Translate

martes, 13 de enero de 2015

Todos los bolsos son iguales?

El otro día tuve una cita importante (burocracia,  no vayáis a pensar que era otra cosa) y llegaba tarde por haberme distraído hablando con unas amigas, iba por el Paseo de Gracia y tenía que ir hasta la Pedrera, a un edificio contiguo,   antes de llegar pasé corriendo por delante de una tienda de bolsos y fui consciente de que inconscientemente reduje la velocidad para ver las novedades.  Me he dado cuenta de que siempre lo hago cuando paso por delante de una zapatería o tienda de bolsos,  aunque no tenga ninguna intención de comprar, el simple hecho de ver y admirar es suficiente,  y si cae uno de vez en cuando,  mejor que mejor. Creo que es verdad aquello de que el ojo nunca se casa de ver.

El caso es que creo que no debo ser la única, la mayoría de mujeres (o al menos la mayoría de mujeres que conozco) sabemos admirar un bonito bolso o unos bonitos zapatos,  aunque tengamos gustos muy distintos, el bolso que es bonito lo es.  Y hablando de diversidad,  el otro día iba paseando precisamente por el paseo de gracia con un amigo,  cuando pasamos por delante de una tienda de bolsos, otra distinta,  le dije si nos podíamos acercar porque había visto unos mini bolsos o bolsos joya y quería verlos de cerca,  todas las revistas (las que leí yo) hacían una mención especial a estos bolsos como nueva tendencia,  nos pusimos delante de la tienda; al verlos dije (como si pensara en voz alta):  no entiendo por qué le ponen las asas doradas...
Mi amigo responde: Qué quieres? Es un simple bolso,  un recipiente para llevar tus cosas,  no da mucho de sí, son todos iguales,  bla bla bla. ..

Yo ya había dejado de escuchar y lo estaba fulminando con la mirada,  toda incrédula esperando a que dijera que era broma,  porque sólo podía ser una broma. Cómo van a ser iguales todos los bolsos?  -le dije mientras seguía intentando fulminarlo. - mira el que llevo (un bolso de piel tipo birkin), tú crees que es igual que uno de esos mini bolsos?  O que aquel rosa palo?
Vaya, el objetivo es el mismo, llevar cosas.  - me responde sin un ápice de arrepentimiento- por lo tanto son todos iguales.
Ya un poco más calmada intenté explicarle,  muy despacito y eligiendo bien las palabras de manera que pudiera entenderme perfectamente que no todos los bolsos son iguales, que no es verdad que el objetivo sea el mismo y que no vuelva a repetir nunca esa frase.  También le dije que existen muchísimos tipos de bolsos, su respuesta fue que todas las zapatillas deportivas eran iguales también y no pasaba nada.  Tuvimos que cambiar de tema para no romper nuestra amistad,  pero me encargué de contarle a todas mis amigas su comentario, muchas de ellas quedaron igual de sorprendidas que yo, otras por el contrario me dijeron que era un hombre, qué más podría esperar?
Eso también me molestó,  porque si tengo que admitir que todos los hombres son iguales, por esa regla de tres también todos los bolsos y las zapatillas deportivas lo son,  y yo sé que no es así, y es una verdad universal.  Punto.

Encima hoy me dice : me reitero y lo mantengo!

La siguiente entrada la dedicaré a los distintos tipos de bolsos, para que mi amigo Michael, y algún que otro más, se de por enterado. O debería hacer un análisis de los diferentes tipos de hombres?