Translate

lunes, 31 de marzo de 2014

Último lunes de marzo!

Empieza la semana ¿A quien le gustan los lunes? Reconozco que todos necesitamos una dosis de rutina para mantener la mente y el tiempo ocupados.  Pero sería genial poder decir un lunes: hoy no me levanto de la cama.  Mucho más si es un lunes de primavera lluvioso y gris, después del cambio de hora. Al menos yo, estoy desorientada, cansada, melancólica y con ganas de enviarlo todo a paseo, incluso a mi misma.
Pero luego te levantas de la cama, te tomas el café, preparas la mochila de la niña, luego despiertas a la pequeña y te das cuenta de la suerte que tienes en la vida por ver ese angelito abrir los ojos y darte los buenos días.  Pierdes un poco de tiempo a dándole tantos besos como puedas, luego a a toda prisa haces el resto de las cosas.  Sales de casa con niña, paraguas, chubasquero y muchísima prisa; entonces ves pasar el autobús por delante de tu cara, una voz en tu cabeza te dice: dile adiós.

Corres tanto como puedes, tu hija va cantorreando una canción, que es la banda sonora de aquel momento.  Llegas al cole y te despides con un beso que te sabe a poco, porque sabes que no la volverás a ver en todo el día.  Vuelves a casa y desayunas con calma.
Entonces miras por la ventana y das gracias a Dios por un día más de vida, por la salud, y pides perdón por esos pensamientos de mandarlo todo a tomar viento fresco, cuando hay tanta gente que no ha podido vivir el último lunes de marzo.
Dale vida a todo aquello que te mantiene con vida, y disfruta.

Aun así, me hubiera gustado quedarme en la cama un ratito más.