajada mental,  y cada vez que me encuentro con algún pesado o alguna pesada pienso que me lo saqué en un chufai.

Pero voy a explicar lo que, para nosotros,  significa esta frase,  aunque todo dominicano que haya crecido entre los años 80 y 90 debe saber exactamente a lo que me refiero.

Por aquellos años en los colmados (supongo que esto no hace falta que lo explique) vendían una especie de cilindro pequeño de cartulina, como un envoltorio sorpresa, que supuestamente dentro podía contener un premio,  podía ser un juguete deseado que estaba siempre expuesto al lado de el montón de los papeles,  y también podía contener un caramelito que era puro azúcar con algún colorante, o la posibilidad de adquirir otro chuflai. Era como una lotería infantil,  ya que por muchos que comprabas,  era difícil que te tocara el juguete;  al menos yo nunca vi a nadie ganarlo.

Adoptamos esta frase para ilustrar lo que siente una persona cuando tiene que aguantar a algún pesado o pesada,  pero que no le queda de otra,  si quieres ser políticamente correcto claro está. Es la aceptación estoica de que aquello es tu cruz.  No puedes esquivarlo.

Yo ayer estaba en la parada del bus 50 cerca de sants, y estaba mirando cuántas paradas tenía hasta paseo Maragall, se me acercó un señor,  bastante mayor,  y me dijo que el bus tardaría un poco,  le dije que estaba mirando las paradas hasta Maragall,  entonces empezó a hablarme un montón,  y yo que no estaba para contestar,  pero fui educada y contesté con monosílabos,  para dentro pensé que me lo había sacado en un chuflai.

También se usa para referirse a una personas de cualidades poco corrientes,  difíciles de encontrar.  Este matiz es positivo,  es como si realmente te hubiera tocado el premio del chufai. 

Así que dependerá mucho de la connotación que le des; sarcástico para referirnos a un pesado o a una pesada,  o bien,  sincero para referirnos a una persona de buenas calidades y difícil de encontrar.  

Yo creo que a veces todos somos de uno o de otro.  O caramelito duro de azúcar que sólo sirve para hacer caries,  o un premio. Dicho esto, feliz lunes!  :D