Translate

domingo, 2 de noviembre de 2014

Leyenda de vampiros

Acabo de salir de la sala 4 del cinesa maremagnum donde proyectaban la película de "Dracula, la leyenda jamás contada". Aún estoy pensando si me ha fascinado o decepcionado. Y por eso haré una retrospección en esta entrada de blog a ver si me ayuda a decidirme.
Desde que era muy pequeña vengo oyendo hablar del Conde Dracula, en la leyenda jamás contada es un príncipe,  el príncipe de Transilvania, un hombre de paz, aunque por todo vampirologo que se precie es sabido perfectamente que Dracula no era lo que se conoce como un hombre de paz, sino todo lo contrario,  maldad pura. 
Desde la película original hasta esta última, hemos visto una evolución fantástica, la saga "Crepúsculo" se había encargado de edulcorar y humanizar a los no vivos de manera que el resto de mortales no teníamos que temer, habían idealizado la vida vampiresca como una vida perfecta: eran todos jóvenes, ricos, guapos, fuertes y veloces, populares, seguros de ellos mismos, siempre perfectos,  y por si fuera poco, no tenían que preocuparse por comer ni dormir y podían hacer vida diurna, la plata no les afectaba y menos la Cruz ni los ajos,  contradiciendo así todo lo que sabíamos de vampiros hasta ahora.
Todo sea dicho, yo quedé profundamente enamorada de Edward Cullen desde el minuto uno. Me había negado a ver esta película porque consideraba que era comercial y un producto para adolescentes, pero desde que vi al personaje interpretado por Robert Pattinson deseé que me mordiera, quise esos colmillos clavados en mi cuello... sólo de pensarlo me entran ganas de volver a ver la película,  la primera por supuesto.
Otra característica vampiresca es la intensidad de sus sentimientos y emociones,  aman con intensidad y con la misma intensidad odian, llevan todas las emociones al extremo y además son muy exagerados en sus demostraciones, cosa que me encanta. 
 Otra referencia que tenemos los que crecimos en los años 90 es la serie "Buffy cazavampiros", en la cual una chica de instituto bastante guapa (Sarah Michelle Gellar) se ocupaba de mantener limpio su vecindario de vampiros, entra en el cliché de la doble vida, estudiante y animadora durante el día y cazadora nocturna.  Yo era fan de todas esas series fantásticas noventeras: "embrujadas", "Sabrina, cosas de brujas", el spin off de Buffy  "Angel" y las innumerables películas sobre el tema. Ahí aprendimos todo lo que hay que saber sobre vampiros. 
Por todos es sabido que los vampiros no soportan la plata, no se refleja su imagen en el espejo, no entran en tu casa si no les invitas (Aportación de "Buffy), que se queman con el sol y que la cruz de Jesús los ahuyenta porque representa la luz y la verdad, todo lo contrario que ellos. 
Hace falta hacer mención de la gran película comercial sobre vampiros: " Entrevista con el vampiro". Con un reparto excelente y una interpretación fascinante de casi todos los personajes.  Ahí descubrí a uno de mis amores platónicos por años,  Tom Cruise,  hasta que se volvió loco por la cienciología; también el prototipo de hombre perfecto para varias generaciones, Brad Pitt,  quien sino? Hablando de hombres perfectos y de vampiros me viene a la cabeza la peli de Tarantino "abierto hasta el amanecer", donde un joven Cloony aparece para quedarse en nuestra vida y en nuestros sueños. 

En ésta entrega se vuelve a recuperar la idea original de la vida torturada de un vampiro que no puede ver la luz del sol, y la cruz le es molestia, y si le clavan una estaca en el corazón llega a su fin.  
La inmortalidad se convierte en su prisión,  y su sed de sangre en su maldición,  no es dueño de su destino y no se puede detener. En ésta película el príncipe Dracula es una especie de héroe ya que sacrifica su vida y sella su pacto con las fuerzas del mal con tal de salvar a su hijo. Te pones en su piel y te cuestionas si tú también harías lo mismo en esa circunstancia, el amor que se tiene hacia un hijo es más importante que tu propia vida y que la vida de cualquier persona,  y entramos así en el eterno debate: ¿el fin justifica los medios?  Según Maquiavelo en su tratado titulado "El Príncipe", sí. 
Me ha encantado recuperar las características del padre de todos los vampiros, y recuperar así a los auténticos,  sin azúcar, sin corazón, aunque con mucho sentimiento.
 Por otro lado, recuerdo a un Dracula que me gustó especialmente, el de la película "Van Helsing", ese sí era el prototipo de Dracula, que por cierto, Dracula muere en esa película, aunque ha muerto en casi todas... Aunque siempre queda abierta la posibilidad de que vuelva, o de que sus descendientes sigan inmortalizando al personal. 
La película es entretenida, y me da la impresión de que hay una segunda parte como mínimo, la sala estaba casi llena aunque la entrada subió de precio.
Sólo recomiendo la película a los muy amantes de los vampiros, películas de otras épocas, mucha imaginación y nada de miedo. 
A mi sí me gustó bastante, no es un peliculón, pero disfrutas siendo cinero,  cinera en mi caso.  Gracias por hacerme ver clara mi postura en este caso.  Creo que hay vampiros para rato, es un tema que se renueva constantemente, y nos gusta muchísimo eso de ser inmortales, ser eternamente jóvenes y experimentados, ricos (ya que no gastan en comida ni pierden el tiempo durmiendo), nos encanta ver como el cine pone en manifiesto nuestros deseos imposibles. 
Pd: me faltó el acento transilvano y algún punto cómico para quitar algo de seriedad.