Translate

lunes, 10 de noviembre de 2014

Al mal tiempo buena cara!

Segundo día de diluvio universal matutino en Barcelona!  Vaya manera de llover!
En fin, nuestras vidas no pueden detenerse llueva, truene o ventée, y es que la city sigue rodando imparable por encima del tiempo que haga.

Ayer fue mi primer día libre en mucho tiempo, el mes de octubre es demasiado largo, y a pesar de haberme acostado tarde el domingo, porque me fui al cine y después tuve que ir a recoger a mi peque a casa de mi hermana, pues eso, había descansado poco y encima tenía que ir a ver a la Laia, mi doctora,  a las 9.30 h. Lo tenía todo planeado, iba a dejar a la Gabriela en el cole a las 9.00h, ir a ver a la doctora y después a hacer lo que me diera la gana,  una opción era ir a ver a ese chico nuevo tan guapo del banco,  y después ir a desayunar a algún sitio de moda donde me trataran como a una princesa. 

Pero todo se estropeó por la lluvia, o mejoró.  Llegábamos al colegio tarde después de haber estado esperando el bus,  caminamos una esquina bajo mi paraguas marca Ferrari,(un muy buen paraguas hecho para aguantar),  y quedamos empapadas ¡encima empezó a granizar! Todos mis planes se hicieron papel mojado así que le dije a la niña: sabes que?  Nos vamos a casa! 

Y así lo hicimos, no tenemos que ser tan rígidos a la hora de llevar a cabo nuestros planes,  yo me esforcé muchísimo para llevarlos a rajatabla y aún así tuve que rendirme bajo la lluvia. Pueden presentarse mil cosas que se escapen de nuestro control, como aquella lluvia torrencial, y debemos aprender a no frustrarnos a la primera de cambio,  sino adaptarnos.  Si el plan A no se pudo realizar,  pues el B, y si no pues improvisamos, seamos flexibles y, sobretodo, seamos felices bajo un espléndido sol o bajo una lluvia torrencial acompañada de granizo y fuertes vientos, como dice el dicho: si del cielo te caen limones aprende a hacer limonadas.