Translate

lunes, 23 de diciembre de 2013

Mesa navideña

Desde que sentimos hablar de navidad se nos hace la boca agua! Deliciosos platos típicos navideños,  excesos sin remordimientos.  Comida,  bebidas y compras! Andamos como locos de arriba para abajo para crear un tiempo perfecto en familia dentro de las posibilidades de cada uno, y muchos por encima de sus posibilidades y tantos otros que no tienen posibilidades de nada. 
Se engalanan las mesas con todo el cariño; no sea cosa que tu cuñada diga que ella lo habría hecho mejor. Madres e hijas en la cocina, donde manda capitán no manda marinero.  Y desde el punto de vista de hija, si estás estorbas, si no estás hace falta tu valiosísima ayuda;  si opinas es porque no tienes ni idea, y si no opinas es que todo te importa un pimiento relleno.  No siempre es así, no en todos los casos. Pero siempre hay una ligera rencilla que se olvida en la mesa cuando toda la familia degusta las exquisiteces preparadas.
No importa el tamaño o la forma de tu mesa en esta navidad.  No importa si hay pollo, langostinos o sopa de galets,  no importa si las velas son rojas o blancas.  Lo realmente importante es que estemos juntos.  No importa si compartimos una ensalada y un poco de turrón. Hay que ser agradecidos y más cuando vemos que en este año muchas personas no tendrán una feliz navidad. Muchas ni siquiera saben si tendrán un despertar. 

Agradece a Dios por todo lo que tienes y recuerda a los que ya se han ido con una sonrisa.  El mejor de los regalos es estar juntos y en armonía. Feliz navidad y próspero año nuevo.  Desde lo más profundo de mi corazón, mis mejores deseos para ti.