Translate

domingo, 3 de julio de 2016

Mark Anthony live, Barcelona

"Mirándote a los ojos se responden mis porqués, me inspiro en tus palabras y mi casa está en tu piel, mi tierno amor, mi devoción, viniste a ser mi religión.  Mi dulce sentimiento, de nada me arrepiento, que vivan los momentos en tu boca y en tu cuerpo, mujer. Valió la pena, lo que era necesario para estar contigo amor, tu eres una bendición, las horas y la vida de tu lado nena, están para vivirlas, pero a tu manera, enhorabuena porque valió la pena, valió la pena"

Así empezó el concierto de Mark Anthony!  Parece que me leyó el pensamiento, me dije a mí misma que la cosa iba bien... valió la pena.

Empezó bastante tarde, y abrió el concierto Frank Reyes, sobre gustos no hay nada escrito, pero no es santo de mi devoción, sé algunas de sus canciones, por repetición, no porque me guste.  En República Dominicana oyes la música que suena, no la que quieres oír, y eso me pasa con la mayoría de bachata. Luego recordé que tengo un amigo que toca con Frank Reyes,  y se me hizo más llevadero.
Al poco raro de empezar a cantar, me latía el corazón muy fuerte, para mí fue como un concierto personal, como si estuviera cantando solo para mi.  Me he cansado de ver conciertos en YouTube, pero en directo es otra cosa, este hombre es un crack,  y sus músicos están a la altura.  En la primera canción tocó la batería, y me dejó con la boca abierta, fue entonces cuando empecé a gritar: Mark, te quiero! Mark, cásate conmigo, quiero un hijo tuyo, o dos!  Mark, I love you (por si no me entendía). Pero no me escuchó, a diferencia de toda la grada alta,  él estaba muy pendiente de deleitar al público en general, y a mi en particular;  de haberme oído y visto, la cosa hubiera sido diferente, ya que yo me vestí para deslumbrar a Mark y a quien sea. 

Tampoco hubiera podido casarme con él en estos momentos, no podría hacerlo, la ley me lo prohíbe,  así que esperaré,  y no voy a pedírselo a nadie más.  Esperaré y sé que valdrá la pena,  cuando llegue el que tenga que llegar.  Lo que no haré más,  a poder ser, será ligar mis canciones favoritas a una persona,  porque luego queda aquella cosa ahí dentro...

Cuando empezó a sonar la guitarra de "hasta ayer" grité tanto, que pensé que iba a quedarme sin voz,  luego la canté a pleno pulmón y sin un atisbo de dolor, el dolor desapareció por completo,  hacía días que sospechaba que se estaba marchando, de hecho sabía que Mark me iba a cantar esa canción, y aún a riesgo de revivir eso que sentía cuando escribí aquel post, me pinté los ojos de un negro intenso y sombra efecto ahumado,  ninguna emoción, ningún mal recuerdo me iba a estropear mi momento, canté como una niña, a viva voz y con una sonrisa en los labios.  "Yo te quería tanto".

La canción de Perales ¿y cómo es él?  Nunca me había dicho nada, cantada por Mark y por otros motivos, quiso tocar las puertas de mis sentimientos, pero para mí pasó sin pena ni gloria,  cada uno que viva como bien le parezca y tenga en su vida a quien crea más conveniente, y cada uno le dé a quien quiera el lugar que quiera dar. : D

Me di por satisfecha cuando me cantó "nadie como ella" la canté y bailé como si fuera la última canción de mi vida. Cuando terminó las chicas que iban conmigo y las de la fila de abajo me aplaudieron jajajajaja. La verdad es que me sentí muy liberada,  a pesar de que estuve a punto de no ir,  gracias a mi amiga Mey, que es un sol, y a su novio y sus amigas, pasamos una noche memorable viendo al Flaco cantar y bailar.

"No hay nadie que me llene de ternura, como ella, dulce, tan dulce y tan bella, y por eso he descubierto que no hay nadie como ella" Dichoso Él que lo supo descubrir.

Una del público le lanzó un sujetador blanco,  no muy bonito la verdad, yo le hubiera tirado uno negro con mi teléfono escrito y una declaración de amor,  y seguro que nos hubiéramos casado en Puerto Rico o Miami, no me importaría donde.  Vale, ya estoy empezando a desvariar.

Me centro, nadie como ella, esa soy yo, y Mark nunca lo sabrá, pero vosotros si,  yo también, con eso me basta.  Cuando llegue quien tenga que llegar para quedarse, también lo tendrá muy claro.

Una hora y media se me hizo muy corta para gritarle cosas,  cantar y reír con unas amigas,  resulta que comentando el concierto con un amigo mío, no nos encontramos allí, pero ambos lo vimos todo, él con su pareja y yo con mis amigas, hablamos de lo del sujetador, y yo le dije en plan broma- y no me oíste gritar? - a lo que me responde que había una que no paraba de decir: Mark, te quiero, cásate conmigo, quiero un hijo tuyo!!! Jajajajaja, no me lo podía creer que lo haya escuchado, me pensaba que sólo se me oía en la fila de arriba y en la de abajo, pero resulta que más gente habrá explicado a anécdota de la loca gritona a sus amigos. Le iba a decir a mi amigo que la gente está muy mal,  que mira que gritar esas cosas y tal,  pero era demasiado tarde, le dije que esa era yo Jajajajaja.

El resumen de toda la noche fue que lo pasé en grande, en muy buena compañía, si me hubiese llevado de no ir por no tener con quien, de seguro que me hubiera arrepentido de no ver a mi amor cantarme esas canciones tan bonitas.  Iría a todos los demás conciertos suyos aunque tenga que tragarme a Frank Reyes otra vez, valió la pena.