Translate

miércoles, 18 de junio de 2014

Día redondo! (Como un donut)

El viernes me levanté de buen humor, a pesar de padecer insomnio, y no tener motivos aparentes para estar feliz.  Digo motivos aparentes porque lo más importante lo tengo.  Un amigo me dice siempre:eres afortunada Ruth. Y creo que de tantas veces que me lo ha dicho ya me lo he empezado a creer.

El otro día le pregunté: por qué me dices que soy una afortunada?
Me dijo: porque lo más importante lo tienes.

Y es verdad, siempre lo he sabido y siempre agradezco a Dios por darme todas y cada unas de las cosas que tengo.  Vida, salud, familia, amigos, valores, buenos sentimientos, y lo más importante: una bella princesa que ilumina mis mañanas! Es ella la que me da la fuerza para seguir adelante.
Se que soy una afortunada, siempre lo he sabido, pero a veces necesitas que alguien te lo recuerde, y es agradable tener quien lo haga.

El viernes por la mañana no me costó tanto levantar a la niña, ella eataba de buen humor, activa y reactiva; hasta pude hacerle una foto antes de salir al cole, aunque si de mi dependiera fotografiaría cada minuto de su vida, porque no me canso de mirarla desde aquel primer día que la pusieron en mis brazos.
No tuvimos que correr para llegar al cole (cosa extraordinaria), y todo iba saliendo bien a lo largo del día.

Seguramente como madre e hija estábamos de buen humor,  veía las cosas desde otra perspectiva, con otras gafas distintas, todo iba saliendo mejor, o mi recepción de los hechos acontecidos aquel día eran distintos;  más alegres, más tiernos, mejores.  Con buena onda.

Por la tarde cuando llegué a casa (por fin tarde de viernes), me acordé de que tenía que cambiar la pila a un reloj, desde hacía tiempo, y el reloj iba conmigo a todos lados.  Le dije a mi nena: ponte las sandalias que nos vamos a la Joyería Castilla, (ubicada en la calle Dante). Para no enrollarme más, mientras el joyero cambiaba la pila yo me dediqué a mirar, y recordé que hace tiempo que quería un anillo para llevar en el dedo anular de la mano izquierda, en sustitución de la alianza, para poder darle vueltas.  Le dije que me enseñara unos cuantos, y me decanté por este modelo de lotus en acero.  Ya que estaba le dije a la princesa que le regalaba unos pendientes,  ella optó por un modelo muy original: unas zapatillas de bailarina de plata en color lila, la pieza parece porcelana pero no tengo claro qué es.  Después de mucha discusión y mi intento de disuadir la decisión tan firme que había tomado la peque, pensé : le has dado a elegir, que lo disfrute!
Salimos las dos felices con nuestros regalos para casa.  En la cafetería Audrey vimos unas galletas curiosas, y ya que estábamos, tiramos la casa por la ventana.  Galletas y una rica horchata.
Me encanta pasar tiempo de calidad con la princesa de mi reino, ella me hace la vida más bonita, y me quiere incondicionalmente.

Luego fuimos decidimos subir la cuesta de la Dante caminando; yo por remordimientos, y ella porque le había prometido ir al parque que vemos cuando subimos en autobús, y que siempre le digo que iremos algún día.  Ese día llegó, como llegarán todos los días de esas cosas maravillosas que esperas.

Jugamos y jugamos.  Y después baño, cena y a dormir!  Un día totalmente redondo!