Translate

jueves, 5 de enero de 2017

Queridos reyes magos...

Hoy es una noche especial,  la noche de Reyes, mi amiga Carol ( a mi también me pareció ver la capa de uno de ellos pasando por delante de mi puerta) me  inspiró a escribir esta carta.

Estimados Reyes de Oriente,  mi nombre es Ruth,  tengo 32 años (y sigo viviendo esta noche con muchísima ilusión), y este año he sido más o menos buena,  podía haberme portado mejor,  hay cosas que podía haber hecho de otra manera, y hay algunas de ellas de las que me arrepiento profundamente, y otras me han salido bien.  Quiero que sepáis que mi intención nunca ha sido hacer las cosas mal ni dañar a nadie, pero soy imperfecta y me falta mucho por aprender.

Recuerdo cuando era pequeña, siempre pedía una casita de muñecas, y nunca me llegó,  ahora tengo una muñeca preciosa que es mi mayor regalo.

Cuando recibía mi muñequita el día de Reyes,  estaba tan contenta y agradecida por el regalo,  que olvidaba lo que había pedido.

Pedí tantas veces la casita de muñecas, que de no tenerla,  un día olvidé pedirla,  y después volví a recordarlo cuando estaba haciendo de paje real.  Recordé la ilusión, y supe que haría todo lo posible por mantener la ilusión de mi muñeca.

No os voy a pedir esa casita de muñeca, esa ya no es mi ilusión,  quiero pediros salud y felicidad para mi y para todos los que quiero.

Quiero tardes de risa,  tardes tranquilas, días bonitos,  días felices.

Quiero noches largas y conversaciones profundas,  de esas que no se olvidan,  de esas que se llevan en el corazón.

Quiero momentos maravillosos,  ilusiones,  quiero vivir llena de vida,  y seguir repartiendo felicidad entre mis seres queridos.

Quiero poder mirarme al espejo y sonreír,  mirarme a los ojos y reconocerme.

Quiero sonreír cada día de mi vida y tener paz, y no sólo tenerla,  sino transmitirla, a todos los que me rodean, y estar en paz con todo el mundo.

Prometo ser mucho más buena este año,  no me voy a meter en lo que no me importa,  y no voy a perder tiempo en sufrir.  A ver si de una vez consigo vaciar esta mochila que llevo,  y que empecé a vaciar hace algún tiempo.

Quiero nuevos retos,  y las fuerzas para emprender todo aquello que llevo en proyecto.

Y quiero encontrar a alguien a quien mirar a los ojos y descansar en ellos.  Quiero empezar a construir.

Sé que pido mucho,  pero hay que soñar en grande,  que conste que estos no son mis propósitos para este nuevo año, sino unos deseos que están en lo más profundo de mi corazón, y que me levantarán cuando no tenga fuerzas.

Ah, también quiero un anillo para mi dedo anular izquierdo,  quiero sustituir el que llevo desde diciembre de 2014, ya va siendo hora de dejarlo en el baúl de los recuerdos,  junto con otras cosas.

Muchas gracias sus majestades.

Att:

RUTH