Translate

lunes, 15 de diciembre de 2014

Ciudad paralizada! Alerta lluvias!

Hoy he tenido que madrugar un poco más,  tenía médico a las 8.40 h, de aquellas visitas que te dan con meses de antelación,  entonces tenía que preparar a la pequeña para el cole,  prepararme yo y salir.

Desde anoche que llueve,  justo cuando había pasado media tarde con el secador para obtener un liso perfecto y brillante, para contrarrestar la humedad me hice una coleta media, cara despejada y brillo de labios,  aspecto impecable de "niña bien". Como siempre me sucede por las mañanas,  me cuesta la vida salir de casa y siempre lo hago a toda prisa,  y eso que intento hacer una verdadera revolución slow en todos los aspectos de mi vida, para ganar calidad de vida, calidad de tiempo y disfrutar cada momento de manera consciente,  que al fin y al cabo es lo mejor que podemos hacer en nuestra vida.

El caso es que el hospital no me queda lejos de casa,  pero llovía,  así que decidí esperar el autobús para cuatro paradas,  pasaba el tiempo y no venía,  pasó un taxi,  y comodona de mi, subí sin pensármelo dos veces.  Más barato me hubiera salido alquilar una tortuga. Vaya atasco matutino bajo la lluvia,  mucho peor que de costumbre,  claro que yo cada día voy andando hasta el colegio de mi hija y no me doy ni cuenta de la cara de hastío que llevan los que van en coche o autobús,  cuando voy a trabajar a primera hora voy en metro y no me complico la vida.

Yo iba mirando el panorama, el taxímetro subiendo y el coche parado;  los taxistas normalmente son habladores y te distraen para que no te des cuenta de que te van a clavar un facturón por un trayecto que en otro medio de transporte te saldría casi gratis.  Cuando llegamos al final de mi calle (mi calle es pequeña, y yo vivo casi a la mitad), justo cuando llegamos a la ronda de Dalt,  le dije que me bajaba porque llegaba tarde y los coches no tiraban.  Vi pasar a mi madre,  que llegó antes que yo caminando,  y vi el autobús que pasó antes de que subiera yo al taxi. El capricho me costó 5 euros,  y como castigo que me impongo a mi misma, esta semana no iré a desayunar por ahí ningún día,  a no ser que alguien me invite claro.

Pero no me cansaré de decir que me parece increíble que la ciudad se paralice de esta manera por la lluvia.
Cuando logré llegar al hospital me equivoqué de módulo,  el conserje muy amablemente me hizo un plano de a dónde tenía que ir,  el pobre hombre no sabía que hay una desconexión entre mis ojos y mi cerebro que me dificulta entender los mapas y planos aunque los esté mirando con atención,  no los logro entender,  entré en otro módulo que tampoco era el correspondiente y cuando ya me estaba empezando a poner nerviosa me detuve un momento bajo la lluvia con mi paraguas rosa,  el plano en la mano,  las botas empapadas (no llevo las de agua porque he quedado esta tarde y debo ir mona), medio pantalón mojado y asándome de calor por llevar un gorro de lana para combatir la humedad,  nadie dijo que para ir mínimamente presentable no había que sufrir... en aquel momento de reflexión me vino una luz celestial que me iluminó el camino,  al parecer no entiendo los mapas porque no presto demasiada atención,  miré el plano y lo vi todo claro.  Cuando por fin llegué eran las 9.25 h. Como consecuencia tengo que esperar hasta que atiendan a todo el mundo y ver si el doctor me quiere atender.

Estoy indignada con el taxista,  si hubiera llegado a mi destino dentro del taxi hubiera tenido que pagar 20 euros?  Si el día de la shopping nigth pagué 8 desde el Paseo de Gracia hasta el Paseo del Vall Hebron a la altura de General Mendoza con el plus de nocturnidad.  Me sentí estafada,  pero eso me pasa para que aprenda que no puedo ir de finolis por la vida,  yo que soy una mujer 10.

A las 10 h entré en la consulta, y después de una larga conversación con el doctor y una estudiante de medicina salí de la sala con un papel que tenía que entregar en secretaría para que me dieran hora para abril,  en secretaría me dan hora para el 23 de abril, pero para una prueba que también me pidió el encantador doctor tuve que ir al siguiente edificio y hacer otra fila,  total para que me digan que ya me mandarán una carta a casa con la fecha.  Vaya mañana!

Justo hoy merecía más que nunca un delicioso desayuno en la cafetería del hotel catalonia, pero no me da tiempo! Así puedo mantener mi castigo (soy muy concesiva conmigo misma en cuanto a caprichos se refiere). Tengo que ir a trabajar, Dios me hizo hermosa,  pero no rica según la concepción materialista convencional de la riqueza, así que a por ello,  empiezo la semana con marcha. La buena noticia es que he podido mantener el pelo perfecto,  liso y brillante, a pesar de la lluvia, la humedad y las carreras de un sitio a otro. 

Os deseo un feliz lunes!  Ya empieza la cuenta atrás para acabar el año,  intentemos hacerlo lo más happy posible.