Translate

jueves, 23 de abril de 2015

Día de sant Jordi

Es el tercer año consecutivo que escribo una entrada de blog el día de sant Jordi,  quería haberlo hecho en catalán,  por los viejos tiempos,  como homenaje simbólico a ésta lengua que tanto me gusta.  Os lo debo.

Hoy he acabado de leer el libro que tengo para regalar a alguien muy especial en el primer día de sant Jordi que celebra en Barcelona, he elegido un libro que de entrada me pareció muy interesante,  y al empezar a leerlo ya no pude parar... pero no haré la reseña,  no hoy.  Estoy por fin en casa,  home, sweet home!

Esta mañana he llevado a la pequeña al cole,  en el que también se cocía el ambiente festivo de la diada de Catalunya.
Me fui al médico porque tenía analítica (rutinaria), lamentando la tardanza,  porque ya es una tradición mía irme a desayunar y a mirar las paraditas de libros,  y comprar alguno para mi y otro para Gabriela, por eso sufría. Al final tuve tiempo de hacerlo,  qué gran placer!

Tuve tiempo de desayunar,  ver las paradas,  admirar la gente y la alegría que se vivía,  una ciudad viva,  más viva que nunca!

Por la tarde tenía otra vez médico,  pude salir del trabajo media hora antes y pasar a ver el festival de sant Jordi que hacían en el colegio de mi hija,  ir otra vez al médico, comer en el autobús y volver al trabajo!  Si es que soy como wonder woman,  para que después digan que los super héroes no existen,  en mi caso super heroína!  Ahora estoy en casa con mi copa de vino tinto y agradeciendo a Dios por permitirme vivir éste día tan precioso.

Al escribir esta entrada tengo la sensación de haber cumplido con mi deber como amante de las letras en el día del libro.

Ahora toca descansar! Por muchos días de sant Jordi más!