Translate

jueves, 4 de febrero de 2016

Llegará, seguro que llegará.

Hoy,  toda ilusionada,  me he puesto zapatos de primavera,  he pasado un frío terrible en los pies de buena mañana,  pero a medida que se levantaba el día,  o bien me he acostumbrado,  o ha empezado a hacer más calor.

No sé si es porque ya veo los retoños verdes en los árboles de mi calle, que sólo esperan la lluvia tardía para florecer en una explosión de colores que para mí es como un espectáculo; no sé si es por la falta de dicha lluvia,  el sol radiante y la sutil subida de temperatura;  no sé si es porque lo deseo con todo mi corazón,  pero hoy pensaba que ya estábamos en primavera

Todo esto me indica que no por mucho madrugar amanece más temprano,  como decía mi ex compañera de trabajo Vicky.

Por mucho que lo desee,  por mucho que lo necesite,  por mucho que lo espere... aún no es primavera. Estamos en pleno invierno,  y la primavera llegará,  llegará a mi vida y llegará a mi corazón, pero no debo quemar etapas, todo tiene su tiempo,  y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora;  si es invierno en mi vida y en mi corazón,  aunque desee que sea primavera no puedo obviar que aún no ha llegado el momento, y la realidad es que sigue siendo invierno,  aún no es el tiempo,  tengo que pasar el frío,  la soledad del invierno, la luz,  y todo lo que conlleva.

Eso sí,  puedo elegir abrigarme para hacerlo más cálido,  puedo elegir buscar refugio al lado del fuego,  vestirme con prendas suaves y acolchaditas para hacer del invierno una época menos dura,puedo elegir sopas calientes, cremas de verduras y una taza de té o café... puedo elegir Cómo voy a pasar por este duro trago mientras llega la ansiada primavera.

Muchas veces lo más importante no son las circunstancias que rodean nuestras vidas sino nuestra actitud frente a ellas,  y con la certeza de que cada día hay un mañana,  de que el sol sale sobre justos e injustos,  y de que Dios conoce todas las cosas,  con esa misma certeza sé que la primavera llegará.

Entonces brillará un sol más radiante,  florecerán los árboles,  oscurecerá más tarde,  el calor ganará terreno al frío,  y podré quitarme capas y capas que ya no voy a necesitar durante un tiempo. Y mi corazón estará radiante de alegría