Translate

sábado, 24 de enero de 2015

Remember me

Precisamente en este momento ha venido a mi mente la película Remember me de Robert Pattinson,  ese actor que me robó el corazón en la primera entrega de Crepúsculo  (partiendo desde la base de que tengo una debilidad especial por los vampiros) en esta película (REMEMBER ME) interpretaba a un joven neoyorquino que me hizo reír y llorar,  aunque ahora no recuerdo muy bien,  pero creo que no era una comedia, al menos en sí misma aunque tuviera sus momentos cómicos.

 A parte de reír y llorar me hizo reflexionar, y de tanto en tanto voy reflexionando con pequeños flashes como pequeñas luces que me van iluminando, el mensaje central de la película que es "vive el ahora,  el mañana no es seguro".  Pero en este caso es llevado al extremo,  es decir, vive cada minuto,  porque de un momento a otro y sin previo aviso todo se puede acabar,  tu mundo se puede romper sin que puedas hacer absolutamente nada.

Aquí vemos lo importante que es en la medida de lo humanamente posible estar en paz con todo el mundo,  partiendo de la paz con nosotros mismos,  reconciliarte contigo para poder estar reconciliado con el resto de la humanidad,  porque nunca sabes cual será tu último instante en la Tierra.

Este fue un caso extremo, pero si hay algo a lo que tememos más que a la muerte o a los imprevistos negativos es a la muerte o a los imprevistos negativos que pueden sufrir nuestros seres más queridos,  tenemos miedo a esas situaciones que nos dejarían paralizados de miedo y no sabríamos como reaccionar. Es un sentimiento muy humano,  el más humano de todos.

La película empieza con el asesinato de una mujer que iba con su hija en el metro de Nueva York, la hija, muy pequeña, lo presencia todo,  y queda tan traumatizada que nunca va en metro cuando ya es mayor. En la escena final vemos a esa misma chica entrando en el metro de Nueva York, más madura. Algo tuvo que suceder para que cambiara de opinión. 

También hay una escena que me gustó mucho,  cuando la pareja central de la película está en un restaurante para cenar, ella pide primero la carta de postres porque dice que siempre prefiere tomar primero lo que más le gusta,  por lo que pueda pasar, por ejemplo, si se interrumpe la cena por fuerza mayor al menos ya ha disfrutado de un buen postre. Siempre me acuerdo de esa parte, me ha quedado marcada,  a veces estamos tan ocupados haciendo lo correcto o lo que toca hacer, que no disfrutamos de nada de lo que hacemos.

Recomendable.

Me gustaría saber si alguien ha visto esta película y coincide conmigo, yo por mi parte volveré a verla para saber si lo que recuerdo se corresponde con lo escrito.

Remember to be happy.  Remember me.