Translate

viernes, 4 de octubre de 2013

Tarde de compras!

Segundo blog en dos días!
Poco a poco empiezo a recuperar el ritmo del principio.  Me gusta esto de volver a mantener contacto íntimo con vosotros.
Mi tarde de compras no empezó como esperaba, ya que mi hermano pensó que la pequeña tenía extra escolar de natación y me la trajo al trabajo... en fin, una chica más para el recorrido.

Mi amiga, mi mejor amiga,  es genial!  Me aconseja sin piedad, me comprende y puedo ser yo misma con ella, sin reservas.  Puedo explicarle todo y no se escandaliza, es acogedora y divertida, y siempre está ahí. Hemos pasado muchísimos momentos buenísimos y algún que otro momento extremadamente difícil, ha compartido su vida conmigo y yo la mía con ella.  Es la amiga de mi vida! 

La tarde empezó con un extravío, estábamos las dos en el paseo de gracia pero en diferentes salidas de metro.  Entre la gente que ronda por pijolandia y la cantidad de turistas que hay siempre, sin contar con la feria de libros antiguos, (que por cierto, si podéis visitar no os lo perdáis) no había manera de encontrarnos.  Al final nos vimos y la sonrisa sale sola del corazón.
Hablamos de esto y de aquello, de nuestros hijos, el suyo y la mía, y se llevó una grata sorpresa al ver a la Gabrielita de mi vida.
Se queja porque dice que está gorda, pero yo la veo estupenda, el mejor complemento para cualquier vestido o prenda que podamos comprar es la risa que vamos dejando a nuestro paso.
Yo fui a acompañarla, pero al entrar en una de las tiendas me enamoré. Fue un flechazo de esos que te lanza cupido cuando más desprevenida estás. Primero se te iluminan los ojos, después sonríes y te acercas suspirando, intentas disimular, respirando como puedes y hacer ver que no pasa nada;  es muy importante que no te vean muy interesada, por último, como el que no quiere la cosa, te acercas coqueteando, te muerdes el labio inferior y deslizar tus dedos sobre él, sientes la textura y entonces lo sabes: ese vestido está hecho para ti!!
Puedes oír como grita tu nombre, primero lo grita y luego lo susurra.. oh tienes que resistir, piensas.  Te lo pruebas y te convences de que sólo es una pasión.

Los vestidos van y vienen, pero las verdaderas amigas permanecen para siempre!