Translate

martes, 26 de noviembre de 2013

Grandes dilemas de la vida

Hoy mientras estaba en la sala de espera para ver a Vicente (léase el blog anterior), pensé que era un buen momento para disfrutar de la lectura que tanto me gusta.  Pero después de terminar la trilogía de la nube blanca, no he logrado dar con un libro que realmente me enganche.  Antes de ayer empecé uno que me encanta, se llama Criadas y señoras, ya se que pensaréis que eso no es un libro, sino una película, pero como toda buena o no tan buena película, primero fue un libro.  En fin, que me gusta un montón.

Os voy a contar un secreto a cerca de mi rarisima forma de ser.  No me gusta pasar de un año a otro con libros inacabados; ya se que es una neura extraña, pero hace años que pongo empeño en evitarlo.  El año pasado no lo conseguí, y este año voy por el mismo camino. Tengo menos de mes y medio para acabar de leer los siguientes libros: en los zapatos de Valeria, de Elisabet Benavent; No abras los ojos, de el autor de novela negra de moda, pero es una trilogía y este seguro que lo dejo para el 2014. Niño rico, niño listo (manual sobre como enseñar una educación financiera sólida a nuestros hijos, y de paso reeducarnos; lo empecé en 2012 y aún está por la mitad). El éxtasis de Gabriel, novela erotica, que a pesar de tener buen argumento no ha conseguido mantenerme enganchada a sus líneas sinuosas.  Y el último,  criadas y señoras. 
Seguro que me dejo algunos,  y es que mi neura de no dejar libros empezados de un año para otro se contradice con mi otro vicio de leer más de uno, dos y tres libros a la vez.
Este año me toca elegir cual de ellos termina en 2013 y cual será el primero de 2014.