Translate

martes, 3 de febrero de 2015

Nada más que la verdad...

El domingo por tarde estuve hibernando en casa, después de comer con la familia hicimos una larguísima sobremesa,  yo me negué a salir porque en la mañana quedé escarmentada por las bajas temperaturas, preferí hacer vida hogareña con mi pijama rosa palo,  feo pero muy calentito. 

Ya por la noche vimos una película: "Jack y su gemela", desde mi humilde opinión es una comedia sin pena ni gloria, sin más pretensiones.

Afortunada o desgraciadamente en la Tv1 los domingos por la noche ponen las películas sin publicidad, lo que a veces resulta un poco incómodo si tienes incontinencia urinaria o sueles levantarte cada vez que dan un anuncio a picar algo,pero para mi es perfecto,  no tengo incontinencia y si puedo evitar picar chorradas por la noche para ahorrar esas calorías gratuitas pues mejor, aunque no siempre lo consigo,  no es algo que me preocupe en exceso.

Al punto al cual quería llegar es que seguidamente después de acabar la comedia empezó la película "Nada más que la verdad". Vi los créditos iniciales y pude reconocer a Kate Beckinsale, la actriz femenina de la película "Van Helsin" (una de vampiros) junto a mi amado Hugh Jackman, también pude ver el nombre de Vera Farmiga, la protagonista de la película "La huérfana", y Matt Dillon, unos de los actores de la gran película "Crash". Al ver los nombres pensé : bueno,  a ver que tal,  la verdad es que esta peli ni me sonaba, y no tenía intención de acabar de verla,  pero me resultó imposible alejarme de la pantalla.

Resumen extenso:

Una periodista de un famoso período pública un reportaje donde revela el nombre de una agente de la CIA de su ciudad que había estado de misión en Caracas (Venezuela) para investigar la participación de dicho país en un atentado que sufre el presidente de los Estados Unidos.  El artículo resuena bastante y se lía la cosa,  ya que los servicios de inteligencia buscan saber a toda costa quien es la fuente de la periodista, sospechan que entre los espías de la CIA hay un topo.

La periodista es una madre joven con una vida acomodada y feliz,  a raíz de publicar el artículo su vida da un giro inesperado para todos y empieza a ir de mal en peor y pasa de ser una madre pendiente a ser una madre ausente,  interrogatorio tras interrogatorio se niega en rotundo a desvelar su fuente y las cosas se tuercen tanto que ya no hay vuelta atrás. 

La periodista acaba en la cárcel de forma temporal y los días se convierten en semanas y, como no,  los meses en años.
Lo que parece ser un simple hecho de orgullo profesional se convierte en una lucha por su vida,  parte de la vida que le queda y su mundo tal como lo había conocido.  Ahí puede ver quienes están a su lado incondicionalmente y quien se va cuando las cosas se ponen insostenibles, tiene que cargar con una fuerte responsabilidad sobre ella y cuesta mucho entender como es capaz de sufrir tanto por proteger a su fuente,  hasta la escena final de la película no lo vemos todo claro.

Reflexión:

Y yo me pregunto ¿ Hasta dónde estamos dispuestos a llegar por defender nuestros principios,  nuestras creencias o nuestras convicciones?

¿Seríamos capaces de renunciar a nuestra libertad?  ¿seríamos capaces de perder a nuestra pareja? ¿ Renunciar a ver crecer día a día a nuestros hijos?  ¿Soportar la presión de las autoridades?  ¿Soportar la incomprensión de las personas que más te importan?  ¿Aguantar el juicio público de personas que no tienen ni idea de lo que estás pasando, pero que ellos tienen la solución para tu problema?

¿Hasta dónde?

¿Que haces cuando te das cuenta de que la vida no es un juego?

Recomendación:

Si tenéis oportunidad de ver la película no os lo penséis dos veces,  al final comprendes que ciertas decisiones que parecen inofensivas cambian el rumbo de tu vida y tiene unos efectos colaterales devastadores,  y no sólo pagas tú.

Para mí es muy recomendable, ya que intentas ponerte en la piel de la protagonista,  y la fuente deja de ser importante,  y quieres saber hasta dónde es capaz de aguantar y por qué.