Translate

martes, 1 de julio de 2014

Espontánea!

Hoy he ido al médico por la mañana, para una visita rutinaria, mía, no de la niña.  Cuando llegamos nos sentamos en la sala de espera delante de estas señales.  Me dice la Gabriela: mamá, hay dice que no se puede llamar, prohibido fumar, hay que estar callados y sentarse tranquilitos.

Me reí de su forma de ver las normas, además empezó a leerlo por la última ilustración.  Es tan espontánea que me sorprende y me encanta.

Cuando vio que sacaba el móvil me preguntó si iba a llamar, porque no sabía que lo único que pretendía era inmortalizar ese momento.  Quisiera capturar cada momento mágico, cada esencia de su vida, no olvidar nada nunca y llevarla conmigo siempre, aunque ya va a mi lado, pues desde el día 10 de marzo de 2010 me robó el corazón con esos ojazos vivos y abiertos, como su pequeño corazón.