Translate

lunes, 2 de diciembre de 2013

Platón y sus ideas

Anoche cuando intentaba dormir me acordé de mi amor platónico.  No diré de quien se trata, es un asunto muy privado, además no me gustaría que Hugh Jackman se enterase de esta forma.  Mi plan es aprender inglés a nivel conversacional y escrito, ya que si tengo que ir con él a todas partes, por lo menos poder contarlo en un blog... en fin. Me vino a la cabeza mi amor platónico, que no es Jackman, pero podría serlo, dicen que en Australia se juega bastante al golf.

Sólo pensé en mi amor platónico durante 5 segundos; inmediatamente mi mente empezó a hacer reflexiones sobre por qué se le llama amor platónico.
Me trasladé a mi clase de filosofía de 2 de bachillerato con el profesor Joan Comas.  Dicho profe odiaba a las personas con pensamientos de serie y en cadena, y buscaba la autenticidad de cada individuo y además instaba a cada alumno y alumna a hacer lo mismo.  Me llevaba muy bien con éste profe.
Platón, sucesor de Socrates en sus pensamientos y enseñanzas.  Me acuerdo más de él por su teoría sobre el mundo de las ideas.  Es decir, todas las cosas visibles y existentes en éste mundo tienen su patrón perfecto, una versión perfecta de cada cosa en el mundo de las ideas; de donde, según creo recordar, veníamos cada uno de nosotros, y en el momento de nacer, olvidamos todo lo vivido en aquel mundo. Durante nuestra vida, no aprendemos, sino que recordamos todo lo visto y vivido en el mundo de las ideas.
Por lo tanto nuestro ideal sobre el amor tiene su origen ahí. 
Buscamos la perfección en el otro, aquella persona que será nuestra alma gemela, la media naranja. Como dice Alejandro Fernández en el su canción: simplemente la mitad que me faltaba.

Platón y sus ideas, me sorprendí a mi misma teniendo éstas clases de pensamientos, tanto que no recuerdo más. Creo que me quedé dormida, gracias a mi amor platónico, o mejor dicho, gracias a Platón y su fantástico mundo de las ideas.